FÚTBOL FEMENINO

Jugadoras prueban veto y piden respeto en el fútbol femenino

Acompañadas por Acolfutpro, las futbolistas colombianas entregaron pruebas de la inequidad, discriminación y malos manejos en la rama femenina.

"Los dirigentes han afirmado que nunca habían recibido declaraciones por nuestra parte y que hasta ahora estamos saliendo al aire. Yo Natalia Gaitán, capitana de Selección Colombia por más de 10 años, he tratado de muchas formas, muchas veces comunicarme con ellos. Tengo una carta del año 2012 donde informamos sobre tres temas principales y que tiene sello de recibida del 14 febrero de ese año".

Con esas palabras una de las mayores referentes del fútbol femenino en Colombia dio inicio al encuentro entre 13 jugadoras y la prensa sobre la situación de cientos de futbolistas en el país. Los tres puntos a los que hizo referencia Natalia en su carta de 7 años atrás eran: 1. Entrenamiento dirigido, individual y como equipo; 2. Fogueos internacionales; 3. Un mejor apoyo económico. Por supuesto, nada cambió.

Vetos y discriminación

Lo que hasta hace unos días eran consideradas denuncias aisladas hoy es una declaración de principios unificada en la que a través una serie de pruebas, las futbolistas quieren demostrar a la opinión pública que sus acusaciones de malos manejos, inequidad y discriminación desde la dirigencia del fútbol en el país ha impedido el desarrollo del deporte al máximo nivel y ahora, además, amenaza los derechos laborales de las jugadoras conseguidos en los últimos años.

Entre las pruebas más potentes del expediente que será radicado ante la Federación, Coldeportes y demás órganos competentes, está un audio de 2016 en el que el presidente de la Difútbol, Álvaro González Alzate, indica que Daniela Montoya y Nelson Abadía fueron alejados de la Selección por exigir los premios a los que se habían comprometido los dirigentes. La jugadora no volvió a ser convocada a la selección durante un año y medio y el entrenador, alejado de su cargo.

“Si considera que 20 millones son mucho o que si 15 es poquito. ¿Por qué primero no piden un concepto? No pues es que Nelson es un HP, perdonen la palabra, pero Nelson no puede seguir ahí ¿Qué hace uno? El que manda manda así mande mal. Señor Nelson, chao papito, así de fácil”, afirma González en la grabación.

Más irregularidades

Además de los audios, las jugadoras entregarán comprobantes de pago de tiquetes aéreos para asistir a las convocatorias de la Federación, cuentas de gastos médicos y consignaciones a un entrenador de la Selección que citaba jugadoras por fuera de la lista oficial para que se probaran con el equipo. “Fui parte de una convocatoria paralela en una sub 20, tengo un recibo que le doy al entrenador Felipe Taborda -a su cuenta personal- por mi estadía, alimentación y transporte, sin saber que estaba pasando", afirmó Isabella Echeverri.

Las jugadoras ratificaron sus denuncias sobre precariedad en el suministro de indumentaria, la eliminación de viáticos en concentraciones a nivel nacional (60.000 pesos diarios), deficiencia en equipos médicos de rehabilitación, terapias y entrenamiento. Así mismo, indicaron su inconformidad por la falta de ciclos de preparación. “Después de Londres quedamos 700 días sin concentraciones o competencias, luego de Río fueron 400 días sin entrenamientos de la Selección Colombia", afirmó Melissa Ortiz. Hoy en día las selecciones femeninas no cuentan con directores técnicos en ninguna de sus categorías.

Un paso atrás con la liga

Las futbolistas también presentaron sus argumentos contra la propuesta de la Federación y Difútbol de crear de un torneo sub 23 para reemplazar la liga profesional femenina. A pesar de que los dirigentes han insistido en que no hay suficientes jugadoras, en el sistema COMET aparecen más de 11.000 mujeres registradas, y muchas de ellas perderán sus beneficios laborales (que nunca fueron ideales) de tajo.

"Yo les hago una pregunta, ¿cómo vivirían ustedes con un contrato de tres meses? ¿De qué viven el resto de meses que tiene el año, cómo es posible vivir así? Dejando muy claro que los salarios nuestros no son como los de los hombres de 20 o 30 millones, si fuera así pues uno vive todo el año. Los salarios del fútbol femenino no te dan para vivir los doce meses ni con unas condiciones mínimas”, aseguró Nicole Regnier.

El proyecto del campeonato sub 23 también carece de sustento deportivo ya que excluye a las jugadoras de élite y dejaría en corto tiempo a grandes talentos sin competencia. “Por qué se habla de una liga de 25 equipos profesionales. En Estados Unidos son 10, en Alemania son 12, en España son 16, por qué no podemos hacer una liga con los equipos que estén interesados y que tengan dentro de su presupuesto el equipo femenino, hacer una liga con 10 o 12 equipos en una o dos ediciones al año. ¿Por qué no?”, propuso Natalia Gaitán.

Reunión con Jesurún

Este lunes las jugadoras se reunirán con el presidente de la Federación Colombiana de Fútbol y le presentarán las bases de un proyecto para el desarrollo de la liga y el trabajo en selecciones, además le entregarán formalmente el expediente con las pruebas de las irregularidades. Por su parte, el presidente de Acolfutpro, Carlos González Puche, le pedirá a Coldeportes auditoría a los dineros entregados por FIFA para el desarrollo del fútbol femenino.

"Esto no es para destruir, ni para echar culpas o tumbar cabezas. El lunes vamos a presentar la denuncia con los hechos para que la Federación no pueda decir 'no es que nunca nos enteramos, nunca llegó', pero lo principal va a ser el tema de la construcción, de cómo vamos a tener una liga profesional porque tenemos que tenerla y encontrar la manera de que los dirigentes se comprometan a algo", agregó Echeverri.

Coldeportes, la Vicepresidencia de la República, la Defensoría del Pueblo e incluso la FIFA ya están al tanto de la situación del fútbol femenino en Colombia. "Nosotros apoyamos a las mujeres que están en el fútbol colombiano, pedimos a la @FCFSeleccionCol que se mantenga abierto ese espacio para el fútbol profesional femenino. Esa decisión tiene un 'tufillo' totalmente inaceptable. #MeLaJuegoPorLasMujeres", expresó Marta Lucía Ramírez en su cuenta de Twitter.

A partir de ahora, el trabajo de las jugadoras tendrá que estar respaldado por la veeduría de estos entes y la de la prensa para que las condiciones actuales se transformen en una estructura seria que les entregue garantías.