Competición
  • Copa América
  • Mundial Femenino
Copa América
Mundial Femenino

El Metropolitano: historia del aliado de la Selección Colombia

Colombia vs Perú

El Metropolitano: historia del aliado de la Selección Colombia

El Metropolitano: historia del aliado de la Selección Colombia

Colprensa.

El estadio Metropolitano festeja 30 años. Colombia clasificó ahí a cuatro Mundiales por lo que se ganó el derecho a ser la casa de la Selección. Esta es su historia.

Tardó casi 20 años en pasar de los planos a los cimientos, en levantarse, en terminarse y en inaugurarse. Cuando se hizo estadio, el 11 de mayo de 1986, el Metropolitano trajo Mundiales debajo del brazo. Es ahí donde la Selección Colombia consiguió las últimas cuatro clasificaciones, tres consecutivas, a las Copas del Mundo de Italia 1990, EE.UU. 1994, Francia 1998 y Brasil 2014.

Los inicios

El estadio Romelio Martínez se quedó chico ante el crecimiento de la ciudad y del Junior. El periodista Andrés Salcedo le explica a AS Colombia que el escenario es una reliquia de una ciudad que ya no existe, de la Barranquilla de los años cuarenta y cincuenta.

“Es una obra líder de la arquitectura Art Decó. Los equipos que llegaban a jugar contra Junior sufrían la presión porque el público estaba muy cerca. Un estadio que se quedó pequeño cuando la ciudad creció”.

La primera piedra del Metro se puso en 1979. Debió abrir sus puertas tres años después pero trabas burocráticas y políticas las postergaron hasta 1986. Fue inaugurado en año mundialista con una extensión de 29 hectáreas al sur de la ciudad. La cancha aún tiene las máximas dimensiones de un campo del país: 105 metros de largo por 70 de ancho. Su capacidad se fijó en 56 mil espectadores. El primer partido fue un amistoso Junior-Selección Argentina con Diego Maradona a bordo.

“El moderno escenario es no sólo catalogado como el mejor y más moderno de Colombia, sino de Latinoamérica”, recuerda la crónica de la Revista Semana publicada en esa época.

Orgullo de Barranquilla

Uno de los tantos himnos de la capital del Atlántico recoge el sentimiento de sus habitantes por el estadio. El hit carnavalero “Baila en la Calle” de Cuco Valoy lo incluye como uno de las insignias en sus estrofas junto con La 72, el Hotel el Prado y la caseta La Saporrita.

Su construcción desafió el ego de la ciudad que dio el paso hacia una estructura más moderna, más ambiciosa.

“Es casi un monumento de ciudad. En Barranquilla antes del Metro todo era pequeño. Cuando llegó el estadio fue inaugurado con bombos y platillos porque representaba innovación. Y aún sigue siendo sinónimo de la ciudad grande que Barranquilla quiere ser”, señala Jennifer Varela periodista barranquillera.

La casa de la selección

Desde 1989 el Metro recibió a la Selección Colombia para jugar las eliminatorias. Fue testigo de grandes generaciones de jugadores como Arnoldo Iguarán, René Higuita, Carlos Valderrama, Freddy Rincón, Faustino Asprilla, Iván René Valenciano, Juan Pablo Ángel, Falcao García, James Rodríguez, Farid Mondragón, entre otros.

Todos coinciden en que el ambiente de Barranquilla es especial. La alegría está en el aire, la festividad del barranquillero arrebatao, el apoyo en las tribunas.

“Por ser una ciudad de inmigrantes, conforma una sociedad en la que predomina el acto de arropar al que llega y en este caso es la Selección, como un invitado de la ciudad. Hay que apoyarlo a muerte y eso es lo que hace la gente de Barranquilla con la Selección. El barranquillero es un andaluz del Caribe y tiene esa alegría tan propia de la gente caribeña que es natural”, agrega Salcedo.

El calor también es un aliado. Jugar a las tres de la tarde resulta difícil para los rivales, como lo confirma el ex defensor de la Selección, Wilson Pérez. “El que llega aquí se ahoga, esto es candela y si tenemos esa ventaja debemos aprovecharla”.

Fiesta tricolor

El compromiso de la ciudad con el equipo nacional se palpa en cada esquina. Se activa el modo tricolor en su máxima expresión.

“Cada vez que hay fútbol, especialmente cuando juega la selección se siente en toda la ciudad. Ahorita que estoy de visita por Chile, no he sentido un ambiente así. En Barranquilla dos semanas antes hay banderas, camisetas, etc. Y la Alcaldía decreta tarde cívica para que la gente pueda ir. Toda la ciudad se involucra”, dice Varela.

Por su parte, narrador Edgar Perea considera que “el barranquillero y el costeño se han caracterizado por ser alegre y extrovertida que le gusta mostrar su alegría en todo lo que le llama la atención. El fútbol es una pasión en Barranquilla, el barranquillero vive el fútbol y lo siente en el alma. Serán esas cualidades las que serán transmitidas a los jugadores de la Selección”.

A 30 años de su inauguración, el Metropolitano está listo para que se ponga en marcha una nueva ilusión mundialista. Un aliado fiel en el sueño hacia Rusia 2018.

**************

Bonus track

De las siete estrellas que tiene el equipo rojiblanco, ha ganado dos en su estadio: 1993 y 2010.

En 1992, el Metropolitano fue sede de los juegos nacionales; en 2001 de la inauguración de la Copa América; en 2006 albergó a la Selección Colombia en los juegos Centroamericanos y del Caribe, y en 2011 recibió el primer partido de la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA.

0 Comentarios

Normas Mostrar