Fútbol

Seba Pérez: Quiero volver bien a Boca, mi sueño es el Mundial

El volante colombiano está en la etapa final de su recuperación y se ilusiona con retomar el nivel que lo llevó al campeón de Argentina y a la Selección. Habló en exclusiva con Diario AS.

Buenos Aires
0
Seba Pérez: Quiero volver bien a Boca, mi sueño es el Mundial

El 6 de abril será recordado por Sebastián Pérez como el peor día de 2017. En una jugada durante la práctica matutina con el plantel de Boca Juniors, Wilmar Barrios cayó sobre su pierna izquierda y el antioqueño salió inmediatamente del entrenamiento. El dictamen médico fue el que ningún jugador quisiera escuchar en su carrera: rotura de ligamentos cruzados.

Más de cinco meses han pasado desde ese día que sentenció su ausencia en las canchas. Ya se encuentra en la última parte de la recuperación, a la cual se encuentra consagrado con el objetivo de retomar el nivel que lo llevó a ser considerado uno de los mejores centrocampistas del continente.

El volante recibió a AS Colombia en el complejo de entrenamiento xeneize para hablar en exclusiva sobre su proceso de recuperación, la actualidad de los colombianos del plantel, su visión del Atlético Nacional en la distancia y su sueño Mundialista.

¿Cómo va la recuperación hasta este momento?

Muy bien, ya en la recta final de la recuperación, dentro de poco ya haré trabajos en la cancha. Muy feliz porque veo muy cercano el poder volver a jugar y participar de los partidos.

¿En lo emocional cómo ha transitado estos meses fuera de las canchas?

Lo más importante es estar muy cerca de mi familia, pasar mucho tiempo con ellos, que quizás con los viajes y concentraciones cuando uno está jugando se pierde mucho tiempo con ellos. Creo que lo he aprovechado mucho y me he aferrado mucho a eso.

En este proceso de recuperación, ¿qué papel han jugado los otros colombianos que están en el plantel?

Siempre están pendientes con un chiste, una sonrisa, me hacen pasar muy bien, sentir muy bien. Nos juntamos fuera de la cancha a cenar, a estar en alguna casa y me hacen más llevadero todo.

Hace 16 años que Boca no tenía tantos colombianos en su plantel. Hoy son cuatro, y todos muy queridos por la hinchada. ¿Cómo viven esa situación?

Desde que llegamos nos hicieron sentir ese cariño gracias a los anteriores colombianos que jugaron en el club que han dejado una muy buena imagen, una muy buena huella y la gente siempre recordó eso y nos lo hacen sentir. Cuando llegamos nos demostraron mucho apoyo y hoy lo están viviendo los muchachos (Wilmar Barrios, Frank Fabra y Edwin Cardona) cuando juegan, sienten que la gente siempre les da la felicitación y les agradece porque se entregan al máximo en la cancha.

¿Cómo toman la constante comparación con el grupo de colombianos que hizo historia en Boca a fines de los 90? ¿Es una motivación o una presión?

Ya lo que pasó, pasó. Ellos hicieron su historia acá, ganaron muchas cosas, pero esto es una nueva época, el fútbol ha cambiado mucho. Ellos hicieron algo increíble, estuvieron en la época dorada de Boca. Nosotros obviamente quisiéramos repetirlo, pero no nos presionamos con eso, simplemente vivimos el día a día. Tuvimos la oportunidad de ganar un título y seguramente el objetivo principal será ganar la Copa Libertadores el otro año.

¿Ha hablado con Andrés Ibargüen (ex compañero en Atlético Nacional) desde su llegada a Argentina?

Sí, hablé un par de veces con él y estaba contento por venir a Racing, que es un gran club también, y esperando que pueda tener minutos para que demuestre lo bueno que es. En Nacional lo demostró, fue parte fundamental de la Libertadores y seguramente acá (en Argentina) con confianza hará lo mismo.

Se ha hablado mucho del tema de la adaptación de los jugadores extranjeros al fútbol argentino a raíz del caso de Ibargüen en Racing. ¿Qué tan difícil es y qué es lo que más cuesta?

El fútbol acá es muy intenso, es diferente. En Colombia es muy técnico, de pronto un poco más pausado. Jugadores como Ibargüen son de tener la pelota, de transportarla, y acá ya tenés dos o tres jugadores encima y se hace más complicado. Quizás por eso lo están aguantando un poco para que vaya sintiendo ese roce y que después pueda despegar y ser figura en el equipo.

¿Cómo ve a la Selección a dos fechas de terminar la Eliminatoria?

Muy bien, estamos en este momento en el Mundial, dependiendo de ganar un partido para ya estar en Rusia y seguramente los muchachos van a ir con esa motivación. Creo que no todos los días se juega por el paso a un Mundial. Venimos haciendo muy bien las cosas, cada uno en su club viene demostrando lo grandes jugadores que son y ojalá que en la Selección también lo puedan demostrar en conjunto y que podamos ganar. Lo más importante es ganar porque sabemos que no se va todos los días a un Mundial.

¿En su proceso de recuperación ha hablado con José Pékerman?

Sí, cuando me lesioné hablé con él, me envió dos mensajes de aliento con el preparador físico. Con algunos asistentes también he tenido la oportunidad de hablar, han estado muy pendientes.

¿Al final de la recuperación considera que puede llegar a ser tenido en cuenta por Pekerman para el Mundial?

Siempre está esa motivación, siempre está ese sueño. Si Dios quiere me voy a recuperar siete u ocho meses antes del Mundial, entonces espero poder pelear un puesto. No es fácil porque hay jugadores que vienen haciendo muy bien las cosas y hay muchísimos jugadores en esa posición. Seguramente si tengo la oportunidad de jugar y demostrar, voy a estar en la pelea. Al final se decidirá si voy o no al Mundial, pero la pelea la quiero dar y sé que un Mundial no se juega todos los días. Espero poder jugar y ser importante para que me puedan dar esa oportunidad.

¿Estando en Argentina ha seguido la actualidad de Atlético Nacional?

Sí, siempre veo los partidos por Internet.

¿Cómo ve el proceso que llevan ahora con Juan Manuel Lillo?

Bien, ahora hay un cambio, llevan pocos partidos. La verdad es que los jugadores están muy a gusto con el cuerpo técnico, les parece que tienen una metodología y una idea de juego muy buena que les gusta, una forma de entrenar que también les ha gustado mucho y seguramente con el pasar de los días y los meses se van a sentir mucho más afianzados y van a mostrar un mejor fútbol.

¿Cómo explica el bajón en los resultados que tuvo el equipo, que derivó en un éxodo de jugadores y cuerpo técnico?

Es normal. En un equipo cuando gana cosas como Nacional, que ganó la Libertadores y varios torneos locales, es normal que después los jugadores se vayan, que aparezcan nuevas oportunidades y se va desarmando el equipo. Después cuando llega un entrenador nuevo es cuestión de conocerlo, de darse un tiempo. Muy difícilmente desde el principio te salga todo bien porque es muy complicado, pero seguramente con más entrenamientos y el pasar del tiempo se van a sentir mucho mejor.

Hace poco en otra nota para un medio argentino le preguntaron por Pablo Escobar. Como colombianos, ¿cómo manejan ese estigma de que a Colombia siempre se lo relacione con ese personaje?

Lastimosamente eso fue algo que marcó la historia de Colombia y te lo recuerdan donde vayas. Así como quizá los musulmanes que no son terroristas, vayan donde vayan en el mundo les van a decir terroristas así no lo sean. Pero debemos pagar ese precio de la historia nuestra. Simplemente decimos que no nos enorgullece para nada lo que pasó ni ese personaje, pero ya solamente aguantar, contar lo que desde el punto de vista nuestro y de nuestras familias se vivió; pero para nada decirles que es un héroe ni nada por el estilo.

¿Sienten que ustedes con su fútbol y figurando en un equipo grande como Boca contribuyen a el cambio de imagen del país en el exterior?

Sí, obviamente todos queremos que vean a Colombia desde otro punto de vista por su gente, por sus paisajes, sus lugares lindos, por el fútbol también, los deportistas que en otras disciplinas que dejan huella en el mundo y que hacen grandes cosas. Queremos obviamente cambiar la imagen del país y creo que lo estamos logrando porque ya donde va la gente conoce a Falcao y a James Rodríguez, Mariana Pajón es la mejor en su disciplina, también Caterine Ibargüen, Nairo, Rigoberto… Entonces es muy importante para Colombia que sus deportistas salgan adelante y dejen el nombre del país en alto.

¿Cuál es el desafío más grande que tiene a corto-mediano plazo?

El más rápido es recuperarme muy bien para no recaer en la lesión porque muchas veces cuando uno se apura es muy posible que se recaiga. Quiero estar muy bien físicamente cuando pueda volver, ya sea en diciembre o en enero, y que pueda pelear un puesto para poder ir al Mundial.