AMÉRICA DE CALI

Fabián Vargas: "Lo del 'Pecoso' es una medida desesperada"

Fabián Vargas, excapitán de América de Cali

Héctor Fabio Gruesso

El mediocampista reveló a AS, que no lo contrataron, porque decidieron ampliarle el contrato a Alejandro Bernal. Y sobre el rechazo de los jugadores a la cinta de capitán, tiró: “falta liderazgo”.

Aurelio José Pascuttini, Luis Eduardo Reyes, Víctor Espinosa, Gerardo González Aquino, Willington Ortiz, Eduardo Pimentel, Freddy Rincón, Alex Escobar, Fabián Vargas… La capitanía del América fue representada por apellidos lustrosos y que irradiaban liderazgo en las canchas del fútbol colombiano y en el exterior. Un abismo separa aquellas épocas en las que el rojo escarlata generaba pasión y orgullo, del momento grisáceo que se vive en la institución y se refleja en el campo, en la falta de conexión de los jugadores, en las derrotas, en las erradas decisiones de sus directivos, en el ausentismo de los aficionados en el estadio.

La indolencia de los jugadores del América, trascendió hasta lo que se vivió el pasado sábado en el Pascual Guerrero, cuando corría el minuto 57, y quien portaba el brazalete de capitán, Alejandro Bernal, fue reemplazado por Carlos Lizarazo. En ese momento, la cinta pasó de mano en mano, en un reconocimiento de que a cualquiera le deslucía. La respuesta del técnico interino en la conferencia de prensa, fue que no vio la acción y que en la plantilla no hay un jugador doliente, de 'hueso rojo' para portar dicha distinción.

Al respecto, y sobre las últimas decisiones del equipo, hablamos con Fabián Vargas (17 de abril de 1980), quien a la espera de firmar con un club, tras terminar su vinculación la pasada temporada con La Equidad, se ejercita en el día, y en la tarde ejerce como periodista en el canal ESPN. El bogotano, uno de los jugadores más laureados de Colombia, celebró con los rojos, tres títulos de Liga, además de la Merconorte; por ello, no haya explicación al porqué le han negado la posibilidad de regresar al equipo donde complementó su etapa formativa y con el que debutó en el fútbol grande, en 1996.

"La verdad, no entiendo por qué me cerraron las puertas de la institución. Desde que el equipo estaba en la B, siempre estuve dispuesto a regresar. Me llamaron en una ocasión, y me tuvieron esperando casi dos meses y por eso, me quedé casi seis meses sin trabajo. Por estar esperando al América, deseché muchas opciones del extranjero y del fútbol nacional. Y el pasado mes de junio, creo que fue la vez que más cerca estuve… dialogué con ‘el Gato’ Pérez (presidente), durante casi tres semanas; sentía que era el momento, porque faltaba un líder, y porque física y futbolísticamente, me siento en condiciones de aportarle al equipo. Lamentablemente no se pudo. Me dijeron que no me llevaban, porque contrataron por seis meses más a Alejandro Bernal, pero cuando se tiene el pensamiento de hacer un proceso, no se contrata por seis meses. Me dolió, pero hay que aceptarlo. No sé quién toma las decisiones en la institución", reveló Vargas en diálogo con AS Colombia.

¿Qué le generó ver que en el América no había quién se pusiera la cinta de capitán?

"Ser capitán no implica solo ponerse una cinta, para ello, hay que tener liderazgo, ascendencia sobre tus compañeros, que te vean como el guía dentro de la cancha, cuando el técnico no puede solucionar ciertas situaciones que ocurren en un partido. Yo vi la situación y entiendo a Jersson González (DT interino del América), porque hay falta de liderazgo en el equipo, y por eso mismo, creo que ninguno se atrevía a ponerse la cinta".

Parece algo irreal, por todo el esfuerzo que generaba jugar en América en otrora, y más, ser el capitán

"Total. Ser el capitán del América no es solo llevar una cinta, implica muchísimo más, genera una responsabilidad grandísima. El liderazgo no se impone si no que se gana y creo que las personas te siguen por lo que haces y no por lo que dices, y los que llegamos a ser capitanes en la mejor época del equipo fue porque nos lo ganamos. Y ahora es muy triste ver esa situación. Cuando vi a Bernal como capitán en los partidos amistosos, no entendí por qué le habían dado el brazalete a él. No sé qué tanta ascendencia tenga él en el equipo, pero anteriormente, era mucho más difícil ser capitán, porque la camiseta del América no se la ponía cualquiera".

Usted fue el capitán en la primera era del ‘Pecoso’ Castro en el América, ¿cómo asume su vuelta a la dirección técnica del equipo?

"Siento que es una medida desesperada. No sé quién esté tomando las decisiones en el equipo, pero siento que están pensando en la inmediatez, en calmar un poco las aguas, porque Fernando es una persona con más de 32 años dirigiendo, y ha mostrado que sus momentos en los equipos no son de procesos largos. Generalmente, los grupos, reaccionan cuando las cosas están mal, pero cinco meses después, la mayoría de los jugadores quieren renunciar a las instituciones. Los procesos que él inicia, terminan cortándose. Por eso siento que quien está tomando las decisiones en el equipo, está pensando en lo inmediato".

Cuál fue la clave del ‘Pecoso’ en las temporadas anteriores con América, principalmente en 2003, cuando avanzaron hasta la semifinal de la Libertadores.

"Teníamos un grupo con un nivel altísimo, y eso generaba que los que estaban jugando con más regularidad no se relajaran, y esa competencia sana hizo que el nivel colectivo e individual creciera. El éxito de nosotros en esos momentos, fue la unión de los jugadores, para soportar muchas situaciones complicadas. La mayoría llevábamos muchos años en la institución y nos conocíamos casi que de memoria".

Giovanni Hernández alguna vez nos comentó que los jugadores que se han preparado como entrenadores, generan recelo.

"Giovanni también me lo dijo cuando estaba terminando su carrera, y yo creo que sí. Empieza a crearse un recelo y una envidia por parte de los técnicos, que se muestran preocupados porque puede llegar alguien con ideas diferentes".

0 Comentarios

Normas Mostrar