LIGA ÁGUILA

Nacional gana el clásico y se mete al grupo de los ocho

Nacional ganó el clásico 1-0 al DIM y entró al grupo de los ocho

El equipo dirigido por Paulo Autuori ganó 1-0 con un tanto de Pablo Cepellini. Los 3 puntos le permiten meterse a la octava casilla.

Bien lo vaticinó Autuori cuando señaló que el presente de los equipos poco influiría en el clásico 300 porque pese a que los antecedentes recientes dictaban que Medellín llegaba mejor a la contienda, fue Nacional el que soportó todo el peso del partido con la buena actuación de los juveniles y la reacción de jugadores que estaban en deuda.

Un tanto de Pablo Ceppelini le entregó el triunfo a los nacionalistas para meterse en los ocho con 25 puntos y dejar su rival de patio al borde de la eliminación con 21 unidades a tres juegos de finalizar el ‘todos contra todos’.

Los primeros 10 minutos fueron para el 'Poderoso'. El fútbol le fluía. Balones llovidos le caían a su goleador, mientras el Verde esperaba. Y Ricaurte mandaba en el mediocampo para forzar imprecisiones del joven central Moya, a quien le tocó soportar por pasajes el acoso del propio Germán Cano.

Pero cuando mejor hacían las cosas los dirigidos por Calle, abriendo el campo y circulando la pelota, el juego dio un giro. De nada valió el balón que estrelló en el vertical Cano al 5' porque los nacionalistas, entre grietas y el mal momento, pusieron a trabajar el talento que tiene en sus filas.

Entre Lucumí y Helibelton hicieron agua el costado izquierdo del DIM para dejarle servido el remate a Ceppelini, quien la envió al fondo de la red (19') para meter por completo a Nacional en el partido.

El 1-0 no fue fácil de digerir para el 'Poderoso'. Entró en un bache que no le permitió exigir a una defensa armada a última hora. Tampoco probó a Cuadrado, comprometido en los goles en la caída con Rionegro Águilas. Además, perder a Perlaza por lesión al 32' menguó sus argumentos, al punto que disparos desviados de Castro y Angulo fueron lo único que registró en el primer tiempo.

La escuadra verde puso el compromiso en el punto que quería en medio de la apuesta que hizo Autuori: jugar sin un centrodelantero y poner en un rol de falso 9 a Vladimir, que por momentos logró sorprender a los centrales. Pero el mejor chance vino en pelota quieta con Candelo, quien no logró el segundo por la parada de David González.

Con el paso de los minutos la defensa verdolaga se asentó. Incluso Helibelton le ganó con sacrifico e intuición el duelo a Castro, mientras que Candelo puso en aprietos a Macías en repetidas ocasiones para evocar los buenos tiempos de esa dupla en el Cali.

A Nacional le alcanzó para buscar con un remate de Gómez, que conformó una buena dupla con Andrés Perea. Luego vino otra oportunidad, antes de que perdiera el control del partido, con Vladimir en una buena acción individual que por muy poco finaliza en gol.

La reacción del DIM inició con el ingreso de Arboleda para despertar el ataque escarlata. A punta de centros, además de un remate de Ricaurte, se empezó a acercar. Y fue el momento de reivindicación de Cuadrado, atento en el fútbol aéreo para dejar sin opción al rival, como sucedió con su intervención ante Murillo cuando estaba listo para firmar el empate.

Para recuperar el control del balón, el 'Indio' Ramírez fue el elegido en reemplazo de Candelo para el remate del clásico, en el que se sintió la presión en ambas escuadras, pues con dientes apretados lucharon por su clasificación, por momentos con vértigo, en otros con elaboración.

Con la sangre hirviendo, a seis minutos del final, hubo amago de pelea previo a un cobro del DIM que ejecutó sin éxito Leo Castro, de discreta presentación. A pura intensidad y corazón se jugaron los últimos minutos, con acciones de lado y lado. Pero fue el Rojo el que más insistió ante una línea defensiva que aguantó la arremetida, con el buen trabajo de la pareja Moya-Hernández. Al final, los de Autuori festejaron la victoria y el octavo lugar.

Para el sábado, Nacional tendrá que ratificar su trabajo cuando enfrente a América en el Atanasio, con la idea de mantenerse en zona de clasificación. Al Medellín, con la obligación de ganar todo, lo esperan duelos con Petrolera, Huila y Tolima para intentar llegar a 30 puntos.