JAPÓN 0-2 GHANA

Japón cae ante Ghana en el estreno de su nuevo técnico

Japón perdió 0-2 ante Ghana. El equipo con el que estará debutando Colombia en el Mundial cayó en su casa un amistoso ante de su viaje a Rusia.

Getty Images

El equipo con el que estará debutando Colombia en el Mundial, el 19 de junio, perdió en su casa un amistoso ante de su viaje a Rusia.

La selección de Ghana se impuso a Japón en Yokohama (sur de Tokio) con goles de Thomas y Boateng, en el estreno de Akira Nishino como técnico del equipo asiatico, que jugó el último partido en su país antes del viaje a Rusia.

Los japoneses mostraron ante su público una decepcionante imagen a menos de un mes de su debut en el Mundial frente a Colombia, y cayeron por sus propios errores ante una Ghana mucho mejor plantada en el terreno de juego pese a no estar clasificada para la Copa del Mundo.

El combinado africano se adelantó pronto en el marcador por vía de Thomas, al aprovechar el centrocampista del Atlético de Madrid una falta frontal en el área con un disparo que se coló entre la barrera japonesa, que estaba mal ubicada.

Al verse por debajo del marcador, Japón se adueñó del balón y comenzó a atacar por ambas bandas aprovechando la velocidad de Nagatomo y Haraguchi, pero sus internadas terminaban con centros al área sin demasiado peligro por su imprecisión o por la incapacidad de los delanteros nipones para superar a los centrales.

Honda dispuso de una de las mejores oportunidades de Japón al intentar replicar a Thomas en un lanzamiento de falta, aunque su buen disparo pegado al palo fue repelido por el meta africano, al igual que un remate posterior del jugador del Pachuca mexicano.

Ashino dio entrada tras el descanso a jugadores llamados a ser titulares en el Mundial como Muto, Shibasaki o Kagawa, pero ni esto ni los ánimos del público local lograban cambiar el rumbo del partido.

Ghana amplió su ventaja con un penalti convertido por Boateng, tras un claro e innecesario derribo dentro del área del portero nipón al veloz delantero del Levante.

Los cambios y el empuje de la incansable afición nipona -pese al resultado adverso y a la persistente lluvia que caía sobre Yokohama- llevaron a Japón a encerrar a su área a los africanos en el tramo final del partido.

Los japoneses apenas contaron con un disparo lejano de Muto para acortar distancias, y terminaron el partido dejando muchas dudas sobre la preparación del equipo y el esquema de juego de su nuevo técnico (un 3-5-2), cuando le restan únicamente dos partidos preparatorios antes del inicio del Mundial.