LIGA ÁGUILA

Zambrano: "DIM dio todo, pero se enfrentó a un monstruo"

Octavio Zambrano, técnico del DIM, habló de la derrota de su equipo en la final de la Liga Águila

DIARIO AS

El técnico admitió que fue muy largo el marcador en la ida, pero eligió quedarse con la emoción dirigir a "un gran grupo de jugadores". Valoró que su equipo terminara con las botas puestas.

El orgullo por la entrega de sus jugadores le ganó a la tristeza. Octavio Zambrano no tuvo nada que reprocharle al Medellín, pese a no conseguir la remontada y a ver al Junior coronarse campeón en el Atanasio Girardot. 

“Felicito tanto a ganadores como a perdedores porque aquí dejamos todo en la cancha”, expresó el técnico, quien dijo estar orgulloso de su equipo, pues hasta el final tuvo viva la opción de quedarse con el título. 

“Por muy poco no salimos con algo más”, comentó el ecuatoriano sobre el 3-1 que los dejó a un gol de forzar los penales, en un buen juego del ‘Poderoso’, pues cayó 5-4 en el global con las “botas puestas” ante un rival con mejor plantilla. 

Así habló Zambrano del papel de su equipo y del subcampeonato:

El desenlace: “El fútbol es hermoso y a veces cruel. Hoy (domingo) pudimos saborearlo porque lo tuvimos, pero no se nos dio. Lo único que queda es congratular a los campeones y decir que nuestro equipo dio todo lo que humanamente  podía dar para tratar de revertir un resultado muy difícil contra este tipo de equipos”. 

Análisis del juego: “Este era un partido más cerebral que otra cosa. Nosotros no podíamos salir a regalarnos. Estaba presupuestado irnos al descanso con el 1-0 y lo hicimos. Conseguirnos el segundo gol. Creo que hubo un desfase cuando tuvimos que jugar hombre a hombre. Y González es un jugador difícil de marcar y anotó el gol (…) remontamos ese gol y eso también es crédito. Nosotros, con uno más, nos íbamos a penales”. 

Luchar hasta el final: “Muertos no estamos, pero sí nos quedamos cortos en esta. Sin duda alguna, con las botas puestas y todavía con el cuchillo entre los dientes. Con el 4-1, todo el mundo pensó que este equipo no podía remontarlo, pero estuvimos muy cerca de hacerlo. Nosotros nos hemos levantado de muchas situaciones difíciles, y ese momento no fue diferente”. 

El peso de la ida: “Nosotros nos pusimos contra la espada y la pared con ese cuarto gol. No debió haber sucedido. Incluso el tercero. Pero eso es el pasado y todos aprendimos de esa situación. No hay nada más que decir… quedaron campeones ellos y nosotros segundos por muy poco margen, pero yo le doy mucho crédito a nuestros jugadores y a nuestra hinchada, que fue extraordinaria”. 

Orgulloso de su equipo: “Solo me queda la emoción de haber tenido un gran grupo de jugadores, un equipo que vino sin que mucha gente creyera que podía hacer algo y nos enfrentamos contra un monstruo, un rival que tiene todos los recursos en el mundo del fútbol colombiano, tanto a nivel político como financiero… en todos los niveles. Y nosotros somos el Deportivo Independiente Medellín a mucha honra”.