Esteban Chaves vuelve a lo grande con una etapa inolvidable

El ciclista bogotano regresó a lo más selecto del ciclismo mundial con una victoria épica en la etapa 19 del Giro de Italia. Es la segunda vez que lo consigue luego de superar obstáculos que pudieron sacarlo del ciclismo.

“La última subida de la etapa de hoy fue como la vida. Tenía que seguir luchando, que seguir intentándolo y no darme por vencido”. Así describió Esteban Chaves su triunfo en la etapa 19 del Giro de Italia. También describió su vida en la que pudo superar dos situaciones críticas que por poco lo llevan al retiro.

La primera fue un accidente. En el 2013, cuando corría en una competencia llamada Trofeo Laigueglia con el equipo ‘Colombia es Pasión’, el bogotano perdió el control de su bicicleta en pleno descenso y sufrió una caída que tuvo consecuencias terribles. El parte médico fue traumatismo craneoencefálico, fractura de clavícula, fractura del yunque derecho, contusión pulmonar, fractura malar y esfenoides derecho.

Palabras que derrumbaron su sueño. Pero solo por unos meses. Después de que varios médicos le dijeron que no podría volver a montar en bicicleta, cirugías, dolor, terapias y días enteros para aprender a moverse, a comer, a sentarse, el Chavito se levantó, superó con disciplina todo lo que habían dicho que no podría volver a hacer, entre otras cosas, mover normalmente su mano izquierda. Y, por supuesto, volvió a montar en bicicleta.

En su lecho de convalecencia, el Mitchelton Scott, que en ese tiempo se llamaba Orica Green Edge, le dio la confianza que solo podía tener alguien que sabía de las condiciones del corredor. Esteban nunca los decepcionó. Su primera competencia después del accidente fue el Tour de California del 2014 y también su primera victoria.

Ganó una etapa en la que pudo levantar su brazo izquierdo para celebrar. Allí supo que todo había vuelto a la normalidad. Después vinieron las victorias y podios en el Giro y la Vuelta a España. También, se convirtió en el primer colombiano en ganar un monumento con su triunfo en el Giro de Lombardía. Aún así, siempre dijo que esa etapa en California fue su triunfo favorito. Hasta hoy.

En el 2018, Esteban fue diagnosticado con mononucleosis. Una enfermedad que puede desarrollarse de forma distinta en cada persona. El colombiano ganó una etapa en el Giro de Italia, estaba en los primeros lugares de la general y luego se quedó. No pudo mantener el ritmo. Ahí comenzó la segunda prueba que la vida le puso. De nuevo, el fantasma del retiro volvió a su cabeza.

Pero Esteban ya tenía práctica en salir adelante de situaciones difíciles y lo volvió a hacer. Después de meses de tratamiento y una cirugía, regresó en la Vuelta a la Comunidad Valenciana este año. Aunque no fue protagonista, su equipo decidió llevarlo al Giro como gregario de Simon Yates. Aunque no fue a pelear la general de la competencia sí lo hizo con la general de su vida.

Ganó la etapa 19 de la primera grande del año con una demostración de fuerza, técnica y superioridad. En la meta abrazó a sus papás Jairo Chaves y Carolina Rubio que lloraron de alegría junto a su hijo. Su padre decía, “volvimos, volvimos”.

Sí, el Chavito volvió de nuevo. Tal vez pueda decir que el grito de furia y valentía que dio en la meta de San Martino di Castrozza superó a todos los demás y que a partir de hoy este es el triunfo más importante de su vida.