presentado por
Competición
  • Champions League

DEPORTIVO CALI

Deportivo Cali y las causas de su mal momento en Liga Águila

Deportivo Cali y las causas de su mal momento en la Liga Águila en la que el técnico Lucas Pusineri no ha podido tener un rendimiento regular

Colprensa

El DT argentino clama por la paciencia mientras afirma que el equipo “está en construcción”. Han sufrido lesiones y no logran consolidar una nómina ni una idea de juego.

Lucas Pusineri aceptó las aparentes condiciones de austeridad que limitan a los dirigentes tras el desfase económico del pasado año, y permitió que a cambio de jugadores consolidados, llegaran como sustitutos otros en proceso de maduración. Acertaron con Colorado y Dinenno, y se espera por la mejor versión de Delorenzi, Palavecino y Mercado.

El Cali -con dos partidos más- ocupa la séptima casilla y apenas ha sumado un punto de los últimos doce disputados. Por momentos los jugadores dejan ver que son mayores las tareas defensivas que les encomiendan y se muestran carentes en el ataque y sometidos por la presión de los rivales. Además, sufren para sostener los resultados a favor y no logran remontar luego de que reciben el primer golpe. En ocasiones, también les ha faltado fortuna. Aquí algunas de las causas de la grisácea campaña de los ‘azucareros’ después de haber jugado 13 partidos de Liga.

Sin identidad: Deportivo Cali no cuenta ni con un definido funcionamiento de juego que les permita gobernar a los rivales, ni con un convincente ordenamiento táctico de acuerdo a las circunstancias. Ha variado entre el 4-2-3-1 y el 4-4-2. Cuando se han ido adelante en el marcador, suelen retroceder, pero no logran mantener a los contrarios lejos de su área, ni proteger a los arqueros -Camilo Vargas y Pablo Mina-, quienes terminan librándolos de derrotas o de resultados más abultados. Además, pocas veces buscan superioridad con los extremos y el paso al ataque de los laterales. Pueden depender de un centro en la búsqueda de Dinenno, del desdoble de un mediocampista de la primera línea o de un ataque directo.

Falta de confianza del DT hacia los jugadores: Pusineri ha carecido de una de las claves que distingue a los líderes en el fútbol, no ha sabido mantener un equilibrado entusiasmo entre titulares y suplentes. Solo parecía estar convencido con la primera línea del mediocampo. Cuando hizo prever que potenciaría a Déiber Caicedo, lo envió al banco de suplentes. Luego, no ha definido a sus extremos, ni a su media punta; ni ha logrado descifrar si jugar con uno o dos delanteros, y ha respetado en exceso a Camilo Angulo, tras dos expulsiones, al tiempo, le ha enviado un mal mensaje a su suplente, Anderson Mojica.

Infortunado tras las lesiones: La única línea que parecía lo tenía conforme, se le desarmó tras las lesiones de Matías Cabrera y de Andrés Colorado. También se lesionó John Mosquera, jugador tan resistido por los seguidores del equipo como tolerado por el entrenador. Rivera y Balanta, reemplazantes de Cabrera y Colorado, gozan de buena técnica, pero no le brindan al equipo el necesario equilibrio.

Deportivo Cali suma 17 puntos (4 derrotas, 4 victorias y 5 empates) de 39 disputados y registra un rendimiento del 43 por ciento. Para buscar un lugar entre los ocho primeros, deberá mínimo ganar cuatro de los siete partidos que les quedan, y sumar un empate en otro compromiso.

Hasta el momento, cuando estuvieron abajo en el marcador, solo lograron empatarle a Millonarios, con un gol en el último minuto logrado por el arquero Camilo Vargas. Entre tanto, no pudieron mantener el marcador a favor frente a Huila y Nacional, y terminaron angustiados y ganando por la mínima diferencia contra Tolima y Unión Magdalena, pese a haber tenido una ventaja de dos goles. En el clásico contra América, les faltó una dosis de fortuna para igualar el marcador.