presentado por
Competición
  • Copa Sudamericana
  • Colombia B - II
Colombia B - II
FINALIZADO
Bogotá FC Bogotá FC BOG

2

U. Popayán U. Popayán UPO

0

FINALIZADO
Llaneros Llaneros LLA

2

Orsomarso Orsomarso ORS

0

FINALIZADO
Quindío Quindío QUI

0

Depor FC Depor FC DFC

4

FINALIZADO
Deportivo Pereira Deportivo Pereira DEP

1

Leones FC Leones FC LEO

1

FINALIZADO
Cortulúa Cortulúa COR

1

Real Cartagena Real Cartagena REC

0

BARCELONA

Preocupación: este Barcelona no tiene defensa

Preocupación: este Barcelona no tiene defensa

Rodolfo Molina

DIARIO AS


Barça cometió alineación indebida en la ida de la Copa del Rey

A sólo unas horas del cierre del mercado, el Barça se esfuerza en reforzar su debilitado ataque tras la espantada de Neymar. Después de fichar a Deulofeu (12 millones), Paulinho (40) y Dembélé (pueden llegar a ser 145 por las variables), sigue empeñado en Coutinho y, si puede, luchará hasta por Di María. Sin embargo, quizás tanto estrés no le haya dado para reparar que en defensa continúa arrastrando un problema serio: sigue demasiado corto. La llegada de Semedo (30,5 millones), suplente en la Supercopa de España y en Mendizorroza frente al Alavés, no ha solucionado nada. Tal es el problema que Mascherano (33 años), mediocentro de nacimiento al que en un principio se quería vender este verano para fichar a Íñigo Martínez, será el tercer central esta temporada por detrás de Piqué y Umtiti. Y no es sólo eso: el cuarto defensa de la plantilla será Vermaelen (31 años), que ha arrastrado mil lesiones, se fue hasta cedido (Roma) y sólo ha disputado 1.344 minutos de azulgrana desde que fichó en 2014 por 19 millones de euros.

El problema real en defensa de este Barça nació con las salidas de Abidal (2013) y Puyol (2014), que junto a Alves y Piqué formaron una zaga memorable en la Belle Époque culé. Una realidad a la que el club no ha sabido dar respuesta. Desde la temporada 2014-15 el Barça se gastó unos 830 millones de euros (cifra estimada con lo que se dejará hasta este 1 de septiembre) y únicamente Umtiti y Alba se han consolidado en defensa. Desde entonces intentaron sin éxito hacerse con un hueco Douglas, Mathieu, Vermaelen y Digne, como ya habían hecho antes con Guardiola con Chrygrynski, Henrique y Martín Cáceres. Mascherano sí fue una apuesta que le salió bien al club para poner el sistema defensivo a la altura del ofensivo, pese a que su reconversión en defensa le jugó malas pasadas, mientras que Maxwell y Adriano cumplieron sin llegar a ser indiscutibles.

En todos estos años el Barça, pese a los problemas atrás, se ha empeñado en reforzarse en las demás líneas, donde también ha habido claroscuros (desde Song a Arda, pasado por Alcácer). Con la gran idea de juntar a la MSN se taparon muchas carencias en la retaguardia a base de goles, aunque se tomaron decisiones difíciles de justificar que ahora han dejado a la defensa en pañales. La salida de Alves, sea de quien fuere la culpa, ha hecho mucho daño. Luis Enrique ya tuvo que hacer de Sergi Roberto un lateral muy válido en ataque pero con achaques en defensa. Valverde, ahora, ha llegado a poner a tres laterales derechos diferentes (Aleix, Semedo y Sergi Roberto) en este arranque de temporada.

Aun así, con este déficit atrás que ha obligado incluso a Busquets a tener que jugar de central o incluso a los técnicos a tener que cambiar el habitual 4-3-3, el Barça se ha permitido el lujo de prescindir de defensas como Bartra, Montoya o Fontàs, que aunque podrían formar perfectamente parte de la plantilla del Barça actual, ahora son titulares en el Dortmund, Valencia y Celta respectivamente. A ellos, se ha unido ahora Marlon, otro de los valores de la cantera que más opciones tenían de quedarse esta campaña y que, por contra, ha tenido que aceptar una cesión al Niza. Con los jugadores que hay ahora, Sergi Roberto, Piqué, Umtiti y Alba formarán, presumiblemente, la defensa titular del Barça de las grandes noches (dos partidos de Liga sin encajar). Semedo, Mascherano, Vermaelen y Digne quedan como la alternativa. Ya veremos. Lo innegociable para el club es remendar con Coutinho, el Plan B, C o D los 35 millones dilapidados en André Gomes o los 34 de Arda...