COPA LIBERTADORES

Mao y David: "Ojalá se pueda igualar y superar lo del 2003"

Los dos ídolos del Medellín recordaron la histórica campaña hace 14 años en la Libertadores y al equipo que conquistó al continente con buen fútbol.

Medellín
0
Copa Libertadores

Ya vivieron el sueño de regresar para regalarle la sexta estrella a Independiente Medellín. Ahora, Mauricio Molina y David González fijan su meta en la Copa Libertadores, pues en el 2003 el sueño de reinar en América se escapó por muy poco.

Ambos están en un momento diferente de su carrera. Pero el camino que esta noche inicia el DIM frente a River Plate los lleva a recordar esa buena fase de grupos que hicieron frente a Boca Juniors, Barcelona y Colo Colo. Y también los invita a cerrar un asunto que tienen pendiente: jugar una final continental.

“Este un sueño nuevo. Eso (la Libertadores del 2003) se me viene a la mente todos los años, independientemente de lo que estemos disputando. Son recuerdos lindos que uno tiene en el fútbol”, expresó David.

Para Mao, el ‘Poderoso’ no podría poner en marcha su sueño en un mejor marco. Enfrentarse a un grande de América ensalza aún más esa idea de poder conseguir una hazaña con la guía de un argentino, la magia de Quintero y la aplicación de todo el plantel.

“Motiva enfrentar la Libertadores. No la juego hace muchos años y verme otra vez acá, con Medellín y ante un partido especial, me llena de alegría e ilusión. Tenemos un buen equipo y estamos en buen nivel. Estoy seguro que ante River haremos una buena presentación”, sostuvo el volante.

Más allá de esas primeras sensaciones, para los dos ídolos rojos empezar con pie derecho el camino en la Copa es la prioridad. Sin embargo, ninguno deja de fantasear con la posibilidad de experimentar otra semifinal, como sucedió en 2003 tras dejar en el camino a Gremio y Santos.

Esta es una historia nueva que empezamos a escribir. Ojalá se pueda igualar y superar también lo del 2003, pero todos los torneos y partidos son distintos”, dijo el guardameta, que ya no es el juvenil de aquella época.

Mao, por su parte, se alimentó de ese capítulo glorioso del Decano en el que sus goles sacudieron a todo un país que hinchó por ese elenco de David Montoya, Amaranto Perea, Choronta Restrepo y Tressor Moreno, entre otros.

“Recuerdo el buen rendimiento de esa Libertadores y que estuvimos a un paso de jugar esa final con Boca. Me ilusiona poder volver a estar en un equipo que le guste a toda América. Jugábamos muy bien y éramos jóvenes con hambre y deseo de gloria. Aspiro a poder vivir lo mismo en otras etapas de mi carrera. Este equipo me da mucha esperanza de volver a repetir lo del 2003”, expresó el mediocampista.

En medio de toda esa alegría que les generan esos recuerdos, el nivel de DIM de Zubeldía y poder hacer parte una plantilla que tiene ganas de hacer historia en el continente, los dos referentes coinciden en señalar que el duelo de esta noche (7:00 p.m.) en el Atanasio Girardot necesita de la mejor versión de todos para dar un primer gran golpe.

Al 20 poderoso no le convence esa versión que dicta que llegan mejor por haber disputado 11 partidos y ser líderes: “La Copa no se juega igual que la Liga… hay que ganarla con garra, personalidad, determinación y deseo de gloria”.

González subraya que no basta con tener un entrenador que conoce bien a River y que lo ha enfrentado muchas veces, pues a la hora de enfrentar el partido “eso pasa a un segundo plano y se trata de cómo podemos resolver situaciones en la cancha”.