LIGA BETPLAY

El reto de Arastey: Guiar jóvenes en un momento surrealista

El DT de Envigado habló de su experiencia al frente de una plantilla joven en tiempos de pandemia. "Los jugadores están bien, asimilan todo rápido", comentó.

José Arastey, director técnico de Envigado
Oficial Envigado

Tener bajo su mando a jugadores que incluso no tienen cédula elevó el desafío de José Arastey. Como timonel de Envigado, se las ha ingeniado para guiar entre la turbulencia provocada por la COVID-19 a un plantel construido con canteranos, que está ávido de acción y cargado de energía. 

Si afrontar este ciclo, que el español calificó como "bastante surrealista", es complejo de sobrellevar con futbolistas experimentados, inspirar y mantener motivados a sus juveniles se convirtió en todo un desafío, especialmente en los días en casa.

"Es gente joven y sana, pero está acostumbrada a prácticas diarias de máxima intensidad. Intentamos que el trabajo en casa fuera bueno", comentó el DT en rueda de prensa virtual.

El estratega dijo ver bien a sus jugadores, en parte por el regreso a la cancha, pero admitió que solo conocerá realmente en qué condiciones está su equipo "hasta que demos el siguiente paso con el entrenamiento grupal o estemos todos juntos en un partido"

“El día a día es bueno. Las respuestas son positivas. La gente está bien… son jóvenes y lo asimilan muy rápido”, enunció Arastey, quien agregó que anhela las prácticas grupales porque “eso sería más parecido al fútbol”.

Así habló el técnico sobre la experiencia en el confinamiento, la materia prima con la que cuenta y la reactivación del FPC:

Volver a las prácticas: "Regresar al terreno de juego es lo más bonito que nos ha pasado. Nos sentimos bien, pero queremos dar un paso más y empezar los trabajos grupales. Los jugadores están bien y contentos, pero el fútbol es diferente. Llevamos 21 sesiones y son muchas para ser individual". 

¿Cómo están sus jugadores?: "Es una situación que nunca se había vivido y bastante surrealista. Hacer entrenamientos en casa y en un espacio tan reducido no tiene nada qué ver con cualquier deporte, menos con el fútbol. En el día a día los veíamos bien. Es gente joven y sana, pero está acostumbrada a prácticas diarias de máxima intensidad. Intentamos que el trabajo en casa fuera bueno. En el tema anímico están bien. Esperamos lo grupal porque mi estilo de juego es la toma de decisiones continua. Las respuestas son positivas. La gente está bien, son jóvenes y lo asimilan muy rápido".

El grupo de 27 jugadores: "Contamos con la cantera. Tenemos mucho jugador sub-20, pero hay algún problema porque tienen que tener contrato para poder tener ficha profesional. Estamos en ese proceso. Hay algunas vacantes. Por ejemplo, Jader (Durán) tiene un problema burocrático porque al ser menor de edad no lo dejan entrenar. Si hay alguna incorporación, bienvenida".

Entrenamientos individuales: "No es que me sienta cómodo o incómodo. Es que el fútbol no es esto. El fútbol es un deporte de grupo, en el que hay que enlazar continuamente pases y hay asociaciones. Cuanto antes volvamos a los entrenamientos grupales, va a ser mucho mejor. Pero este es un protocolo de sanidad y hay que respetarlo. Como entrenador, lo primero que voy a hacer es acatar porque es por el bien de todos". 

Sede única: "Hasta que no sea concretas y se ejecuten, no estamos muy pendientes de esas decisiones. Se ha hablado mucho de jugar en una sola fase, en España también. Si nos toca, lo acataremos. Si me preguntan a mí, creo que la mejor manera de cuidarnos y de respetar todo es jugar cada uno en su casa y estar ahí descansando. Lo mejor es jugar en cada sede, ir el mismo día si es posible y volver".

Neyder Moreno: "Hemos tenido la suerte de que pudiera volver otra vez. El club y el jugador quieren que esté aquí, y Nacional también optó por esa decisión porque ve que es un sitio importante para él. La nómina ha cambiado mucho desde que llegué, pero en Envigado cuando un jugador finaliza (su contrato) tienes una cantera ahí para poder echar mano de ella". 

Descenso: "Cuando llegué al equipo, lo primero que hicimos fue intentar salir de ahí escalando y asentando la idea. Se hicieron las cosas bien y se quedó en la máxima categoría. Ahora, hay que trabajar para alejarse lo máximo posible de ese descenso. Nos pilló en un buen momento (el torneo) cuando vino la pandemia, estábamos consiguiendo puntos importantes y el equipo estaba bien. Lo que podemos hacer es intentar competir lo mejor posible para salir un poco más hacia arriba. Somos un equipo luchador y muy competitivo. Siempre vamos a mirar para arriba y a ir por los partidos".