AMÉRICA DE CALI

'Pecoso' Castro: "Bedoya pegaba mal, yo pegaba con el balón"

Fernando 'Pecoso' Castro habló sobre el partido entre América de Cali y Santa Fe por Liga Águila I-2019.

Colprensa

El DT de América, antes del juego del jueves (6:30 p.m.) contra Santa Fe, dijo que a su par de los ‘cardenales’, “hay que respetarlo”. Habló de Aristeguieta.

En el campo los jugadores deciden, y los entrenadores les transmiten información para que tengan coordinación, y también les inyectan temperamento; condición innegociable entre los equipos dirigidos por Fernando Castro.

Así se distinguió como jugador, como lateral izquierdo, la misma posición en la que actuó su hoy par en Santa Fe y también reconocido por ser recio en la cancha y tener récord de expulsiones en el fútbol local (33), Gerardo Bedoya, quien a la vez fue orientado por el DT, hoy con 70 años de edad, en el Deportivo Cali.

Mientras que el de este jueves en el Pascual Guerrero apenas será el segundo partido del ‘General’ como entrenador en propiedad, ‘Pecoso’ suma cerca de 30 años en la actividad.

Ese trasegar en la dirección técnica, es el que permite que ‘el Pecoso’ sea paciente y acierte en la toma de decisiones, como lo hizo con quien hoy está en el liderato de la tabla de goleadores de la Liga, el venezolano Fernando Aristeguieta, quien gracias a su insistencia por fortalecer sus debilidades y a la confianza del entrenador, pasó de repetirse en la pérdida de ocasiones claras de gol, a celebrar de forma rutinaria (8 goles en 6 fechas).

Paciente también ha sido el DT 'manizalita' a la espera de su pensión, ya desea descansar, en su casa, en su finca, y poder disfrutar de su familia. Así lo reconoció en esta charla con AS Colombia.

“Le pido a Dios y a la Virgen que me dé muchos años más de vida y que tenga la posibilidad de disfrutar de mi familia y de mi tierra. El día de la Primera Comunión de un hijo, tuve que salir rápido a dirigir un partido, y el día que murió mi madre, tuve que ir a enterrarla y salir directo al estadio a dirigir al Caldas.

Ya le he dado mucho al tiempo, ahora espero que el tiempo me dé a mí. Si me llega la pensión, salgo directo hacia Buga, a darle gracias al Señor de los Milagros, luego me voy para Manizales y no me vuelvo a mover para ninguna otra parte; de la casa a la fincha y de la finca a mi casa, y a tomarme un tinto con amigos con los que no comparto desde hace más de años, a que me pongan al día; quiero tener ese placer”, comentó.

Mantuvo a Aristeguieta en la titular, pese a que estuvo negado con el gol en la temporada anterior: “Hay jugadores a los que hay que sostener, porque uno sabe de su condición, de su profesionalismo. Tuve dos compañeros goleadores, Scotta y Benítez, pero ellos tenían que hacer una muy buena pretemporada, porque tenían mucha movilidad. Cuando el jugador está bien físicamente, responde. Yo de Aristeguieta sabía que era goleador, pero no conocía de su profesionalismo. Yo llego una hora antes del entreno, y él ya está haciendo gimnasio, terapia, algo; entonces, ese profesionalismo hay que respetarlo”.

La influencia de los dirigentes en la conformación del equipo: “He respetado mucho la opinión del periodismo y de los hinchas. Y si hay un jugador que me hace todo dentro del terreno de juego, pero al hincha no le gusta, tengo que respaldar al jugador y me ‘muero’ con la mía… hace muchos años, un directivo me hizo cambiar jugadores y me fue mal. Al final me dijo, que el solo había sugerido y que yo era el que decidía”.

“También tuve un equipo que ganaba y ganaba, pero había dos dirigentes a los que no les gustaba, porque dentro del equipo no había los jugadores de su afecto, porque hay dirigentes que tienen jugadores y necesitan ponerlos a jugar para venderlos, porque esto es un negocio, entonces prefiero levantarme y acostarme tranquilo, y mientras haya resultados, lo puedo estar”.

Las inscripciones en la plantilla de Roa y del polémico Rivelino: “Hasta ahora no he tenido contacto con los jugadores que han llegado (…) No conozco a Rivelino, no lo he visto, pero cuando uno le habla al jugador y nos miramos a los ojos, se le dice, aquí se trabaja así y así, si usted está en condiciones, no va a tener problemas; pero si va a llegar un día tarde, al otro día no viene y después llega con tragos, no la va conmigo, porque siempre he trabajada con seriedad”.

El funcionamiento del equipo (puesto 4 con 13 puntos): “Está jugando bien y hay mucho respeto por la profesión; no hay que llamarle la atención a ningún jugador; llegan muy temprano a los entrenamientos”.

Se está llenando el Pascual, como lo anunció desde que llegó como DT de América: “¡Hay que llenarlo! Y cómo lo llenamos, con el trabajo acá en la semana y los resultados del domingo. Dios mediante que las cosas vayan mejorando día a día. A Santa Fe hay que ganarle; siempre les digo a los jugadores que el respeto hacía el rival se demuestra, apretándolos, correteándolos y ganándoles, con seriedad”.

¿Quién pegaba más, Pecoso o Bedoya? “Bedoya pegaba mal y duro; yo pegaba con el balón. Siempre hemos tenido una buena relación. Todos necesitamos una oportunidad en la vida, unos la aprovechan y otros no, y por Bedoya hay que tener respeto, por su trayectoria y los tantos técnicos que tuvo. Él se ha preocupado por trabajar”.

América viene de vencer como visitante a las Águilas Doradas y este jueves, por la fecha 7 de la Liga, tendría el mismo 11 de las anteriores jornadas: Carlos Bejarano; Jonathan Pérez, Marlon Torres, Juan Pablo Segovia, Andrés Álvarez; Julián Guevara, Carlos Sierra, Cristian Álvarez, Yesus Cabrera, Kevin Viveros y Fernando Aristeguieta.