Fútbol

¿Por qué Brasil se convirtió en la nueva vitrina de la Liga Águila?

El Brasileirao desplazó a la liga argentina como el principal destino de los futbolistas colombianos. Teo, Berrío y Guerra llegarían el otro año. Vladimir Hernández jugará en Santos.
Mónaco-Montpellier: Copa de la Liga, semifinales en vivo

Brasil es la nueva vitrina de la Liga Águila. El Brasileirao, destino preferido de los jugadores que actúan en el FPC: Yerry Mina fue campeón con Palmeiras y llegarían Teo, Guerra y Berrío

“Gracias al fútbol brasileño por todo lo que nos ha enseñado. Quienes crecimos durante muchos años sin ver a nuestra Selección en el Mundial siempre fuimos torcedores de Brasil. De ese fútbol que nos gusta a nosotros…".

Esas palabras de Reinaldo Rueda en el homenaje que se le hizo a Chapecoense en el Atanasio resumen la admiración de los colombianos por el juego brasileño: pelota al piso, regate, gambeta, fútbol alegre, exquisito y bien jugado.

Esa es una de las razones que convierten a la Liga Águila en una de las principales fuentes de abastecimiento del Campeonato Brasileño.

LA VITRINA YA NO ES ARGENTINA

Bogotá-Buenos Aires-Europa. En la primera década del nuevo milenio, en pleno auge de las transferencias de los colombianos al exterior, esa era la ruta soñada. Argentina, que en ese entonces tenía la mejor liga de Suramérica, era el destino preferido para los futbolistas colombianos.

Juan Pablo Ángel, Iván Ramiro Córdoba, Jorge Bermúdez, Mario Alberto Yepes, Óscar Córdoba, Falcao García, James Rodríguez... Fueron muchos los colombianos que llegaron a clubes europeos después de haber jugado en el sur del continente. La televisión, la promoción de la prensa, los títulos continentales de los grandes clubes y la abundancia de agentes, hicieron de Argentina la vitrina perfecta.

Pero todo cambió en la década actual. Lo que antes era el destino ideal, hoy es una liga común y corriente cuya aparición en la hoja de vida ya no es necesaria para llegar a Europa.

"El fútbol argentino dejó de ser importante cuando el entorno superó el juego", dijo alguna vez el periodista Alejandro Fabbri. "Lo que más le ha hecho daño al fútbol argentino es el 'ganar como sea'...", manifestó hace poco el DT de Millonarios, Diego Cocca, en una entrevista con el canal Win Sports.

Ese par de testimonios retratan la involución del fútbol en Argentina: crisis en la AFA, caos administrativo, pocas figuras, el eterno problema de la violencia y en la cancha se lucha más de lo que se juega.

Argentina ya no es un atractivo para el futbolista colombiano. Y eso se puede comprobar en el número de jugadores nacionales que actúan en la máxima categoría de dicho país: 10 (Fabra, Pérez, Barrios, Caicedo, Guisao, Arboleda, Rincón, Palomino, Teo y Casierra) en nueve clubes (Boca, Newell's, Rosario, Tigre, Banfield, Atlético Tucumán, Racing y San Martín de San Juan). Es una cifra baja si se tiene en cuenta que son 30 equipos en Primera, que no todos son titulares y que no hay ninguna figura que marque diferencia como lo hacían los Falcao, James, Chicho o Córdoba de antes.

TODOS LOS CAMINOS CONDUCEN A BRASIL

Lo anterior ha hecho que el mercado brasileño sea mirado con otros ojos por futbolistas, técnicos y empresarios. El Mundial disputado en ese país en 2014 le dio más fuerza a la liga local, que años anteriores ya había empezado a contratar y repatriar futbolistas de trayectoria y prestigio como Mascherano, Tévez, Forlán y el mismo Ronaldinho.        

En el caso colombiano, el 2016 ha sido una de las mejores temporadas para los nuestros. No solo por el título que logró Yerry Mina con Palmeiras y los goles de Jonathan Copete con Santos, sino porque la colombiana fue la segunda legión más numerosa por detrás de la argentina (18). Once representantes en total. Nunca antes había habido tantos compatriotas en el Brasileirao.

Oswaldo Henríquez (Sport Recife), Reinaldo Lenis (Sport Recife), Luis Carlos Ruiz (Sport Recife), Sherman Cárdenas (Vitória), Gustavo Cuellar (Flamengo), Michael Ortega (Figueirense), Yerry Mina (Palmeiras), Jonathan Copete (Santos) y Edwin Valencia (Santos). En el primer semestre estuvieron Wílder Guisao (Sao Paulo) y Dúvier Riascos (Cruzeiro). 

BRASIL SE FIJA EN LA LIGA ÁGUILA

Desde el año pasado el interés de los clubes brasileños por Colombia se incrementó, al punto de que en 2015 Sao Paulo se llevó al DT del momento: Juan Carlos Osorio. 

A partir de ese fichaje el mercado se terminó de abrir, no solo para los nuestros sino para la liga en general porque al final del primer semestre de 2016, además de los fichajes ya referenciados de Mina, Copete y compañía, el Inter de Porto Alegre contrató al volante venezolano Luis Manuel Seijas (Santa Fe).

En octubre se confirmó la transferencia (a partir de enero de 2017) de Vladimir Hernández al Santos, que, según Globoesporte, también quiere fichar a Orlando Berrío y Alejandro Guerra (VEN) de Nacional.

Y la información que llega desde Portugal es que Teo Gutiérrez podría aterrizar el próximo año en un grande de Brasil.

Es decir, la legión podría aumentar y la relación entre Brasil y Colombia, que se estrechó aún más con lo de Chapecoense, tendría más razones para fortalecerse. 

DATOS HISTÓRICOS DE LOS COLOMBIANOS EN BRASIL

-El primer futbolista colombiano que jugó en la liga brasileña, fue el arquero Gabriel Ochoa Uribe. Lo hizo en América de Río de Janeiro entre 1955 y 1956.

-El máximo goleador colombiano en la liga brasileña, es Víctor Hugo Aristizábal, quien marcó 47 anotaciones entre 1996 y 2004.

-Aristizábal también es el máximo anotador extranjero en la historia del Brasileirao, con 44 goles, jugando para Santos, Cruzeiro, Sao Paulo, Vitória y Coritiba.

-Dos jugadores colombianos fueron campeones del Mundial de Clubes jugando en clubes brasileños: Freddy Rincón con Corinthians en 2000 y Fabián Vargas con Internacional en 2006.