COPA SUDAMERICANA

Tres claves tácticas para que Junior salga campeón en Brasil

Junior visita a Paranaense este miércoles en la final de Copa Sudamericana. El equipo de Comesaña tendrá que controlar los contragolpes del rival.

AFP

El empate a un gol en Barranquilla pone en igualdad de condiciones a Junior y Paranaense este miércoles en el Arena da Baixada (6:45 p.m.).

"Que la presión en el estadio es fuerte… Nada de eso. Aquí hay es que centrarse en lo futbolístico", asegura Comesaña en la previa de la vuelta a la primera final continental que jugará el equipo de Barranquilla en sus 94 años de historia. El técnico del equipo quiere sacar a sus jugadores de la habitual presión que tienen estas finales y que se enfoquen en lo que mejor saben hacer y los ha llevado a estar a 90 minutos o 120 y penales de festejar un título. Junior llega con cuatro goles en la misma cantidad de partidos como visitante en esta Copa, el regreso de Teo al equipo titular es la principal novedad en Brasil.

Presión alta en la salida del rival

Repetir un partido como el que le jugó Junior a Santa Fe en El Campín por la semifinal será fundamental si se quiere quedar con la Copa. Junior tendrá que evitar que Paranaense salga jugando desde atrás y para eso será importante la presión de Díaz, Jarlan y Teo. Siempre respaldados por Cantillo y Sánchez, quienes tendrán que tapar los espacios e impedir que conecten a Nikao o Lucho González.

La velocidad de los pases de Junior es importante para sacar ventaja en estas recuperaciones altas, en la ida, el equipo de Comesaña tuvo mayor intensidad para ganar los duelos y promedió en 13.2 km/h la rapidez con que realizó los pases para ir al ataque, según Instat.

Doblajes en defensa por los costados

Paranaense es un equipo contragolpeador que utiliza bastante el juego por los costados con jugadores rápidos y con buen pie para ganar los mano a mano. El sector izquierdo es el que mejor réditos les han dado para hacerle daño al rival, es allí donde Marlon Piedrahita y James Sánchez tendrán que estar bastante atentos para evitar que entre Renan Lodi y Nikao jueguen a su espalda y con velocidad les ganen la raya. El respaldo de Luis Narváez por ese sector también será importante.

Piedrahita tendrá que regular sus salidas y aunque jugar adelantado, evitar que le jueguen mano a mano, precisamente por la velocidad de los dos jugadores de Paranaense por ese costado, en la ida salió en 24 oportunidades por izquierda y aunque solo tuvo un centro con éxito, de visitante habrá que tener más cuidado.

Ganar rebotes para controlar contragolpes

Junior tendrá que jugar con sus dos centrales casi como líberos para tener bien distribuidos al resto de jugadores en campo de Paranaense y lograr cazar los rebotes. Al equipo brasileño le cuesta esa parte, aún más cuando son centros que rechazan sin tener quien los respalde, allí pueden aparecer los volantes del equipo colombiano para intentar con remates de media distancia o romper con paredes cortas en espacio reducido. En el Metropolitano, los brasileños perdieron 15 pelotas en su campo que Junior no supo aprovechar para sacar ventaja.