EUROPA

Murillo, a terminar con los dos años más difíciles de su carrera

El defensa colombiano ha cambiado constantemente de club desde 2018, ha perdido valor de mercado y también un lugar en la Selección.

El futuro de Jeison Murillo cambia nuevamente. Como ha sido una constante en las dos últimas temporadas, el colombiano no ha podido establecerse en los clubes donde ha estado y su carrera se ha visto afectada por la inestabilidad de su juego.

El central de 27 años llega en este mercado de inverno al Celta de Vigo, a pesar de haber sido relacionado constantemente con Galatasaray, que hizo un gran esfuerzo por conseguir su cesión. Todo esto demuestra que su paso por Sampdoria no lo dejó a gusto y que sigue sin encontrar la comodidad necesaria para estar en su mejor nivel como años atrás en España e Inter de Milán.

Cuatro clubes en dos años

En enero de 2018, Murillo se encontraba disputando su primera temporada con Valencia, donde había llegado por 12 millones de euros procedente de Inter. En ese momento tenía continuidad y terminó la campaña con 1.373 minutos en 17 encuentros, que ya representaba un número menor a lo que había disputado en Italia, pero que no sería peor que lo que vendría.

Para el segundo semestre de ese año todo se enredó en la carrera del central, que sin sufrir ninguna lesión perdió el puesto bajo el mando del técnico Marcelino y apenas estuvo en tres encuentros en esos últimos meses. En enero de 2019 llegó una sorpresa para su vida: Barcelona se lo llevó a préstamo. Ernesto Valverde lo quería porque conocía LaLiga, podía jugar en Champions, tenía experiencia y era un jugador económicamente viable.

El sueño de estar al lado de Messi y Luis Suárez se fue quedando en anécdotas de camerino, porque en el campo apareció solo cuatro veces, aunque al final de temporada levantó el título de LaLiga.

Finalmente, Barcelona no hizo uso de la opción de compra por 25 millones de euros y así acabó su historia en el club. Regresó a Valencia por unos días pero se fue a Sampdoria. Murillo regresó a la Serie A en condición de préstamo con una cláusula de compra obligatoria a final de esta campaña (12 millones de euros). Tras seis meses volverá cambiar de camiseta y se irá a Celta de Vigo.

En estos dos últimos años de cambios constantes jugó en total 26 encuentros. Un número muy bajo, si se compara con el 2017, en el que disputó 23 partidos con Valencia e Inter. Una muestra de su inestabilidad.

Bajó su valor de mercado

Este descenso en su juego y la poca cantidad de minutos afectó directamente su precio en el mercado. En enero de 2018 estaba valorado por Transfermarkt en 15 millones de euros, al ir al Barcelona bajó a 10 y actualmente tiene un costo de 8, un bajón del 53.3% en solo dos años.

Perdió el puesto en Selección

Murillo se fue alejando un poco antes de la Selección, incluso en 2017 no recibió ningún llamado para amistosos o Eliminatorias. En los dos últimos años ha jugado cuatro encuentros de preparación, dos en el interinato de Arturo Reyes y otros dos con Carlos Queiroz, pero estuvo fuera de la Copa América y ante la consolidación de Davinson Sánchez y Yerry Mina, se ve lejos una posibilidad para ser titular.

Su mejor momento con Colombia fue en la era de José Pékerman, especialmente en la Copa América de 2015 y en algunos juegos de clasificación a Rusia. En ese tiempo disputó 28 juegos y marcó un gol.