ENTREVISTA AS

Jhonatan Rivas y una carrera forjada con mentalidad de oro

Con 21 años, el colombiano se perfila como uno de los mejores pesistas del mundo. En diálogo con AS contó todos los detalles de una carrera corta pero exitosa.

Nació en Cartago, pero los primeros años de vida los vivió en El Águila, un municipio del Valle del Cauca en el que Jonathan Rivas aprendió de la disciplina de las labores del campo junto con su padre, algo que hoy en día sigue aplicando en su carrera deportiva y que lo ha llevado con 21 años, a posicionarse como uno de los mejores pesistas del país. 

En entrevista con AS Colombia, el colombiano habló sobre su carrera deportiva. Contó cómo se enamoró de las pesas, los personajes que fueron fundamentales en su niñez y todo lo que ha logrado a pesar de su corta edad. También se refirió a sus sueños y los planes que tiene a futuro

Soñar en grande y no ponerse nunca un límite

Jhonatan Rivas, pesista colombiano

¿Cómo está viviendo la cuarentena en casa?

Al principio un poco de incertidumbre porque no sabíamos qué podía pasar con nosotros con el tema del aplazamiento de los JJOO, pero cuando nos dan una fecha ya nos tranquilizamos un poco más, ya se empiezan a tomar las cartas en el asunto. El Ministerio del Deporte, por medio del equipo médico, nos empieza a enviar los planes de trabajo y desde casa se hace lo que puede, trabajo funcional para el día cuando haya una concentración de Selección Colombia no estar tan fuera de forma.

¿Cómo tomó la noticia del aplazamiento y cómo se entrena?

El entrenamiento olímpico no lo podemos hacer porque trabajamos con cargas muy altas y son pesas que no se pueden bajar suavecito al piso, sino que debes soltarlos y para eso tenemos una plataforma adecuada para que las pesas caigan. Por medio de las administraciones municipales, en el caso mío en Cartago, la administración me presto implementación de levantamiento olímpico, discos, barras y unos cauchos para hacer de plataforma. Con esto he podido hacer ejercicios del soporte, trabajos de acondicionamiento físico con poco peso y aparte de eso el trabajo funcional que es lo que me ha mantenido.

¿Lo beneficia el aplazamiento?

A mi personalmente me sirve mucho porque 15 días antes de que empezara el aislamiento sufrí una molestia que no me hubiera dejado participar en el campeonato panamericano de mayores, el último evento antes de los JJOO. Iba a llegar muy falto de competencia y no a mi 100%, sin saber si me hubiera recuperado. Ahora con un año más de preparación creo que podemos salir de esto.

Contacto con el entrenador y el Ministerio

El plan de entrenamiento con pesas me lo hace le profesor Jaiber Manjarrés en Cali, él cada semana me escribe el programa de entrenamiento teniendo en cuenta la implementación que tengo en este momento. Con el Ministerio y el COC cada semana estamos haciendo unas charlas por videollamada con todo el equipo medico, fisioterapetutas, el médico, psicólogo y estamos hablando de cómo van los atletas mientras estamos en casa. Todo va servir cuando volvamos a los entrenamientos.

El objetivo de los Juegos Olímpicos 

Estamos entrenado para Tokio y yo creo que en muy poco tiempo las pesas volverán a sus espacios deportivos, a hacer sus entrenamientos y esto nos ayudará a tener una preparación más amplia.

¿Cómo se maneja el tema mental?

No te puedo mentir, he tenido días en los que no tengo la motivación de entrenar y así sea poco lo que estemos haciendo en casa se le va la motivación y uno no hace nada. Ahí es donde entra el tema psicológico y le pone esa motivación en la cabeza que son los JJOO, y así quien no entrena. Así uno este en casa uno entrena porque en este momento el chino, ruso, coreano están entrenado.

¿Cómo se enamora de las pesas?

Es algo muy bonito porque soy joven y apenas estoy en el segundo año en la categoría de mayores, llevo 7 años en el alto rendimiento, ya son 12 de carrera deportiva que es mucho para la edad que tengo y empezar a los 9 años fue algo que me marcó, pero me ayudo a ser un deportista maduro a una edad muy corta. A los 15 años yo tenía la cabeza de un atleta de 18 años. Comienzo a los 9 años con mi hermano mayor que falleció, y conociendo el municipio de Cartago con mis padres, pasando por el coliseo de la Isleta, nos interesó el sonido de como caían las pesas, entramos al coliseo y nos encontramos con un entrenador, que hoy en día es como un segundo padre, Fernando Aponte, que se interesó en nosotros al manifestarle que veníamos del campo, de una finca del Águila, al norte del valle.

Jonathan RivasPesista colombiano de 21 años de edad.

¿Se interesó por otros deportes en la infancia?

Como todo niño en Colombia y en Latinoamérica, en algún momento jugué fútbol, estuve en un equipo de Cartago que en ese tiempo se llamaba Boca Juniors de Cartago, jugaba en la categoría baby con 8 años, pero como te digo el físico mío era muy desarrollado, parecía uno de 12 entonces era baby pero parecía de categoría infantil. Jugaba de 9 y hacía goles y creo que hubiera sido un buen futbolista pero las pesas llegaron más rápido, hubiera sido un Duván Zapata (risas). 

¿Qué tan importante fue Fernando Aponte en esos años?

Ese punto de formación pedagógica a un deportista de 9 años, que en un niño es muy importante porque un entrenador no puede cogerlo y meterle pesas porque lo va a romper y a los 15 años va a tener que dejar el deporte. Fernando fue muy inteligente conmigo y me dio más en esa parte pedagógica, me hizo un chico responsable, humilde, un chico que hiciera bien las cosas y eso me llevó a mi carrera deportiva en el alto rendimiento a mi corta edad, eso fue lo que me marcó mi carrera deportiva con él. Porque a los 16 años cambié de entrenador.

Desde pequeño ya era un chico disciplinado...

Yo vengo del campo, cuando tenía un año de nacido mi papá se fue a administrar una finca en el Águila hasta que tuve 8 años y a esa edad yo iba a labrar la tierra con el, a coger café, a ordeñar las vacas, entonces era un niño que ya tenia una disciplina inculcada con el campo. Mi padre siempre me ha dado buenos consejos y a pesar de que vengo de un barrio difícil con una tasa de criminalidad alta, gracias a Dios tuve un padre que no me dejó caer en malos vicios, que nuca dejó el deporte por los amigos. Yo creo que eso marcó mi carrera deportiva y hoy está dando frutos.

¿Cómo se da el cambio de entrenador y la transición de Aponte a Jaiber Manjarrés?

Hay que saber diferenciar un entrenador de iniciación y un entrenador que te lleve al alto rendimiento, que te pare en una tarima a nivel mundial y te haga medallista mundial. Hay que diferenciar eso y lastimosamente contamos con muchos entrenadores orgullosos que no sueltan a sus atletas. Yo tuve un entrenador que desde a los 10 años me dijo 'la meta que yo tengo con usted no es que sea campeón mundial, porque yo no tengo recorrido académico ni con atletas, para decir que lo voy a montar en una tarima mundial'. Él me decía que el objetivo era llevarme a la Selección Valle con el profesor Jaiber Manjarrés, porque con él  podía llegar muy lejos, él tenía el equipo de Oscar Figueroa, María Isabel Urrutia, de muchos deportistas que han sido medallistas olímpicos y han pasado por sus manos. 

Mentalidad internacional

Esa mentalidad la adquiero con Jaiber, porque cuando llegué tuvimos una reunión y me dijo que íbamos a empezar un proceso para Juegos Olímpicos de Tokio 2020, y en el 2015 tuve la posibilidad de ser medallista mundial en categoría menor. Yo quedé impresionado porque yo solo era era campeón nacional sub 17. Yo veía a esos rusos, chinos y bielorrusos, los veía en el cielo y él me dice eso y empiezo a entrenar con otro chip. Tenía razón, al año siguiente me colgué la medalla de oro categoría menores en un campeonato mundial

¿Qué siente al entrenar con un alguien que ha formado medallistas olímpicos?

Es un poco de presión y un poco de seguridad, porque cuando llegué a Cali sin nada y en pocos meses empecé a ver resultados. A los dos meses de entrenar con Jaíber vamos a un campeonato sub 23, yo con 16 años y gané una medalla de plata. Entonces yo dije, 'no hay otra prueba que me demuestre que con este señor voy a llegar lejos'. Además, tenía a Oscar Figueroa que me daba consejos en Cali, en el gimnasio donde también concentraba la selección Colombia categoría mayores que se estaba preparando para el mundial 2014. Había muchas motivaciones que me daban seguridad mientras entrenaba con Manjarrés.

El respaldo y los consejos de Óscar Figueroa 

Él me decía, 'tú puedes hacer esto y con eso puedes ganar una medalla en este campeonato mundial'. Entonces, si me lo decía una persona que durante 20 años cada año iba a un campeonato, que sabe las marcas, pues me daba confianza. Hubo un momento muy importante en 2014 porque eran los JJOO de la juventud en Medellín y un gran amigo del equipo sub 17, Mauricio Caicedo, llegó con una medalla de esos Juegos Olímpicos y me dijo, 'usted puede ser campeón mundial sub 17 el próximo año', él ya había visto las marcas, sabía como entrenaba de duro y me dice eso. Entonces empezamos a entrenar codo a codo con él y viendo a la selección de mayores, a Óscar Figueroa al lado, todo fue una motivación muy grande que me permitió al año siguiente tener buenos resultados a nivel internacional.

¿Cómo fue el proceso por las categorías juveniles y la transición al nivel profesional?

Conozco muchos deportistas en el levantamiento de pesas que han sido grandes glorias en categorías menores, pero que nunca han hecho parte de una selección Colombia mayores porque tal vez cuando empezaron siendo niños, les aceleraron el proceso y su carrera se acabó muy pronto. Mi particularidad fue que siempre he estado entre los mejores en una categoría arriba de la mía.

Jhonatan RivasPesista colombiano de 21 años de edad.

La lesión en el 2017

Fue algo difícil porque yo tenía un campeonato mundial sub 20 y tenía marcas para llevarme tres medallas de oro. Una semana antes me apareció un dolor, el Comité Olímpico me mandó una resonancia y apareció un desprendimiento de cartílago en la parte contraria de la rodilla. Era una lesión muy delicada pero mi sintomatología no era tan grave, yo podía entrenar. Tenía muchas ganas de ir al campeonato mundial en Tokio y un año después de Río, pensar en Tokio en 2020. Me dejaron ir a ese campeonato mundial pero desde el COI cruzaban los dedos para que no me pasara nada en la competencia. Igual competí, no fue la mejor pero gané una medalla de bronce, estaba pensando en las 3 de oro pero aprendí mucho. Llegué a Colombia, me operaron de la rodilla en julio y me dieron 3 meses de recuperación, pero yo me tomé 5 para empezar el 2018 muy bien y lo hice. Desde que me recuperé de esa cirugía y pasar ese mal trago de 2017 me he recuperado bien. 

¿Cómo fue la recuperación y el regreso en 2018?

Eso se lo debo al gran equipo fisioterapéutico que tenemos en el Ministerio e Indervalle. Me recuperé muy bien de la cirugía, y empecé mi preparación física con el profe Manajarrés. Fue una recuperación muy buena y me recuperé muy bien, nadie sabía que yo ya estaba entrenando. Yo me di 5 meses y fueron 5 meses exactos y el 27 de febrero tenía control con la Selección Colombia para integrar la del 2018. Yo estaba entrenando calladito y nadie sabía lo que estaba haciendo, llegó ese control y con los dos primeros intentos gané, volví a la Selección y desde ahí nadie me ha sacado.

Un 2019 muy exitoso 

2019 tiene una particularidad, fue mi primer año en la categoría mayores. En el campeonato Mundial de Mayores 2018 era juvenil, quedé cuarto en la modalidad del arranque y en envión casi me voy en blanco. Fue un buen resultado, pero estaba bastante lejos, entonces empecé 2019 con mucha motivación, me ubiqué segundo en el ranking mundial de lo que era 2019 hasta abril. Luego me coroné campeón suramericano en Palmira y al tiempo fueron los Juegos Panamericanos en Lima que fue una competencia muy difícil, pero logré sacar la competencia. Ganar los juegos Panamericanos fue un salto muy grande para mi carrera, porque es un evento de talla internacional muy grande y lo que se acerca más a los Juegos Olímpicos hablando de competencias de juegos.

Cómo se dio la clasificación a Tokio

La clasificación a Tokio fue algo difícil, porque requiere de muchas cosas. Lo primero era participar en 6 eventos internacionales en un periodo de 1 año y medio, y había que participar en tres ciclos de competencia. Al final de esas competencias tocaba terminar en los 8 primeros del ranking mundial de clasificación que se da ya en el mes de noviembre, en Lima, donde hago mi mejor marca internacional hasta el momento.

¿Cómo maneja la alimentación y que opina del tema de la boldenona?

Nosotros tenemos un equipo de nutricionistas en la Selección Colombia y en la Selección Valle. Cada mes o máximo cada 3 meses nos hacen una evaluación, después de eso nos envían un plan. Yo creo que la proteína animal y proteína vegetal son muy importantes y hay que tenerlas en cuenta. Que pasa con la boldenona, eso de que comes carne y te va a aparecer es algo muy difícil, tiene que ser muy grande, tienes que comerte una vaca entera. Hace poco unos médicos nos explicaron y en ese momento se descartó que la carne fuera la razón de la sustancia en los deportistas. Sí hay que cuidarse en ese tema, no hay que comer mucha carne porque hay alguna que está contaminada, pero sí hay que comer carne porque yo diría que es fundamental en la alimentación.

¿Qué otros deportes le gustan y otros deportistas que admire?

Para pasar el tiempo me gusta ir a jugar tenis. Fútbol no porque el fútbol es la razón de un 80% de las lesiones de atletas de otros deportes. El fútbol si me gusta mucho verlo, estoy pendiente de los partidos de la Liga Colombiana y extranjeras, admiro mucho a Lionel Messi. Tengo una buena amistad con Orlando Duque, es un deportista que admiro mucho y un ejemplo que siempre he tenido para seguir

¿El secreto para triunfar en cualquier deporte?

Soñar en grande y no ponerse nunca un límite, creo que en Colombia y Latinoamérica tenemos un dicho que dice que todo lo del pobre es robado. Yo me veo con mis resultados haciendo historia en las pesas de Colombia, peleándome codo a codo y estando entre los tres de la categoría mayores de peso pesado. Yo de pequeño veía a los rusos, chinos... los veía como dioses. Todo esto cambió y la invitación a los chicos que están empezando es que si se van a poner una camiseta de la Selección Colombia es para ir a ganar, para dejar al país en lo más alto sin temor a ningún otro país.

¿Cuánto ha cambiado Jhonatan desde la primera medalla?

Me he vuelto una persona muy abierta a las críticas, me he vuelto una persona que se exige y exijo que me exijan. El régimen con el profesor Manjarrés me lleva a ese tipo de cosas, cada vez que me exigen doy más y más de mí y así no encuentro límite en mis capacidades. Son esas cosas que he aprendido y quiero sumar más para convertirme en un gran atleta de alto rendimiento para el país.

¿Qué sueños hay más allá de los Olímpicos?

En este momento hay una lucha y algo por lo que me he estado moviendo mucho desde el 2018 y es hacer conocer más las pesas en Colombia. Que el país conozca más nuestro deporte, que los periodistas deportivos se vuelvan comentaristas deportivos y no de fútbol, que el país nos conozca más. Es triste llegar de un campeonato mundial con una medalla de oro al aeropuerto y que nadie sepa quién eres tú, es triste ser un campeón olímpico y que nadie sepa quién eres. Estamos haciendo hasta lo imposible por hacer que todos estos deportes el país los conozca más. También está en el sueño de todo deportista de alto rendimiento de ese título olímpico y para eso estamos trabajando.

¿Qué planes hay a futuro para Jhonatan?

Después de terminar mi carrera deportiva, en mis planes está iniciar la carrera de administración que no he empezado por el tema de la agenda que en verdad es muy apretada. Es difícil porque estás mucho tiempo fuera del país, entonces quiero sacar el espacio y hacer una carrera de alguna forma para poder estar ejerciendo. Hay formas de estudiar nocturna, virtual... si uno se decide, lo puede lograr. La idea es esa, esperemos que todo esto pase para arrancar.

Todos contra el coronavirus

Siguiendo estas recomendaciones prevenimos la propagación del coronavirus (Covid-19) en nuestro país: 1. Lávate las manos con frecuencia, 2. No saludes a la gente con besos o apretones de mano, 3. Si toses, cúbrete la boca con el codo flexionado o con un pañuelo desechable, 4. Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca, 5. Si tienes fiebre o dificultad para respirar, busca atención médica, pero llama primero a la línea 123, 6. Sigue las indicaciones de las autoridades locales y nacionales.

Así mismo, el Ministerio de Salud desarrolló una aplicación para el celular que permite seguir lo que sucede con el Covid-19 en el país. CoronaApp está disponible de manera gratuita para descargar en dispositivos Android y iOS.

Y recuerda, ¡quédate en casa!