NACIÓN

Fiesta del Corpus Christi: origen, significado y por qué se celebra este año el 7 de junio

Como cada año durante esta fecha, la Iglesia católica honra el sacrificio de Jesús.

0
Fiesta del 'Corpus Christi': origen, significado y por qué se celebra este año el 7 de junio
Colprensa Colprensa

Cada año en los países considerados como católicos se celebra la fiesta del 'Corpus Christi', en esta festividad la Iglesia católica honra el sacrificio de Jesús. Además, la celebración tiene la misión de recordar el cuerpo y la sangre de Cristo a través del Santísimo Sacramento. Realmente, este acto se da el jueves posterior a la solemnidad de la Santísima Trinidad, y de igual manera el domingo posterior a Pentecostés. El 'Corpus Christi' ocurre 60 días después del Domingo de Resurrección.

Este año la festividad se dio el jueves 3 de junio, sin embargo, se celebra en Colombia durante este puente: 5, 6 y 7 de junio. Es importante mencionar que 'Corpus Christi' significa 'cuerpo de cristo', según las personas creyentes, este acto ocurrió el Jueves Santo en la 'Última Cena' de Jesús con sus discípulos. En ese momento, Jesucristo convirtió el pan en la representación de su cuerpo y el vino en la representación de su sangre.

"También tomó el pan y, después de dar gracias, lo partió, se lo dio a ellos y dijo: -Este pan es mi cuerpo, entregado por ustedes; hagan esto en memoria de mí-. De la misma manera tomó la copa después de la cena, y dijo: -Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que es derramada por ustedes-", explica la Biblia en Lucas 22: 19-20.

Durante esta celebración el Papa Francisco rechaza "Iglesia de los perfectos"

Durante su homilía para celebrar la fiesta del 'Corpus Christi', el papa Francisco criticó a los católicos que afirman que la Iglesia es un lugar de "perfectos y puros". Asimismo pidió a los creyentes que acojan a todas las personas en el mundo independiente de su modo de pensar u opinar respecto a las creencias de cada ser humano.

"La Iglesia debe ser una sala amplia. No un círculo pequeño y cerrado, sino una comunidad con los brazos abiertos de par en par, acogedora con todos. Preguntémonos: cuando se acerca alguien que está herido, que se ha equivocado, que tiene un recorrido de vida distinto, ¿la Iglesia es una sala amplia para acogerlo y conducirlo a la alegría del encuentro con Cristo?", manifestó el papa.

Durante su ceremonia, el papa también expresó que "la Iglesia de los perfectos y de los puros es una habitación en la que no hay lugar para nadie; la Iglesia de las puertas abiertas, que festeja en torno a Cristo es, en cambio, una sala grande donde todos pueden entrar". Según anunció la máxima autoridad de la Iglesia, se debe construir "un mundo más humano" y lleno de solidaridad.

"La presencia de Dios es tan humilde, escondida, en ocasiones invisible, que para ser reconocida necesita de un corazón preparado, despierto y acogedor. Si nuestro corazón, en lugar de ser una habitación amplia, se parece a un depósito donde conservamos con añoranza las cosas pasadas; si se asemeja a un desván donde hemos dejado desde hace tiempo nuestro entusiasmo y nuestros sueños; si se parece a una sala angosta y oscura porque vivimos sólo de nosotros mismos, de nuestros problemas y de nuestras amarguras, entonces será imposible reconocer esta silenciosa y humilde presencia de Dios", afirmó el papa.