Caracol Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Pocos comentaristas de las transmisiones futbolísticas habrán jugado de portero

PorÁlex Grijelmo

A menudo se oye mal pronunciado el nombre de la ciudad estadounidense donde se pretende jugar el Girona-Barça.

PorÁlex Grijelmo

Decimos ‘hispanoguineano’ o ‘hispanovenezolana’, siempre con el hispano por delante y nunca por detrás.

PorÁlex Grijelmo

Unas zonas de España tienden al “laísmo” pero otras lo rechazan. Estos usos “incorrectos” no se deben censurar si se dan en el lenguaje coloquial o familiar.

PorÁlex Grijelmo

Los periodistas y la gente dudan si decir que Kiev es la capital “ucrania” o “ucraniana”. La forma más antigua es “ucranio”, y aparece por vez primera en un diccionario de 1855.

PorÁlex Grijelmo

Al decir “Final a Cuatro” se incurre en una contradicción en los términos. Esa expresión sería correcta si jugaran cuatro equipos con dos canastas.

PorÁlex Grijelmo

El nombre de la ciudad en alemán es München, que se pronuncia “Munjien”. La opción que usan casi todos los periodistas españoles no corresponde a ningún idioma.

PorÁlex Grijelmo

La historia de la palabra pasa por un artículo de Ángel Cappa y las críticas de Clemente. En español no debería escribirse este vocablo con la letra ‘k’.

PorÁlex Grijelmo

Nada en las definiciones del Diccionario asocia ese término con la violencia. España, Italia o Argentina han tenido partidopolíticos “radicales”.

PorÁlex Grijelmo

El léxico del fútbol ha dado un nuevo sentido a la palabra. La expresión se refiere al portero; el resto de los jugadores sufren un caño o un túnel.

PorNot Detected

La Academia aceptó el vocablo cuando los narradores ya estaban descartándolo. Sólo se usa en relación con el deporte, no con la vida en general.

PorÁlex Grijelmo

La Academia habla de “abundancia de goles”, pero sin precisar una cifra. ¿Por cuánta diferencia hay que ganar para que una goleada lo siga siendo?

PorÁlex Grijelmo

Su riqueza léxica acompañó a quienes aprendíamos a hablar y a pensar. No le faltaban el humor y la ironía, sobre todo en sus narraciones para el NO-DO.

PorÁlex Grijelmo

Página1