SELECCIÓN COLOMBIA

Las conclusiones de la Selección Colombia en la doble fecha FIFA

Dos derrotas por goleada para cerrar el 2020 marcadas por el mal planteamiento de Queiroz y la poca reacción ante goles tempraneros.

Las conclusiones de la Selección Colombia tras las derrotas ante Uruguay y Ecuador.
Rodrigo Buendia Getty Images

Y el 2020 terminó de la peor manera para la Selección Colombia. El equipo de Carlos Queiroz, luego de perder por primera vez en Barranquilla ante Uruguay (0-3), cayó goleado 6-1 ante Ecuador en Quito por la cuarta jornada de las Eliminatorias rumbo a Qatar 2022.

La Tricolor no perdía por 5 goles de diferencia desde hace 13 años (5-0 vs Paraguay por Copa América) y no encajaba 6 tantos en Eliminatorias desde 1977, cuando Brasil la superó 6-0 en el Maracaná. Más allá de los datos, queda la preocupación de lo que se vio en cancha, un equipo sin ideas, sin respuesta, sin convicción.

Mal planteamiento de Queiroz

Entre los factores comunes de las dos últimas derrotas de la Selección está el planteamiento del entrenador portugués. Tanto en Barranquilla como en Quito, el rival tumbó rápido el plan de juego y la respuesta de Queiroz fue incluir atacantes, haciendo cambios en los primeros tiempos, evidenciando que el 11 inicial no estaba preparado para superar la adversidad y que se necesitaba un revulsivo (o varios) desde el banco.

Ni con los que ingresaron se logró el efecto esperado. La Selección no pudo cambiar el rumbo de los partidos y poco trabajo tuvieron Martín Campaña y Alexander Domínguez. Las posiciones de Juan Cuadrado y las decisiones con Wilmar Barrios y Luis Díaz (de lo poco rescatable en esta doble fecha FIFA) marcan lo hecho por el DT en estos partidos.

Sin reacción ante goles tempraneros

Antes de los 10 minutos en ambos partidos, Colombia ya estaba abajo en el marcador. En Barranquilla fue Edinson Cavani y en Quito, Robert Arboleda y Ángel Mena los que amargaron de arranque a la Selección. La Tricolor no tuvo reacción ante estos golpes y por el contrario se cayó anímicamente, que sumado a los errores resultó en derrotas abultadas. No hubo conexiones, falló la generación de juego y se vio a un equipo con la cabeza baja.

Desatención en segundas jugadas

El primer gol de Ecuador es un ejemplo del mal manejo de los rebotes que tuvo Colombia. Luego de una pelota quieta, los dirigidos por Gustavo Alfaro lograron mantenerla en el área de la Selección en varias disputas, al punto que se perdió la marca y Arboleda definió solo con zurda para vencer a Camilo Vargas. Desatención en marcas y falta de agresividad en los balones divididos que los rivales no perdonaron.

Errores en salida

Una mala entrega de Yerry Mina y un balón perdido de James le costaron goles a Colombia ante Uruguay. Errores similares se vieron en Quito, como una mala entrega de Davinson Sánchez que obligó a Jefferson Lerma a cometer una infracción por la que fue amonestado y que le significa perderse el partido ante Brasil en marzo por acumulación de tarjetas amarillas. Cuadrado también falló con gambetas en lugares indebidos, pero Camilo Vargas evitó uno más del equipo de Alfaro.

La espalda de los laterales

Johan Mojica mostró buenas cosas en el debut ante Venezuela en fase ofensiva, pero el rival no exigió defensivamente a la Selección, algo que sí ocurrió ante Uruguay y Ecuador. Le ganaron la espalda varias veces y le hacían superioridad numérica. Por la otra banda pasó algo similar. A Cuadrado de lateral no le fue como en Juventus y Luis Orejuela no duró ni un tiempo en Quito, superado por los rivales en su costado.