Superliga

'Gambeta': Por un gol a Nacional en Medellín casi pierdo un ojo

Si la historia se repitiera y tuviera la opción de jugar un clásico Nacional y Millonarios, Carlos Enrique ‘La Gambeta’ Estrada, no le celebraría un gol a la hinchada del verde en Medellín.

Gambeta Estrada recuerda el gol ante Nacional en el Atanasio de Medellín

A propósito de la final de la Superliga este miércoles en Medellín entre Atlético Nacional y Millonarios, hablamos con un referente del cuadro Albiazul del título del 88, como Carlos Enrique ‘La Gambeta ’Estrada’, que en ese año le marcó al cuadro paisa en el Atanasio Girardot y al mejor arquero del momento René Higuita, el gol más bonito de la historia de los Nacional – Millos.

Lo que significó ese gol: “Sin lugar a dudas ese gol fue el referente por el cual se ha recordado siempre a ‘La Gambeta’ Estrada, porque no fue solamente la jugada, o el gol como tal, fue porque le hice el gol a Nacional y al mejor portero del país en ese momento, René Higuita”.

Fue el mejor gol de su carrera: “Yo considero que sí fue el mejor gol de mi carrera, además tengo varias anécdotas porque salí lastimado de un ojo, porque me pegaron con una pila cuando fui a celebrar el gol, también porque no fue elegido el gol de la fecha, pero si fue del mes y del año, y ese día perdimos 3 -1, todo eso generó ese gol”.

La celebración en la tribuna rival: “Más que irrespetuoso era peligroso ir a celebrar a la tribuna contraria, porque estábamos de visitantes, ante una hinchada como la paisa que son tan regionalistas y acérrimos hinchas de sus equipos. Me acuerdo que yo voy y lo celebro, sin irrespeto para nada, pero es normal que el contrario reaccione de esa forma; si tuviera la oportunidad de jugar hoy en día, no lo celebraría de esa forma”.

La pila en el ojo: “Ese detalle también está en los recuerdos porque casi pierdo el ojo, de hecho me decía el médico que si no me hubiera hecho ver tan rápido, estuviera tuerto en estos momentos”.

Los partidos en esa época eran muy calientes: “Los duelos Millonarios Nacional eran calientes porque éramos equipos muy buenos; Millonarios tenía un grupo de jugadores en donde la mayoría éramos reconocidos, éramos figuras, caso Sergio Goycochea, Mario Vanemerak, Eduardo Pimentel, Oscar Juárez, La ‘Gambeta’ Estrada, el maestro Arnoldo Iguarán, habíamos vestido la camiseta de la selección Colombia y Nacional era la base de la selección, jugadores estrellas como Rene, Andrés Escobar, Leonel, Chicho, Tréllez, entonces se tornaba de alta intensidad, nerviosismo, estrés y dentro del terreno de juego siempre se expresaba una gran actitud futbolística, incluso un poco de pelea, de ese riesgo que se toma cuando hay dos equipos que quieren ganar”.

Esos goles se sueñan: “Siempre uno sueña con hacer el gol del año, el gol del siglo, el gol de la fecha, pero en estos casos uno nunca los práctica como si fuera uno de tiro libre o de penal, pero ya en acción de juego es la iniciativa, la creatividad, el talento que exprese el jugador en el momento de ejecutar la acción”.

El gol fue una genialidad de juego: “Yo tenía la capacidad y la habilidad de manejar el balón en su rodar por el terreno de juego, tanto en el suelo como en el aire; todos los días me ponía a hacer tonterías con el balón, hacia 31 con la cabeza, pararla con el pecho, darle besitos al balón pero más como ejercicios de motivación, de calentar, pero no pensé que en determinado momento fuera a hacer uso de esos recursos en pleno partido y ante un equipo como Nacional que es de los grandes”.

Con todo y gol pero se perdió el partido: “Ese día empatamos mediante ese gol mío y luego tuve que salir por el golpe de la pila en el ojo, ya que tenía mucha irrigación sanguínea en el ojo, no veía nada y tuve que salir y ya Nacional nos hizo el segundo y el tercer gol, sin embargo ese año salimos campeones y ellos subcampeones”.

El duelo de este miércoles: “A mí me parece que Millonarios esta consolidando un equipo en todas sus líneas, dándole continuidad a una estructura que inicio el año pasado el profesor Russo y por ende que dio resultados. Contra Nacional siempre han sido clásicos desde que nosotros jugábamos, íbamos allá con la convicción de que éramos un equipo grande, que esa camiseta era respetada y que de la misma forma enfrentábamos y encarábamos los compromisos”.