Entrevista AS Colombia

Elkin Soto: “Mi regreso al fútbol será como un segundo debut”

El colombiano está listo para volver a las canchas. Al cumplirse un año de su lesión, dijo que su ciclo en el Mainz está cumplido y confesó que su deseo es retirarse en el Once Caldas.

El 3 de mayo de 2015 no es una fecha cualquiera para Elkin Soto. Aquel día, cuando jugaba con el Mainz frente al Hamburgo, vivió uno de los peores momentos de su carrera.

Una acción con el holandés Van der Vaart le provocó una lesión con un diagnóstico para nada alentador: articulación de la rodilla izquierda dislocada y desprendimiento de meniscos, así como del ligamento cruzado anterior y el ligamento colateral medial.  

El parte médico, la impactante jugada y su cara de desconsuelo en la camilla, le dieron la vuelta al mundo. La temporada había terminado y el balón debía estar lejos por un buen tiempo.

Un año después la vida y el fútbol le vuelven a dar una nueva oportunidad. Hace un par de semanas regresó a entrenamientos y en los próximos días se espera su retorno a las canchas.

"Todas las noches pienso en eso, será como mi segundo debut", dice entusiasmado en el diálogo que sostuvo con As.com sobre su recuperación, su futuro y lo que él mismo ha calificado como "el partido de despedida" en Alemania. 

El volante colombiano está listo para volver y el mundo del fútbol lo celebra. 

¿Cómo está su pierna?

“Muy bien. Llevo dos semanas entrenando con el equipo, todo gracias a que el trabajo de recuperación que se hizo en estos 12 meses fue positivo. Estoy muy contento con los resultados y la respuesta que tuve después de las dos operaciones. Ahora disfruto estar de nuevo con mis compañeros en los entrenamientos”.

¿Cómo fue ese 'volver a entrenar' después de tanto tiempo?

“Fue un día de muchas sensaciones. La verdad, estaba nervioso. Pero no fueron nervios de inseguridad, sino de volver a estar con los compañeros y de volverlos a enfrentar con el balón. Nervios de volver a pisar un campo y de hacer los movimientos que estaba acostumbrado a hacer antes de la lesión. Fue bonito porque toda la gente se alegró con mi regreso”.

Este miércoles 3 de mayo se cumple un año de la lesión. ¿Qué siente?

“Siempre va a estar presente esa fecha. Es inevitable no pensar en eso. Pero lo más importante es que la recuperación fue exitosa y que pude sacar cosas positivas de lo que sucedió”.

¿Qué fue lo más difícil de ese momento?

“Lo más duro de ese día fue pensar que me iba para Colombia lesionado. Más que el dolor físico por la lesión, fue el dolor emocional de saber que la temporada terminaba ahí para mí. Yo me quería despedir del Mainz jugando, dentro de la cancha. Me dio muy duro pensar que me tenía que devolver para Colombia así, pero el gesto que tuvo el club de prolongar el contrato y brindarme todo el respaldo fue un punto de apoyo muy importante para mí”.

¿Pensó que no iba a volver a caminar o a jugar?

“Cundo sucedió la lesión y miré la pierna como estaba, la verdad jamás se me pasó por la cabeza dejar de jugar o que iba a pasar algo más grave. Nunca tuve ese pensamiento. Siempre estuve positivo, inclusive antes de las operaciones. Después de algunos meses los doctores me fueron hablando más de la lesión y la operación, y fueron un poco más directos sobre los riesgos que había y las consecuencias que podría tener en un futuro. Pero, gracias a Dios, hasta ahora todo va muy bien”.

¿Volvió a hablar con Rafael van der Vaart?

“El día después de la lesión me llamó, me dijo cómo estaba y me ofreció disculpas por lo sucedido. Quiero aclarar que yo no guardo ningún tipo de rencor contra él y así se lo hice saber. No fue su culpa. Fue una jugada de un partido de fútbol, en la que infortunadamente yo llevé la peor parte. La relación entre ambos quedó bien, en términos generales”.

¿Volver a entrenar y jugar un año después era el pronóstico médico?

“Por la gravedad de la lesión y las dos operaciones que me realizaron, los doctores nunca hablaron de un tiempo para volver a entrenar y jugar. Ellos nunca me dijeron nada. Solamente fuimos trabajando día a día con logros a corto plazo, y me parece que eso fue lo mejor porque tuve paciencia y confianza. Que esté entrenando y cerca de jugar un año después de una lesión tan compleja, creo que es motivo de alegría”.

¿Qué tanto le ha servido la compañía de Jhon Córdoba?

“La llegada de Jhon ha sido muy buena para todos. El equipo necesitaba un delantero de sus características, porque tiene mucha fortaleza, es potente y aguanta muy bien el balón. Entró muy bien en el equipo y la gente está muy contenta con él. Y a mí me ayudó mucho porque es la primera vez, en tanto tiempo que llevo en el Mainz (llegó en 2007), que tengo un compatriota en el club. Eso ha sido muy importante”.

Todos estamos esperando su regreso a las canchas. ¿Cuándo va a ser ese día?

“Ahora estamos trabajando cada día más fuerte para que llegue ese momento. Ya tengo más contacto con los compañeros en el entrenamiento. La semana pasada entrené de lleno con el equipo en todas las formaciones que el técnico quiso, y en la posición en la que habitualmente juego. Todo va por buen camino, pero hay que tener un poco más de paciencia y seguir trabajando”.

Quedan dos fechas para el cierre de la Bundesliga. ¿Será posible para el último partido del 14 de mayo cuando Mainz reciba al Hertha Berlín?

“Sería muy bueno que fuera en ese último partido, porque la temporada del equipo ha sido muy buena. Estamos cerca de conseguir la clasificación a la Uefa Europa League, así que sería una bonita forma de despedirnos del club”.

¿Cómo se lo imagina?

“A veces pienso en eso antes de dormirme y siento el ruido de la gente en las gradas. Yo presiento que va a ser como el día que debuté con el Once Caldas. Va a ser como un segundo debut para mí. Me imagino que será así de bonito como ese 28 de abril de 1999 cuando jugué mi primer partido con el Once Caldas y le ganamos 6-0 al América. Me estoy preparando para asumir ese nuevo reto en mi vida, que es volver a pisar una cancha de fútbol en un partido oficial”.

¿Y qué vendrá después?

“Hasta ahora mi futuro está abierto. No sé qué vaya a pasar en los próximos meses. Igual, yo creo que mi ciclo en el Mainz 05 está cumplido. Ya hice cosas importantes que me dan tranquilidad para irme del club. De todas maneras hay que esperar a que yo entrene más, vuelva a tomar el ritmo futbolístico y pueda jugar nuevamente un partido oficial”.

¿Pero dónde quiere jugar usted?

“Mi deseo es volver a Manizales, estar de nuevo con mi familia y jugar con el Once Caldas. El año pasado yo tenía todo planeado para regresar a Manizales. En enero de 2015 tuve conversaciones con los dirigentes y llegamos a un acuerdo para volver en junio de ese año, pero pasó lo de la lesión y tuvimos que cancelar todo. Este año no he tenido ningún contacto directo con el club, de manera que no sé cuál es el interés de ellos. Pero mis deseos de jugar con el Once está intactos”.

¿Hasta cuándo tiene contrato con el Mainz?

“Hasta el 30 de junio de 2016”.

¿Qué quiere decirle a todas esas personas que lo acompañaron, lo apoyaron y le enviaron una voz de aliento durante el último año?

“Para mí todos los mensajes fueron muy valiosos y especiales por el simple hecho de que se tomaron un minuto para escribir algunas líneas. Fue importante y bonito. Lastimosamente no les pude contestar a todos porque recibí muchos mensajes de todas partes del mundo. Sin embargo, aprovecho esta entrevista para agradecerle a toda esa gente que estuvo pendiente de mí. Mil gracias por el apoyo”.