Nacional ATN
1
Vladimir Hernández 33', Yerson Mosquera 47'
Club River Plate RIV
1
Horacio Salaberry 68'
Final

COPA SUDAMERICANA

Nacional empata con River y define la llave en Uruguay

Vladimir Hernández y Horacio Salaberry anotaron los goles del 1-1 en el Atanasio Girardot. La vuelta se jugará el 4/11 en Montevideo.

Atlético Nacional - River Plate en la Copa Sudamericana
Luis Eduardo Noriega A EFE

Era el partido para levantar… el bisagra. Ese que con una victoria reconfortaría la era Osorio y llenaría de argumentos para seguir creyendo en un proyecto. Y así se percibió por todo el primer tiempo, pero la expulsión de Yerson Mosquera cambió el decorado y trastocó una versión mejorada de Atlético Nacional, que pagó caro no saber digerir ese impase y se complicó con un empate 1-1 ante River Plate en Medellín.

Hizo 45 minutos correctos. ¡Correctísimos! De ese vértigo alocado, que poco le ha funcionado en la pospandemia, pasó a un estilo más reposado, con jugadores solidarios y trabajo colectivo que le permitió no pasar trabajos con el fútbol directo y la pelota quieta. Fue paciente, esperó su momento y sacó el cero.

Pese a que Nicolás Rodríguez asustó con un tiro libre en el arranque, los verdolagas se acomodaron y con seriedad trabajaron el encuentro, que se hizo complicado con la presión alta que aplicó el elenco uruguayo, sin fortuna en una aproximación con Maxi Calzada.

Antes de perder a Mosquera por una tarjeta roja muy discutida en la víspera del entretiempo, el juvenil pasó de ser la sorpresa en el once inicialista a una grata revelación y una pieza laboriosa en una defensa de tres.

Una contra premió a los locales con la recuperación de Baldomero Perlaza tras un flojo tiro de esquina del Darsenero. Jéfferson Duque asumió el rol protagónico en esa acción, se apoyó en Yerson Candelo y asistió a Vladimir Hernández para poner 1-0 el juego al 34'.

Hasta ahí todo le sonreía a los de Osorio, al poner el compromiso donde querían y estar más cerca del segundo, que no se hizo realidad porque Brayan Rovira lo perdió en un mano a mano con Gastón Olveira luego de un robo de Baldomero.

Esa chance clarísima retumbó después en los momentos más críticos del compromiso, que brotaron en el segundo tiempo por la exagerada decisión del árbitro venezolano Ángel Arteaga en la expulsión del defensa de 19 años. Ahí cambió por completo el juego.

Duele la pelota quieta

Obligado a modificar su propuesta, Osorio optó por ajustar con Jímer Fory por Duque para el complemento. Y ahí perdió la referencia en el área, el equipo retrocedió y le permitió tomar la iniciativa a los dirigidos por Jorge Fossati, que sacó provecho de la situación y adelantó sus líneas para ir con convicción por la igualdad.

Ya para el 60', River Plate empezó a empujar y a trabajar muy cerca del arco verdolaga, que hasta ese momento permanecía con el cero para cumplir con el principal objetivo que se trazó el equipo en los primeros 90 minutos de la serie por la segunda fase de la Copa Sudamericana. 

Pero esa aspiración tenía los segundos contados. Incluso Adrián Leites se encargó de anunciar con una situación, en la que por poco aparece Matías Arezo, la joya del visitante que no influyó en el primer parte. 

A punta de pelota quieta se oscureció el panorama para el dueño de casa, que con Vladimir por poco se vuelve a montar, pero el balón se estrelló en el horizontal. Y una mala salida de Aldair Quintana hizo pensar lo peor, pese a que ya en campo estaban Jarlan Barrera y Déinner Quiñones, mientras que a Fabián González Lasso le tocó ver el juego en el banco por la amarilla que recibió por protestar.

Así, por esa vía, fue que el defensa Horacio Salaberry, un viejo conocido por su paso por Santa Fe, aprovechó un tiro de esquina y el despiste de Rovira para anotar (69') y poner la historia cuesta arriba, pues con la paridad se hizo más difícil penetrar a los charrúas, que empezaron a defender ese gol y alcanzaron a asustar con algunas aproximaciones ante los espacios que empezó a dar Nacional. 

Y como lo hizo ante Rionegro, América y Patriotas, el equipo verde apuró y empezó a hacer méritos para ganar. Al ritmo de Jarlan se fue acercando, pero el samario no tuvo fortuna con una opción clara. La pelota nunca le bajó. Y tuvo otra con una buena maniobra en el área, pero nadie finalizó tras tirar el centro. También lo perdió Quiñones en los últimos minutos y el 1-1 dejó frustración por darle la ventaja a los de Fossati por el gol visitante.

A los nacionalistas, que ahora se enfocan en el duelo con Millonarios en la Liga BetPlay, les corresponde ir a pelear su clasificación a los octavos de final de la Sudamericana en Montevideo el próximo 4 de noviembre con el partido de vuelta en el Parque Víctor Viera.