Fútbol colombiano

Mao pide calma: "Al DIM le están dejando un legado"

El ídolo cree que con Eduardo Silva y Raúl Giraldo crecerá en estructura y la sede deportiva es una muestra. "El camino es lento porque en cien años de historia no se ha hecho nada", dijo.

Medellín
0
Mao pide calma: "Al DIM le están dejando un legado"

A las críticas, las pancartas contra los directivos en el Atanasio y al coro “¡fuera, Meluk!”, tras la eliminación en la Copa Sudamericana y la venta de pilares como Marrugo y Mosquera, salió a poner el pecho uno de los dos referentes de Independiente Medellín. Mao Molina, además de hacer un llamado a la calma, habló duro del momento de la institución, hurgó en las heridas y habló de la comparación con Nacional.

“Salgo al paso, a defender un poco a los dirigentes: Hay que valorar lo que se ha hecho. Se está dejando un legado, por lo menos tenemos una sede”, expresó el volante, quien señaló que lo hace “queriendo preservar” la integridad del club y el grupo, además de acabar con el “ambiente tenso” que se palpa en el estadio.

Mao dijo sentirse “triste” con la ruptura que existe entre la afición, el presidente Eduardo Silva y Raúl Giraldo, el máximo accionista. Pero no paró ahí. Y, antes de las reflexiones y su repaso por la historia del equipo, de entrada hizo una fuerte revelación.

“Se ha venido generando un muy mal ambiente desde que ganamos la sexta. Por algún motivo, Leonel empezó con una disputa con los dirigentes. No voy a ahondar en este tema, pero al final nos vimos afectados en el rendimiento y la armonía. Se dividió todo”, soltó Molina.

Luego apeló a la memoria de los aficionados al recordarle que el club nunca antes le había apostado a crecer como ahora, que estuvo cerca de llegar a la B hace pocos años y que ahora existe el deseo de crecer en la dirección que lo hizo el rival de patio hace muchos, apuesta por la que hoy recoge jugosos frutos.

“La gente compara mucho con Nacional, que tiene un proceso de muchos años. Recuerdo que antes ellos invertían demasiado dinero y no conseguían nada. Al final cambiaron de administración y empezaron a invertir en estructura, eso le dio los resultados deportivos. Medellín está en ese proceso”, declaró.

Y agregó: “El camino es lento porque en cien años de historia no se ha hecho nada. Hay que tener calma. Esta dirigencia ha apostado a dejar una huella en el club”.

El mediocampista admitió que tanto “Don Raúl” como el presidente “no han tenido la asesoría adecuada y se han equivocado”, pero así se aprende, “a los golpes”. Y subrayó que, a su manera, han luchado por sacar adelante a una institución que tuvo administraciones que nada aportaron.

Mao también se refirió a la salida de dos fichas de la columna vertebral, un tema por el que no dramatiza por el contexto de ambos jugadores y la dinámica del mercado.

Veo normal que se vaya Marrugo después de 3 años de haberle entregado todo al club. Fue campeón y le salió una propuesta del exterior a los 32 años, que es difícil que salga. A Mosquera ya se le había negado la oportunidad varias veces, y él quería avanzar en su carrera”, explicó.

Molina, tras pedirle a la afición que “le bajemos un poco a la marea”, hizo una reflexión final sobre lo que ha sido tener que vivir las glorias del rival de patio, hechas con un modelo digno de copiar. “Tener a Nacional al lado, con todas sus victorias, es beneficioso para nosotros. Sabemos que nos tenemos que poner institucionalmente a la par de ellos para seguir peleándole”, finalizó.