BENEVENTO 2 - JUVENTUS 4

Cuadrado jugó 58 minutos en el triunfo de la Juventus

Un hat-trick del argentino Paulo Dybala, con dos penaltis, salva a la Vecchia Signora en el estadio del colista. Allegri hizo nueve cambios pensando en el Madrid.

0
Juan Guillermo Cuadrado pelea un balón con Sandro Raniere en el juego Benevento vs. Juventus.
CARLO HERMANN AFP

Una victoria mucho más sufrida de lo esperado para la Juventus, ante un Benevento tan desesperado en la clasificación como valiente con el líder. Los de Turín sufrieron bastante para tumbar al colista de la Serie A: Allegri, pensando en el Madrid y también en el cansancio que su once evidenció en los últimos partidos, hizo nueve cambios en su once titular. Se quedaron fuera Buffon, De Sciglio, Barzagli, Chiellini, Asamoah, Khedira, Bentancur, Douglas Costa e Higuaín.

El colombiano Juan Guillermo Cuadrado, que había regresado después de una lesión el pasado 31 de marzo ante el Milan (juego en el que marcó un gol), jugó 58 minutos y tuvo un partido aceptable. Perdió un gol y dio la asistencia para el primero del argentino Paulo Dybala.

Tras un cambio de juego de Alex Sandro y un pase atrás de Cuadrado, Dybala dio un remate de zurda imparable para Puggioni. Sin embargo, el Benevento, con orgullo y juego, se volcó al ataque, logrando empatar con Diabaté, que empujó entre palos un centro de Guilherme después de un paradón de Szczesny.

La Juve sufría, pero tras un gol anulado a Mandžukic (que golpeó el balón con la mano mientras caía) justo segundos antes del descanso volvieron a adelantarse. Hizo falta la intervención del VAR, que señaló una falta de Djmsiti a Pjanic en el corazón del área: Dybala lanzó la pena máxima, y no falló.

El Benevento no se rindió, y en el arranque de la reanudación volvió a empatar con Diabaté, esta vez con un cabezazo tras un córner. La zaga bianconera no encajaba dos goles en un partido desde noviembre, y llevaba seis jornadas imbatidas fuera de casa.

Allegri cambió el rumbo del partido metiendo a Higuaín, Douglas Costa (que entró por Cuadrado) y Khedira. El Pipita forzó un penalti por un contacto con Viola (algo dudoso) del que se volvió a encargar Dybala, completando su hat-trick y llegando a 25 goles en este curso, su récord.

El brasileño, por su parte, remató la faena con un golazo, culminando una gran jugada personal con una imparable rosca zurda. Un triunfo duro, sin una gran actuación, pero fundamental: la Juve, ahora, marcha con 7 puntos de ventaja sobre el Nápoles, que mañana recibirá al Chievo. Y puede viajar a Madrid tranquila.