En Turín quiero ver el Madrid de París

El martes nos dejaremos de bla, bla, bla. En Turín se reedita nada menos que la final de Cardiff. Pero la Juve, a dos partidos, impone mucho respeto. De hecho, en eliminatorias siempre nos acaban enviando a la lona. Menos mal que en las finales siempre imponemos nuestro galones (Séptima, Duodécima...). No se fíen de los italianos. Piel de cordero como estrategia emocional para luego dar donde más duele. Recuerden cómo eliminaron en este mismo cruce al Barça hace un año. Messi, Luis Suárez y Neymar ni la olieron. Allegri impone un sistema férreo de marcas, con una presión atosigante que permite arriba a Dybala, Higuaín y Douglas Costa hacer la guerra con armas bastante destructivas. Menos mal que el martes faltarán los sancionados Pjanic (su Modric) y Benatia (su Varane). Eso les hará más reservones, pero en las contras irán como balas. Zidane, que se conoce la Juve como el patio de su casa madrileña de Conde de Orgaz, lo sabe y ya habrá preparado un sistema alternativo de ayudas para que Ramos, Varane, Carvajal y Marcelo no sufran en exceso.

En realidad, la táctica pasa por poner a los chicos por vídeo el partido de París con el PSG y decirles que repitan la misma actitud, aunque cambien algunos nombres. Creo que esta vez Isco entrará en el once inicial, y más después de sus dos exhibiciones con España ante dos campeonas del Mundo (Alemania y Argentina). Casemiro, Modric y Kroos son intocables, por lo que creo que en esta ocasión Lucas Vázquez y Asensio, enormes en París, serán los revulsivos de la segunda parte. Arriba jugarán Benzema y Cristiano. Yo hubiera preferido al galés al lado de CR7. Gareth, desde la suplencia, ha cambiado el chip y está enorme. Pero Karim goza de la confianza absoluta de Zizou y quizás el tiempo le dé la razón al míster en forma de una actuación que incluya, por fin, goles. No obstante, el Madrid tiene a Cristiano 'on fire' y eso es suficiente. Lo sabe Buffon, que ya ha mordido varias veces de impotencia sus guantes cuando le ha tocado hacer frente al ganador de los últimos Balones de Oro. El Madrid de París podría con esta Juve sin necesidad de esperar a la vuelta en el Bernabéu. El equipo está enchufado y rápido. Pero insisto, son italianos. No se fíen de los bianconeri...