América vs. Junior

Niche Guerrero, de indiferencia en América a estrella en Junior

“A los títulos con América no les doy la misma importancia que al que logré con Junior en el 1993”, cuenta Miguel Ángel Guerrero. 34 goles en el citado año. Campeón con los rojos en el 90 y 92.
Junior - Boca en vivo online: Fecha 5, Copa Libertadores 2018

Cali
0
Niche Guerrero, de indiferencia en América a estrella en Junior

“Ya matamos el tigre, no nos vamos a asustar con la piel”, insistía Francisco Maturana en el camerino visitante del Metropolitano de Barranquilla. Estupor en las tribunas. América se había ido al entretiempo arriba en el marcador. “Fue un pase del ‘Palomo’ Usuriaga y yo clavé un zurdazo”, rememoró Alex Escobar, autor del gol con el que se abrió la cuenta y que coronaba como campeones al equipo vallecaucano.

Reconoce ‘el Niche’ Guerrero que ellos, los jugadores, liderados en el campo por el ‘Pibe’ Valderrama, eran los principales responsables de que América hubiera subido el primer gol al marcador. “Fue una desobediencia al ‘profe’ Comesaña, porque él nos mandó a esperar al América, ya que América tenía jugadores muy veloces en la parte de arriba. Nosotros hablamos con ‘el Mono’ (Valderrama) y dijimos que no teníamos equipo para esperar a nadie, sino para atacar, por eso, salimos a presionar arriba; convencidos de que si ellos nos hacían dos goles, nosotros les íbamos a hacer tres”, rebobinó ‘el Niche’.

Esa noche del 19 de diciembre de 1993, fue la noche del ‘Niche’. El exjugador del América, logró el empate y luego puso adelante en el marcador a los ‘tiburones’, que en el primer tiempo habían fallado un penalti lanzado por Iván René Valenciano -lo tapó Óscar Córdoba-. Wilson Pérez anotó para los rojos el empate, de penalti. Y en la agonía del partido, ya cuando en el Atanasio Girardot, Medellín celebraba el campeonato, Valderrama conectó un balón para Mackenzie, quien con frialdad eludió a Córdoba e hizo explotar el alborozo en Barranquilla. ¡Junior Campeón!

Ad portas del enfrentamiento entre Junior y América, por la tercera jornada de la Liga Águila, ‘el Niche’ Guerrero recordó la consecución de la memorable tercera estrella del Junior, y su notable temporada.

¿En América no le dieron el protagonismo que tuvo en el Junior?

“Tuve muy poca oportunidad en el América. Era un equipo de muchas luminarias, de jugadores de mucho nivel, sin embargo, yo estaba a la par de muchos jugadores y pese a ello, tuve muy pocas oportunidades”.

La sociedad con Valderrama…

“En ese entonces, solo se hablaba de fútbol en las concentraciones. No existían los celulares, ni la tecnología. Siempre manteníamos planeado la manera cómo íbamos a atacar al rival. Independientemente de lo que definiera el técnico Julio Comesaña, nosotros siempre estábamos pensando cómo le íbamos a dar la cabeza al rival, y siempre se nos daban los resultados”.

El estudio del rival en la final…

“Ellos (América) tenían jugadores un poco lentos en la defensa: John Jiménez y Jorge Bermúdez, eran jugadores fuertes en la marca, pero daban algunas ventajas, porque no eran rápidos”.

Se van al entretiempo perdiendo, ¿qué les dice Comesaña?

“Nosotros tuvimos una desobediencia con Comesaña, porque él nos mandó a esperar al América, ya que América tenía jugadores muy veloces en la parte de arriba. Nosotros hablamos con ‘el Mono’ (Valderrama) y dijimos que no teníamos equipo para esperar a nadie, sino para atacar, por eso, salimos a presionar arriba; convencidos de que si ellos nos hacían dos goles, nosotros les íbamos a hacer tres. En el entretiempo, Comesaña solo dijo: ‘ustedes tomaron la decisión de ir a presionar y vamos perdiendo, entonces, hay que darle la vuelta’. Salimos convencidos y aunque no fue fácil, porque estábamos frente a uno de los mejores equipos del América en todos los tiempos, logramos el resultado”.

¿Cómo vivieron los últimos minutos del partido?

“Fueron de mucha incertidumbre. Estábamos empatados, pero no queríamos perder, porque con el empate lográbamos un cupo a la Copa Libertadores. Sabíamos que Medellín se estaba coronando campeón, pero no nos desesperamos. Por fortuna llegó el gol de Mackenzie, al minuto 94 y allí finalizó el partido y logramos el título que nos propusimos al comienzo del campeonato”.

¿Es el título que más recuerda?

“Realmente sí, porque fue el título en el que más jugué y le aporté a mi equipo con goles. En América había sido campeón en el 90 y el 92, pero estando en la tribuna. Son títulos que tengo allí, pero no les doy la misma importancia que al del 93, donde fui protagonista. Anoté 2 goles en la final, llegué a 34 en toda la temporada y fui el goleador del campeonato, fue muy bonito. Infortunadamente, fue frente a mi equipo, el América, el que me dio la oportunidad de llegar al protagonismo”.

¿Cuál fue la reacción de los entonces dueños del América?

“Ellos no me querían dejar ir con opción de compra, porque sabían que yo tenía mucho potencial, aunque los técnicos no me dieron muchas oportunidades. Junior forzó el préstamo con opción de compra, anoté 34 goles, Junior hizo uso de la opción de compra y me tuve que quedar en Barranquilla”.

¿Y la celebración?

“Tuvimos una celebración como se merecía. Junior tenía 13 años sin ser campeón y lo logramos con un gran equipo, con casi todos los partidos con el estadio lleno. Y la celebración fue espectacular. Los Char tiraron la casa por la ventana”.

¿Hubo muchos premios para el goleador?

“Muchos premios. Llegaron muchas cosas y luego se dio el paso al Bari de Italia”.

¿Qué prevé para el partido del jueves?

“Que sea lo que Dios quiera. Yo soy hincha del América, y quiero muchísimo al Junior. Cuando se enfrentan estos dos equipos, es un momento duro para mí, porque estoy en la mitad. Junior me dio continuidad y América fue el equipo que me formó”.