MUNDIAL DE CLUBES

Luis Quiñones, de la indisciplina a brillar en el Mundial de Clubes

El colombiano es figura de Tigres UANL, su cambio de ritmo sigue siendo su principal característica, sin embargo, lo que más se destaca es su madurez.

Luis Quiñones, figura de Tigres UANL. Dejó a atrás las polémicas para estar en la final del Mundial de Clubes luego de ganar a Palmeiras en la semifinal
Oficial Tigres UANL

Nunca es tarde para cambiar y eso parece ser lo que le está sucediendo a Luis Quiñones, figura de Tigres UANL. El colombiano fue importante con su desborde por la banda izquierda para hacer daño a Palmeiras y clasificar a la final del Mundial de Clubes. Fue el MVP de la semifinal.

Quiñones dejó atrás las polémicas y encontró la madurez gracias a un entrenador que confía en su talento. Ricardo Ferretti no solo ha logrado sacar la mejor versión del extremo, también lo hizo bajar revoluciones, esas que en muchos equipos lo dejaron por fuera. "El Tuca es un técnico ganador, el cual nos ha brindado confianza. En lo personal no la tenía, es lo que me ha sacado provecho y le he respondido en la cancha", aseguró. 

Lleva más de 6 años en el fútbol mexicano, pero las polémicas y golpes lo han hecho madurar. A su regreso a Tigres, luego de una buena temporada en Toluca en 2019, destacó que llegaba más maduro y con deseo de cambiar. Luis Quiñones ha cumplido por ahora. "Soy un jugador más comprometido, es una linda oportunidad que se me presenta, vengo más maduro, necesito reinventarme, el año que estuve acá no fue bueno, este momento es mejor porque vengo más maduro después de una campaña espectacular", afirmó.

Desde hace tres temporadas, solo se habla de Quiñones futbolísticamente, al final es lo que realmente importa. Su talento y su nueva versión en el campo tienen feliz a su entrenador y aficionados. Es el gran socio del ídolo y goleador francés André-Pierre Gignac.

Polémicas para dejar en el pasado 

Son varias polémicas donde fueron protagonistas el alcohol, las peleas y declaraciones fuera de contexto. En 2014, cuando estaba en Junior de Barranquilla, se fue a los puños con el asistente técnico Víctor Danilo Pacheco. Quiñones había criticado a sus compañeros desde la tribuna del Metropolitano por el desempeño que tuvieron, algo que no le gustó a Pachequito y terminaron peleando.

En 2015 fue una de las más sonadas. El jugador fue despedido de Santa Fe. Luego de disputar las semifinales de la Copa Sudamericana, el jugador viajó a Cali, donde fue visto en una fiesta tomando alcohol. "Quiñones por suerte y gracias a Dios ya no es problema mío", aseguró aquella vez Gerardo Pelusso, quien era entrenador del equipo bogotano.

Quiñones llegó a México donde también fue expulsado de un equipo. El colombiano jugaba en Lobos Buap y, mientras se recuperaba de una lesión muscular, fue visto en fiestas y llegando tarde a los entrenamientos. "Luis Quiñones ha sido dado de baja de forma definitiva ya que durante su período de rehabilitación incurrió en repetidas indisciplinas, las cuales para la institución son inadmisibles", destacó el club mexicano en un comunicado.

Su nueva versión en el campo 

Quiñones casi siempre jugaba por derecha, pero con Ferretti los hace por el lado izquierdo, sin embargo, dependiendo de las situaciones de juego rota en esa posición. El extremo hace un gran trabajo, cambiando el ritmo a toda velocidad, además se asocia con los volantes y el delantero de área. En ocasiones pasa de la banda al medio para crear sorpresa y espacios. Es uno de los mayores creadores de opciones de gol en el equipo mexicano. 

Tigres logra su maduración 

Cuando todo indicaba que su salida en el equipo era un hecho, el entrenador lo respaldó. Tigres sacó la mejor versión de Quiñones, en su segunda era ha jugado 78 partidos y ha marcado 5 goles. Sus dos presentaciones en el Mundial de Clubes han demostrado que es quizás una de las mejores armas del Tuca.