Fútbol Mexicano

Torrente: el discípulo de Bielsa vuelve a México luego de 20 años

Perfil del nuevo técnico de León. Es argentino, tiene 47 años, comenzó su carrera en Atlas con 'El Loco' en la década del 90 y nunca ha sido campeón.

Javier Torrente, ex-DT de Once Caldas y nuevo técnico de León: el discípulo de Bielsa que vuelve a México después de 20 años
Mauricio Alvarado Colprensa

Temperamental, metódico y paternal. Así es Javier Torrente, el entrenador que deja el Once Caldas de Colombia para dirigir al León de México.

El argentino regresa al país en el que inició su carrera. Fue en 1993 al lado de su maestro, Marcelo Bielsa, a quien conoció a principios de esa década en Rosario.

En Atlas de México, como asistente del ‘Loco’, comenzó a untarse de banquillos y camerinos.

Luego trabajó con Bielsa en Vélez Sarsfield, Espanyol y la Selección Argentina. En 2007 se distanció de su mentor para comenzar a escribir su propia historia.

Cerro Porteño fue el primer club que dirigió en propiedad. Luego de lograr el subcampeonato del torneo local se fue a dirigir al Coronel Bolognesi de Perú, después regresó a Asunción para orientar al Libertad y finalmente tuvo una segunda etapa en Cerro para terminar así ese ciclo por el fútbol paraguayo. En ninguno de esos clubes fue campeón, pero dejó buenas sensaciones en la promoción de jugadores de las divisiones menores y la potencialización de nuevos talentos.

En abril de 2011 vuelve a su país para hacerse cargo de Newell’s, club del cual es hincha y en el que hizo historia su guía Marcelo. De hecho, fue en ‘La Lepra’ en el que floreció su lado más ‘Bielsista’, sobre todo en la metodología de entrenamiento.

Al primer día de prácticas llegó con conos naranjas y cintas amarillas para demarcar las zonas del campo, y videos para repasar jugadas, analizar rivales y evaluar a sus dirigidos. Sin embargo, su aventura en su natal Rosario solo duró seis meses. En septiembre de ese año presentó renuncia dejando al equipo en el puesto 16 con nueve puntos.

Nacional de Paraguay y Cobreloa de Chile, donde protagonizó campañas aceptables, antecedieron su incursión en la política en 2013 como aspirante al Concejo de Rosario. La candidatura no prosperó y al año siguiente se reencontró con Bielsa, quien lo invitó a hacer parte de su cuerpo técnico en el Olympique de Marsella.    

Un año acompañó al ‘Loco’ en Francia. A mediados de 2015 viajó a Colombia luego de recibir el llamado del Once Caldas, equipo que buscaba retomar el protagonismo nacional e internacional.

“Este es un proyecto que me gusta. Quiero un equipo protagonista, que juegue, que le apueste a un fútbol ofensivo y que pueda llevar mucha gente al estadio”, manifestó el día de su presentación.

Un año y dos meses después se va de Manizales, en donde no pudo cristalizar su proyecto deportivo, dejando la imagen de un técnico polémico y conflictivo.   

En los dos torneos y medio que dirigió, no estuvo en el banco técnico en 21 fechas por diferentes sanciones (empujón a un árbitro y enfrentamiento con hinchas). Su estilo de juego -más defensivo que ofensivo y más conservador que alegre- no encajó en una plaza acostumbrada a festejar goles y deleitarse con el buen manejo de la pelota.     

El máximo logró fue llevar al Once Caldas a los cuartos de final del Torneo Clausura 2015, así que su paso por Colombia se recordará más por la expectativa con la que llegó que por el silencio con el que se fue.  

León es su próximo destino. Quizá en México, el lugar donde hace más de 20 años comenzó su trasegar por el fútbol, pueda saldar la deuda pendiente de su carrera: el primer título como DT.