Un día libre para faltar a la oficina

Un día libre para faltar a la oficina

En la web oficial del club se anunciaba a media tarde del domingo, horas antes de jugarse el Celta-Real Madrid, que el equipo de Zidane tenía cita este lunes en Valdebebas para entrenarse a partir de las 11:00 horas. Lo normal a sólo dos días de un partido oficial, aunque sea ante el Numancia y con un 0-3 en la ida. Pero tras el fiasco de Balaídos (un empate que supo a derrota) los ánimos del vestuario estaban tan calentitos que Zizou optó por darles el día libre. “Váyanse a sus casas y limpien sus cabezas”, imagino que vino a decirles con su flema marsellesa. He hablado con muchos veteranos ilustres estos últimos veinte años y los hay que opinan que en medio de la tormenta esa es una buena medida. Pero otros dicen que esa condescendencia con el grupo te quita autoridad y acaba consiguiendo que los jugadores se entreguen al libre albedrío.

Me alineo más con la segunda corriente de opinión. Cierto que la mesura de Zidane con sus hombres, su poder de seducción y esa sonrisa que tantos conflictos ha apagado le han dado réditos sobrados como para decirle amén. Pero cuando los resultados deslegitiman el flower power habrá que ponerse firme y explicarle a la tropa que no estamos para bromitas ni para descansos desguionizados. Si usted ha tirado la Liga de mala manera, toca entrenarse más fuerte que nunca para ganar como sea la Champions y la Copa del Rey. No somos niños...

0 Comentarios

Normas Mostrar