HALTEROFILIA

Urrutia, de dormir en el metro a conseguir la medalla de oro

En dialogo con AS, María Isabel recordó todos los esfuerzos que la llevaron a conseguir el primer oro olímpico para el país.

El 20 de septiembre se cumplen 20 años de uno de los acontecimientos más importantes en la historia del deporte colombiano: la primera medalla de oro en unos Juegos Olímpicos de la mano de María Isabel Urrutia (Sídney 2000). La vallecaucana, quien aplazó su retiro únicamente por conseguir la presea, recordó todos los esfuerzos que tuvo que hacer para convertirse en una referente histórica en el país.

Desde levantarse a las 3:00 a.m. para ir a trabajar y posteriormente a entrenar, hasta tener que dormir en las estaciones del metro de algunos países de Europa por falta de recursos para un hotel, la exdeportista le contó a AS Colombia, cada uno de los momentos más importantes de su carrera deportiva, que inició en el atletismo con el lanzamiento de bala y de disco, donde también consiguió distinciones en Juegos Sudamericanos y Bolivarianos. 

Urrutia, que además de la medalla en la categoría de 75 kg, consiguió dos campeonatos mundiales, actualmente se desempeña como entrenadora de varios pesistas que se preparan para competir en los Olímpicos de Tokio, donde cree que hay opciones de varias medallas en esa especialidad. 

¿En qué momento se dio cuenta que podría ser deportista de alto rendimiento?

"El que se dio cuenta que podía ser una deportista de alto rendimiento fue el profesor Daniel Balanta que me vio corriendo, jugando fútbol y jugando yermis. El vio el potencial que tenía y empecé a hacer atletismo. Fui a un campeonato nacional infantil en 1978 y desde ahí estuve en eso".

Inició en el atletismo, ¿cuál era su mayor motivación en esos momentos?

"Lo que más me gustaba de estar compitiendo era viajar porque podía conocer otros departamentos y países. Cuando uno está en un barrio de invasión no tiene la opción de salir a conocer. Yo tuve la oportunidad conocer las carreteras del país, eso fue lo que hizo que me quedara en el deporte y vi una oportunidad de vida".

¿En qué momento decidió pasar a la halterofilia? 

"Siempre hice desde 1989 hasta 1996 los dos deportes, fui la primera deportista en ganar cinco medallas en unos Juegos Nacionales, al igual que en unos Juegos Bolivarianos, pero en 1996 tomé la decisión de dedicarme a la halterofilia cuando el COI decidió que en el 2000 se podía competir en los Olímpicos (Sídney). Ahí me centré en el levantamiento de pesas".

María Isabel Urrutia

¿Cómo era alternar los entrenamientos con el trabajo?

"Por fortuna las empresas municipales de Cali me contrataron para darme una opción de vida y poder tener recursos para poder entrenar. Me tocaba hacer un esfuerzo, pero desde ahí adquirí el hábito de levantarme a las 3 de la mañana para ir a trabajar y luego entrenar. Fueron 23 años, en los cuales trabajaba y entrenaba".

¿Qué dificultades encontró para participar en las diferentes competencias?

"La vida ha sido de dificultades, normalmente la gente ve la medallas y se queda con el triunfo, pero hay muchas cosas atrás. Hoy no hay tantas dificultades para los deportistas porque ya hay más apoyo. En nuestra época no era así, incluso los tiquetes ahora son más baratos. Yo puedo decir que soy mochilera. Cuando a mí se me acababa la plata, el lugar más fresco y más seguro para ir a dormir era el metro en España, Francia o Alemania".

"A veces lo despertaban a uno, yo me montaba en el metro y me iba para otra estación a seguir durmiendo. Para mí fue una experiencia muy importante y muy rica porque conocí el mundo y aprendí de las dificultades. Estoy tranquila y me da mucha alegría haber visto todo el esfuerzo".

¿Qué ha cambiado del levantamiento de pesas de su época a lo que hay hoy?

"El deporte en general ha cambiado mucho. Hay un antes y un después. Antes nos tocaba hacer muchos sacrificios y ahora se generaron leyes en el Congreso de la República para que existan los recursos para los deportistas. Ahora hay más escenarios deportivos. Me siento orgullosa de haber pasado por el Congreso y haber logrado esas leyes tan importantes".

¿Cómo fue la preparación para los Olímpicos al tener que cambiar de categoría, y por ende bajar de peso?

"Yo ya estaba viejita y cerca de mi retiro. Un año antes tuve una lesión de rodilla y una lesión de espalda que podían limitarme para llegar a unos Juegos Olímpicos. Fueron tantas las ganas de poder hacerlo que llegué a mi límite como deportista. Yo competía en la categoría de más de 75 kilogramos, pesaba 110 kilos. Eso se lo debo a Gancho, mi entrenador, él me dijo 'este es el entreno para ir a pasear y este es el entreno para ganar una medalla'. Para ganar la medalla, tocaba bajar a 75 kg. Antes yo me comía un pollo entero y ahí no me podía comer ni las alas".

"Lo hicimos y lo logramos. El logro fue tan grande que al final de la competencia las tres hicimos el mismo resultado, pero yo gané la medalla por ser la más liviana. Valió la pena haber aguantado un poco de hambre".

¿Cuándo supo que podía aspirar a la medalla de oro?

"Yo no estaba entre los pronósticos, pero sabía que con el resultado que tenía estaba entre las tres mejores del ranking mundial. Al llegar a los Juegos Olímpicos se trabajó duro para ganar la medalla".

Termina la prueba y tiene que ir a hacer el control antidoping, ¿cómo se entera que había ganado?

"Yo fui la que armé primero el total y las otras competidoras empezaron a buscarlo. Yo terminé mis seis intentos, los tres de arranque y los tres de envión, y me sacan del escenario para hacerme la prueba de antidopaje. Yo no me di cuenta qué estaba pasando. Cuando terminaron todas las competidoras, regresé al escenario y le pregunté a Gancho de qué había quedado. Él me dijo que quedamos cuartos y yo me puse a llorar, estaba desilusionada. Pero luego me dice que ganamos y fue un momento muy importante y de mucha alegría".

¿Cómo fue estar en el podio, escuchar el himno y ver todo su esfuerzo materializado en una medalla?

"Siempre tuve el respaldo del escenario cuando estaba en la competencia, en la premiación había muchos colombianos. Sentía la energía positiva de todo el mundo cantando el himno de Colombia. Para mí, eso fue muy importante y cada día lo revivo más. En ese momento me dio mucha alegría, pero me vine a dar cuanta de la importancia de la medalla cuando llegué a Colombia. Llegué a Bogotá y había gente con banderas, el aeropuerto estaba lleno y después una caravana y la gente me saludaba".

"Desde ahí hasta hoy, que ya son 20 años, he visto lo grande y lo importante que ha sido la medalla. Gracias a ella recorrí y conocí mi país. La gente lo ve a uno y le da las gracias, además era una época muy difícil para Colombia, porque era la época de la guerra. Fue un momento de esperanza".

María Isabel Urrutia

20 años después, ¿qué representa esa medalla en su vida?

"Los colombianos me siguen queriendo, la gente me agradece porque me convertí en un referente, gracias a mí hay un antes y un después. A medida que vamos envejeciendo, nos vamos dado cuenta de la importancia de lo que hicimos. Cambiar la historia de Colombia fue muy importante".

Habla de la importancia de Gancho, ¿qué le heredó ahora que es entrenadora?

"Tengo todo. El sistema de entrenamiento, el respetar a los deportistas y trabajar para ello. Soy todo lo que él me enseñó. Gancho para mí, más allá de ser mi entrenador, fue mi constructor de vida. Él me enseñó muchas cosas. Sin él, no sería lo que soy hoy. Gancho afuera era como un padre para uno, pero en la sala de entrenamiento era estricto. El éxito que tengo como entrenadora es haber implementado lo que él me enseñó".

¿Cómo ve el presente de Colombia en la halterofilia?

"Tenemos opción. Tenemos cuatro hombres y cuatro mujeres clasificados. Ellos están entre los 10 mejores del mundo y eso da una opción de que en el levantamiento de pesas podamos tener mínimo tres medallas".

¿Cómo ha sido entrenar durante estos días de aislamiento por el coronavirus?

"Ha sido duro. El deporte nuestro es un deporte de contacto con el implemento, es muy individual, pero es un deporte en el que todos los días hay que trabajar con la barra encima. Hacer preparación física no alcanza. Estoy rogando para que el Ministerio de Salud apruebe los protocolos y poder regresar al gimnasio. El levantamiento de pesas tiene una característica y es que uno coge la forma deportiva muy rápido, pero la pierde igual. Tenemos casi 16 semanas sin entrenar".

¿Cree que podría afectar a los deportistas en las competencias futuras?

"Si seguimos perdiendo tiempo vamos a perder opciones de medalla. Lamentablemente en el levantamiento de pesas pasa eso porque la forma se pierde muy rápido, por eso yo quisiera que el Ministro de Salud nos dé vía libra para poder ir a entrenar porque los deportistas están parados y seguimos perdiendo tiempo. Nos toca entrenar como sea".

¿Qué hace falta para que los deportistas colombianos sigan dando alegrías?

"Falta un poco más de dinero. Estamos bien en el alto rendimiento pero nos hace falta llegar a las regiones. La iniciación deportiva no tiene recursos. El Ministerio del Deporte ha querido llegar a todas las regiones, pero hay que trabajar en la formación deportiva. Se está trabajando, pero nos quedamos cortos porque faltan recursos para la formación".

María Isabel Urrutia

Todos contra el coronavirus

Siguiendo estas recomendaciones prevenimos la propagación del coronavirus (COVID-19) en nuestro país: 1. Lávate las manos con frecuencia, 2. No saludes a la gente con besos o apretones de mano, 3. Si toses, cúbrete la boca con el codo flexionado o con un pañuelo desechable, 4. Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca, 5. Si tienes fiebre o dificultad para respirar, busca atención médica, pero llama primero a la línea 123, 6. Sigue las indicaciones de las autoridades locales y nacionales.

Así mismo, el Ministerio de Salud desarrolló una aplicación para el celular que permite seguir lo que sucede con el Covid-19 en el país. CoronaApp está disponible de manera gratuita para descargar en dispositivos Android y iOS.

Y recuerda, ¡quédate en casa!