presentado por
Competición
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Copa Sudamericana
  • Colombia B - II
Champions League
Cluj Cluj CFR

-

Slavia P. Slavia P. SLP

-

LASK LASK ASK

-

Brujas Brujas BRU

-

APOEL APOEL APO

-

Ajax Ajax AA

-

Copa Libertadores
Copa Sudamericana
Colombia B - II
Cortulúa Cortulúa COR

-

Llaneros Llaneros LLA

-

Leones FC Leones FC LEO

-

Fortaleza Fortaleza FOR

-

INGLATERRA

Davinson y Tottenham, primer gran reto del United post 'Mou'

Dávinson Sánchez y Tottenham serán el primer gran reto del Manchester United tras la salida de José Mourinho

IAN KINGTON

AFP

Después de unos meses difíciles con el técnico portugués, el equipo de Manchester lleva cinco victorias seguidas y llega a un duro partido en Premier.

El ambiente del Manchester United con José Mourinho no era el mejor. Muchos jugadores, como Paul Pogba, tenían pocos minutos y su rendimiento era bajo. Los resultados y el mal entorno motivaron la salida del técnico portugués. Eso representó un nuevo aire para la plantilla, que tras la llegada de Ole Solskjaer lleva cinco partidos ganados de manera consecutiva.

Después de vencer al Cardiff, Huddersfield, Bournemouth, Newcastle y Reading, afrontará su primer gran reto: enfrentará al Tottenham de Dávinson Sánchez, que está tercero en la Premier League y vive un gran momento goleador.

El duelo de este domingo, por la fecha 20 del fútbol inglés, será el gran atractivo. Por un lado los Spurs tienen la oportunidad de afianzar su lugar en puestos de clasificación a Champions League y, por el otro, el United busca un golpe anímico que no le frene el impulso que trajo el nuevo técnico.

"Tottenham será un indicador para nosotros y ver hasta dónde podemos llegar, es un juego que necesitamos para ganar. Esperemos que el impulso nos ayude a ganar ese partido", afirmó Phill Jones, defensa del Manchester.

Solskjaer: Goles, triunfos y mentalidad

Dávinson Sánchez jugará ante un equipo de gran presente goleador. En cinco partidos ha marcado 16 goles, para un promedio de 3.2 por juego. Como central deberá frenar un ataque que parece desbocado después de sentirse limitado con Mourinho. Rashford, Pogba y Lukaku están imparables, juntos han marcado 10 tantos en esos cinco encuentros, aunque el delantero belga no ha sido titular.

La filosofía de Solskjaer es simple: más balón, más tiros, más goles... igual a más victorias. Y los números lo respaldan, porque siendo ofensivo encontró un mejor rendimiento en defensa que con el del técnico portugués. En sus cuatro partidos por Premier League el equipo bajó el promedio de goles recibidos a 0.7, cuando con Mou era de 1.7. Además subió la porcentaje de posesión, pasó de 52% a 65%. "Más balón, más victorias" y también menos goles encajados.

A todo esto el entrenador noruego, que está como interino hasta final de temporada, le sumó cambio mental. El DT sabía que llegaba a un equipo golpeado desde lo anímico y por eso su primer objetivo fue levantar a la plantilla para que entendieran en que institución estaban y así asumieran los partidos. Pogba fue el gran ejemplo, que pasó de suplente a recobrar su lugar como referente y conductor. Solskjaer optó por llevar a Sir Alex Ferguson a un entrenamiento para que hablara con los jugadores y ayudara en ese proceso.

Davinson, un obstáculo

Las lesiones no han permitido que Tottenham tenga regularidad en su pareja de centrales o incluso use el tridente de la temporada pasada. Esto ha generado que el equipo sufra mucho en defensa y no pueda tener regularidad en sus resultados. Dávinson Sánchez estuvo parte de noviembre por fuera y ahora lo está Vertonghen, por eso el colombiano estará junto a Alderweireld.

La dupla deberá frenar la rapidez de Rashford, la agilidad de Pogba y la fortaleza física de Lukaku, además de las otras variantes del United como Martial, Alexis Sánchez y Mata. Sin embargo, el colombiano cumple con las características para contrarrestar las fortalezas de las individualidades del rival: siendo rápido y fuerte en el mano a mano. Su punto más débil sigue siendo cuando debe salir del área a recuperar el balón, dejando un espacio en su espalda o cometiendo una falta innecesaria, como ante el Chelsea en el último partido por la Carabao Cup donde se llevó una tarjeta amarilla por una acción así.