presentado por
Competición
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Serie A
  • Liga Chilena

FINAL LIGA ÁGUILA

Junior sufre pero gana la octava estrella de su historia

Deportivo Independiente Medellín recibió al Junior de Barranquilla en el estadio Atanasio Girardot de Medellín en la final de la Liga Águila II - 2018

Colprensa

El DIM ganó en los noventa minutos con goles de Leo Castro (2) y Germán Cano pero el descuento de Yony González le dio el título a Junior de Barranquilla.

Y llegó la redención. Después de mal trago en la Copa Sudamericana, Atlético Junior lavó sus culpas con la octava estrella, en un partido sufrido con Independiente Medellín. Pasó trabajos y le pesó el estado emocional, pero resolvió cuando tuvo el agua al cuello en el Atanasio y volvió a festejar en Liga tras siete años sin ganar.

Hubo momentos de incertidumbre por su falta de arrojo y los baches de sus figuras. Jarlan Barrera nunca se encontró y debió ser relevado, pero con el gol de Yony González halló alivio (2-1) cuando el DIM amenazaba con el tercer gol.

Al Medallo todo lo planificado desde lo táctico le salió. Pero tardó mucho en abrir el marcador. Sin embargo, el gol de Leonardo Castro (44’) renovó sus fuerzas y encendió de nuevo a la tribuna, al acortar la diferencia ante un ‘Tiburón’ tibio que se ocupó más por destruir que en generar.

El Rojo, aplaudido al final, lo había intentado sin éxito antes del 1-0 con el que fue al descanso. Y en esa dinámica, el conjunto de Comesaña aprovechó para meter algunos sustos, un par de ellos con los centros de Jarlan, pero ni Teófilo Gutiérrez ni Luis Díaz supieron finalizar.

La mejor opción por la visita la tuvo precisamente el atacante guajiro, cuando las contras se volvieron opción para Junior ante un DIM presionado por el paso de los minutos. Pero David González le dio vida al local al ganarle el mano a mano a Díaz.

En el ‘Poderoso’, que se la jugó con Castro por Parra en los inicialistas, la llegada más clara la tuvo con un disparo de Germán Cano atajado por Sebastián Viera para alargar la agonía con ese 4-1 en la cabeza.

Al potente remate de Castro, que terminó en gol al cierre del primer tiempo, lo antecedieron otros chances que no prosperaron porque Juan Fernando Caicedo falló en la definición y Viera hizo su trabajo, con una pelota que sacó con los pies.

El haber elegido no aprovechar los espacios, cortar juego y simplemente controlar, le pasó factura al conjunto de Barranquilla que vio a su rival acariciar la remontada con el segundo gol de Castro (55’), en una jugada bien confeccionada.

El cuadro paisa tuvo el tercero unos minutos después, pero fue Viera el salvador ante el disparo de Caicedo en el mejor momento del local. Ahí la hazaña se insinuó, pero del banco llegó Yony González a cambiarle el libreto a un equipo confundido por sus fantasmas.

El exjugador de Envigado, elegido por Comesaña para cubrir la lesión de Díaz, fue atrevido desde su ingreso. Y con apenas unos minutos en el campo, consiguió poner el partido 2-1 para darle un tanque de oxígeno al elenco rojiblanco, que pudo haber seguido de largo con ese envión anímico.

La final tenía guardado una dosis más de dramatismo, liberado en un error de Viera que terminó en un gol de Cano (79’) para poner al Rojo, con el 3-1, cerca de los penales y darle al argentino el rótulo de histórico con sus 20 anotaciones en la Liga, con lo que superó el récord de Miguel Ángel Borja.