FPC

'Jopito' Álvarez: "América está a la altura de Boca Juniors"

El creativo argentino habló con AS sobre las causas de su falta de consolidación con los ‘Xeneizes’. “No estaba maduro de la cabeza”, reconoció. Está deseoso de triunfar con América.

0
Cristian Álvarez habló de sus expectativas con América de Cali

No existe mayor aditivo para la autoestima de los americanos que rememorarles el fecundo pasado. Allí está cosido Julio César Falcioni. La figura del ex cuidapalos y ahora director técnico vuelve a tener relación con el primer equipo de los ‘escarlatas’, toda vez que fue quien permitió el debut en la profesional del fútbol grande de Argentina de Cristian Marcelo Álvarez. ‘El Jopito’ se sumó para la presente temporada al grupo que orienta Fernando ‘Pecoso’ Castro.

Falcioni, además de permitir el alumbramiento profesional de Álvarez con Boca Juniors -temporada 2012-, luego, lo invitó a hacer parte del proceso de All Boys. ‘El Jopito’ pasó de jugar siete partidos con los ‘Bosteros’ y celebró la Copa Argentina 2011- 2012, a diez con los ‘Albos’. Hasta en esa temporada 2014 se cuenta la participación de Álvarez en la primera categoría del balompié de su país.

Antofagasta, Cúcuta Deportivo y recientemente en la B Nacional de Argentina con Villa Dálmine, complementan la trayectoria profesional del nuevo jugador del América, quien en la Copa Fox dejó ver algo de su calidad técnica, aunque reconoció, “estoy trabajando para aportarle cosas a mi juego, como ser más dinámico, soy muy derecho… son cosas que se puede mejorar con el trabajo, para ser un jugador más completo”, sostuvo en dialogo con AS Colombia.

Su dilatada llegada al América: “Valió la espera y estoy muy contento por estar acá. Viví momentos de incertidumbre, porque pasé tres o cuatro meses en los que no sabía qué iba a hacer. Luego se dio lo de Villa Dálmine, que fue mi último club y pude hacer presentaciones importantes. Hoy estamos en una etapa nueva, contento por poder estar en esta institución y con muchas ganas de poder hacer un gran año”.

Cuando América le fijó la mirada: “Estaba en Cúcuta, se comunicaron con mi representante y todo se hizo con mucha agilidad. Hubo interés de ambas partes para el contrato. Tenía muchas ganas de poder estar acá y estoy disfrutando el día a día. Con Villa Dálmine me perdí cuatro o cinco partidos por no poder estar habilitado; tuve que pedir una habilitación provisional de la FIFA. Sin embargo, eso ya quedó atrás. El transfer va a llegar desde Argentina. Así que no habrá ningún inconveniente”.

Su vínculo y apuesta con América: “América no adquirió mis derechos, vengo a préstamo por un año con una opción de compra. Me gusta ir por el centro, por donde puedo llegar a tener más contacto con el balón. Confío en mis condiciones. Estoy haciendo una buena pretemporada, que es la base de todo el año. También confió en mis compañeros. Somos nueve refuerzos y el grupo se ha mostrado muy unido. De a poco nos vamos conociendo”.

Ha convivido con la presión: “Me gusta la presión que se vive en América. Tuve la posibilidad de estar en un equipo grande como Boca Juniors, donde debuté y sumé cerca de 14 años en la institución. Sé lo que se vive en el día a día; los periodistas, la exposición. Estoy bastante acostumbrado a eso”.

Su falta de consolidación en Boca: “No estaba maduro de la cabeza. Era un chico que se encontró de un momento a otro con muchas cosas fáciles. El mundo Boca es algo increíble, como América. No estaba preparado sicológicamente para afrontar esa competencia. Además, no me cuidaba en las comidas, tomaba mucha gaseosa… Hoy me arrepiento de algunas cosas, pero gracias a Dios la vida sigue y hoy tengo una posibilidad muy linda en América que está a la altura de lo que es Boca Juniors. Me siento preparado física y psicológicamente. Hoy en día tengo un nene, estoy con mi familia. Cuando estás en un equipo tan grande a una edad bastante corta, por ahí te mareas un poco”.