MEDELLÍN

Bobadilla: "Es difícil que se jueguen dos torneos este año"

El DT dijo que si el Apertura no termina en 2 meses los tiempos no darán. Le preocupa el futuro del DIM: "Hablo con los jefes, y hay mucha ansiedad, tensión e incertidumbre".

Trata de ser paciente y de manejar el encierro, pero Aldo Bobadilla tiene claro que el panorama del FPC no es el mejor ante una pandemia que postergará significativamente la competencia. Y sin sugerir formatos de campeonato, anticipó que ve complejo culminar la Liga I y continuar con la Liga II.

"Yo tuve el atrevimiento de decirle a mi presidente que, si esto sigue así, seguramente va a ser difícil que se jueguen dos torneos este año", expresó el paraguayo.

El estratega mostró estar muy enterado del impacto del COVID-19 tanto en lo deportivo como en lo humano, y bajo ese conocimiento proyecta distante la reanudación.

"Esperemos que se pueda terminar el Apertura. Y si no, que tomen la mejor decisión los directivos", sostuvo el orientador del DIM, quien reiteró su apreciación sobre el futuro de los campeonatos.

"Si esto sigue y dentro de dos meses aún no hay fútbol, es muy difícil que se puedan hacer dos torneos. Seguramente tendrá que ver cuál es la mejor decisión, pero si en dos meses el Apertura no termina, va a ser complicado, y más mirando bien de reojo los torneos internacionales que tienen los equipos colombianos", afirmó el DT.

Aunque no se animó a dar ideas sobre las competencias, al admitir que "yo no tengo mucha experiencia y no quiero ser irresponsable en una opinión que no vaya acorde a la gente especializada", Bobadilla dejó ver que cree que deben hacerse ajustes en ese sentido.

"Van a tener que optar por otro tipo de torneo para terminar porque no es fácil jugar dos torneos… este es uno de los torneos más largos junto al brasileño de Sudamérica. Va a ser difícil a pesar de que la Copa América no se juega, y eso nos da un poquito de margen de tiempo", comentó.

No ilusiona a los jugadores

Como líder de un grupo, aseguró que maneja con pinzas y prudencia la información sobre la reanudación del torneo cuando está en contacto con sus dirigidos, que viven una situación atípica con entrenamiento en casa.

"La verdad no hablo mucho de eso con ellos porque no quiero ilusionarlos sabiendo que no hay nada seguro aún. Hay que esperar. Lo que tenemos que hacer es prepararnos para lo que se venga, para la fecha que se requiera. No quiero alimentarles falsas esperanzas o expectativas sin saber qué decisión se va a tomar. No hay ni una propuesta aún. Los dirigentes están buscando la mejor decisión", expresó el DT.

Con ellos trabajan tres o cuatro veces por semana clases grupales con 15 futbolistas, bajo la instrucción del preparador físico José Caballero, mientras que la otra parte del staff técnico se dedica a analizar todos los partidos disputados por Medellín este semestre.

Para el paraguayo, el Poderoso ha procurado proteger a la plantilla desde el inicio de la crisis sanitaria con decisiones inmediatas y la entrega de elementos para su entrenamiento durante el confinamiento.

"Se actuó de muy buena manera mirando mucho lo que pasaba a nivel mundial. Veníamos de un viaje de Buenos Aires y estábamos expuestos a un posible contagio. Yo hablé con el médico y el presidente, y decidimos dejar de entrenar", contó el timonel.

Preocupa el futuro

Pese a que planifica varios temas para el regreso, incluso cree que Dimayor debe dar a los equipos un periodo de entre 15 y 20 días para realizar una especie de pretemporada, Bobadilla dijo estar dispuesto a acomodarse a cualquier determinación y mostró que prioriza el equilibrio económico del club.

"Todos ya queremos trabajar, pero hay que mirar mucho el futuro de las instituciones... cómo subsisten porque muchas dependen de la taquilla", soltó al hablar de jugar a puerta cerrada.

En esa línea confesó que "hablo con los jefes, y hay mucha ansiedad, tensión e incertidumbre", así que invitó a “ser tolerantes y a aceptar la mejor decisión para el fútbol colombiano”.

De otro lado, el paraguayo valoró la solidaridad del plantel con la rebaja salarial y el trato con los jugadores con menores recursos: "No es quizá mi deber hablar de esto, pero a los chicos que no tienen un salario alto se les está cumpliendo bien. Ellos no están sufriendo ninguna necesidad".