Temas del día Más temas

Lista la liga 2020, ¿qué sigue para el fútbol femenino?

El pasado 29 de julio, el Bureau del Consejo de la Fifa aprobó el reglamento del Plan de Apoyo por el Covid-19. Determina, entre otras cosas, que todas las federaciones miembro tienen a disposición una subvención de 1 millón de dólares y otra más de 500.000 (más de 1.700 millones de pesos) que se debe destinar específicamente al fútbol femenino. El reglamento establece unos requisitos estrictos de cumplimiento y auditoría.

En ese contexto, (porque siempre es mejor tener las cuentas claras) se reunió este lunes la Junta de Competencia de la Liga Femenina de la Dimayor y determinó el formato de la cuarta edición del torneo. Serán cuatro fases: grupos, cuartos de final, semifinales y final. Hay 16 equipos interesados en participar. 62 partidos (cada club diputará mínimo 6 juegos). No era tan difícil. Sentarse, planear y poner en marcha la liga femenina.

Con un formato establecido, un mínimo de partidos y un plan de trabajo concreto será posible cerrar potenciales patrocinadores que permitan dar solidez económica a largo plazo a la estructura del fútbol femenino. Este año, además del dinero del plan de apoyo de la Fifa, la Federación cuenta con los 1.400 millones que comprometió el Ministerio del Deporte para este fin.

Después de tanta incertidumbre, la oficialización de la liga 2020 es una buena noticia. Sin embargo, de la misma manera como la Federación solicitará que, en medio la crisis del Covid, se habilite a las jugadoras menores de edad para que puedan competir, es fundamental que tanto la FCF como la nueva dirigencia de la Dimayor determinen lineamientos claros en torno a los derechos laborales y deportivos de las jugadoras.

Eso significa que las futbolistas cuenten con salarios, contratos y la posibilidad de competir en periodos de tiempo acordes con la exigencia del deporte profesional. El fútbol femenino necesita compromisos serios y dirigentes a la altura (la Fifa señala que es presente y futuro). Por ahora, mucha suerte a las jugadoras que pronto volverán a las canchas. Se lo merecen.