AMÉRICA DE CALI

"Vamos a ejecutar en América conceptos del Barcelona"

Álvaro Rius Valero, director deportivo de América

Héctor Fabio Gruesso

DIARIO AS

El director deportivo habló con AS. Desea implementar un modelo en todas las categorías. "Quiero un futbolista que entienda el juego como Xavi o Pirlo", ambiciona.

José ‘Pepe’ Portolés, su coterráneo y quien ejerció como director deportivo en Millonarios, le trazó la ruta hacia Colombia, lo relacionó con Eduardo Zapata -hoy asesor de las directivas del América-, quien luego de declararse admirado por el conocimiento sobre metodología deportiva de Álvaro Rius Valero, lo acercó al conjunto americano, para que el natural de Castellón (España), expusiera, y tras ser aprobado, ejecutara su proyecto de trabajo.

Rius Valero (02-10-1979) es el segundo de tres hermanos. Creció en un hogar cuyos padres tuvieron como actividad económica la producción textil, y, “cuando parábamos en el instituto me exigían ir a trabajar, entonces tenía que poner botones a las prendas, con una máquina, y hacer recados”, rememoró el nuevo director deportivo del América, quien, tras declarado con síndrome de hiperactividad con déficit de atención, vio en el deporte la mejor actividad para liberar su acumulada energía.

“Entrenaba Judo y baloncesto, y podía ver partidos de todos los deportes. Estudié Magisterio en Educación Física y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en la Universidad Católica de Valencia. Máster en Fútbol, en Investigación y en Análisis del Rendimiento. Además de un post grado en Preparación Física. También, fui árbitro durante 7 años”. En España dejó su hogar, a su hija de algo más de un año y a su esposa en estado de embarazo, para “desarrollar un sueño. Es algo que he estado esperando toda mi vida”. Así define su reto con el conjunto vallecaucano.

¿Tiene garantías para ejecutar su proyecto en el América?

“De momento sí. Podría decir que me encantaría para el año que viene tener una ciudad deportiva, y en efecto, ya están empezando a gestionar los medios. Si pudiera tener un estadio anexo a la ciudad deportiva, sería lo mejor. Si fracaso no podré echar en cara que no he tenido la mejor disposición. Tengo un buen equipo de trabajo en divisiones menores, que esperamos complementar con analistas; no me puedo quejar. Vengo a ayudar a la transformación del América. Para ello tiene mucho que ver la familia Gómez, Marcela Gómez, los entrenadores de las divisiones menores y los entrenadores que vayan pasando”.

¿Cómo quedarán conformadas las divisiones menores?

“Lo primero es que ya se está mejorando la logística; en ‘la Candela’ se están creando nuevos espacios, se está proyectando la construcción de un gimnasio de 1.200 metros cuadrados; las canchas están bastante bien. Y luego, hay que crear un modelo de juego, ya estamos trabajando en ello, desde la academia. He pedido un balón por jugador en todas las categorías y va a haber una formación hacia los entrenadores. En la Sub-20 A estará Jersson González, en la Sub-20 B, Jorge Banguero, Sub-17, Carlos Asprilla, John Freddy Tierradentro en la Sub-15 y en la Sub-14 estará un chico formado en España. En el fútbol femenino estará Andrés Usme, quien además es el director de las divisiones menores, y el coordinador de la academia será Juan Mellado”.

¿Hasta dónde llega su participación en el primer equipo?

“Eso se verá con el tiempo. Ahora estoy ayudando con los ‘fichajes’ que faltan, pero no es solo una decisión mía. También participan los profesores, el presidente ‘Gato’ Pérez y don Tulio Gómez. Luego, se quería un asesoramiento al cuerpo técnico, pero eso se va a dejar para más adelante, porque es difícil cuando hay un cuerpo técnico que ya tiene su metodología de trabajo y no quieren que hagas ciertas cosas porque creen que les puede perjudicar a nivel de cargas. Eso hay que respetarlo. Ellos prefieren hacer las cosas a su manera. Creo que una guerra de egos entre nosotros no sería buena y lo mejor es permanecer con un perfil bajo y respetar la decisión de ellos, siempre y cuando Tulio quiera lo contrario”.

¿En qué puede crecer América tras su participación?

“Eso el tiempo lo dirá. Aspiro a que gane en un modelo, en la creación de una metodología propia y en los diferentes aspectos que engloban la producción como equipo e individualmente. Creo que aquí hay jugadores con potencial para ir a cualquier sitio, falta desarrollárselo. Nuestra idea es trabajar las carencias que tiene el jugador colombiano, para que entiendan el juego como lo hacen en el exterior”.

“Vamos a buscar un tipo de fútbol en el que el balón se saque desde atrás; a implementar algunos conceptos de Barcelona, siendo más vertical. Para ello incide, la familia, la parte académica, el nivel cultural. Entonces, la capacidad de asimilación de nuevos conceptos va a ser superior en los chicos de Barcelona. Sin embargo, en Barcelona es difícil encontrar un chico como Quiñones Saya o con la capacidad de regate de Juan Fernando Quintero. Quiero tener un futbolista que entienda el juego como Xavi o Pirlo, pero a lo mejor para eso hay que esperar a los que ahora tienen 8 años”.

¿Qué se necesita para implementar un modelo similar al de Barcelona?

“Similar en ciertas cosas. Se necesita aprender algunos conceptos. Barcelona tiene 26, desde La Masía, y todos los deben dominar. Espero implementar una gran mayoría de conceptos del Barcelona, pero también, conceptos de contraataque, pueden ser del Madrid de Mourinho, o de defensa como el Atlético de Madrid de Simeone o de la Selección italiana. Vamos a apostar por un modelo completo. Necesitamos que nuestros jugadores crezcan para generarle dinero al club”.

¿Sus conocimientos no le generan la ambición de dirigir al primer equipo?

“De momento no. Aquí hay tanto por hacer y me ilusiona tanto el proyecto que no. Quizás en 5 o 6 años podría decir que mi ciclo se ha acabado y he conseguido lo que quería, entonces, necesito algo que me motive más. A lo mejor, en 2 meses no están contentos con mi trabajo y estaré en mi casa”.

¿Qué concepto le merece el primer equipo del América?

“Estamos en un momento de creación, de reuniones, de desarrollar metodologías y no he podido ver lo que me gustaría para dar un buen concepto. Creo que hay buenos futbolistas en lo técnico y en lo físico, y creo que necesitamos mejorar en lo táctico, pero esa labor no depende de mí. Espero que el cuerpo técnico lo haga muy bien. Mi sensación es que los futbolistas son buenos profesionales”.

¿Usted ha trabajado como representante de jugadores, eso no le genera un conflicto de intereses?

“Hace mucho tiempo representé a dos jugadores profesionales y lo dejé porque no me gustó nada el mundillo. El resto, han sido, asesoramientos de ‘scouting’, trabajos de preparación física y análisis de jugadores, porque generalmente un empresario que representa futbolistas no saben hacer esas cosas. Mi labor era la de asesor en empresas de jugadores, de analista, preparador físico… Y no tengo interés en estar en negociaciones económicas”.

¿Qué características deben reunir el extremo y el delantero que busca América?

“Me gustaría que el extremo que llegue sea un buen centrador, porque Aristeguieta es uno de los mejores cabeceadores de la Liga, entonces necesitamos alguien que le ponga buenos balones y que tenga desborde, capacidad de llegar a la línea de fondo y que además, sea trabajador en defensa. En cuanto al delantero, que marque goles. De momento no tenemos nada más que posibles perfiles.

¿Qué aspiraciones deportivas tiene América en el semestre y en el año?

A mí me gustaría que ganara la Liga, pero creo que es difícil. Habrá que ver cómo ha mejorado el equipo en las próximas semanas. Debo ver entrenar más al equipo para tener mi análisis basado en unos datos fiables. El objetivo mínimo es estar entre los ocho y consolidar un bloque de jugadores que le aporten cosas al América”.