ARGENTINA

Iván Arboleda quiere seguir los pasos de Ospina en Europa

El arquero de Banfield habló con AS Colombia sobre su presente en el fútbol argentino y la oportunidad de volver a la Selección Colombia.

Iván Mauricio Arboleda, arquero de Banfield y la Selección Colombia
Diego Pineda Colprensa

Antes de la suspensión del fútbol a causa del coronavirus, Iván Mauricio Arboleda pasaba por uno de los picos más altos de su carrera. El portero de 23 años, que con Hernán Crespo había sido relegado al banco de suplentes, volvió a la titular de Banfield y se ganó la confianza de Julio César Falcioni, quien con su experiencia lo potenció para ponerlo de nuevo cerca de la Selección Colombia. 

En 2020, el arquero colombiano ha disputado 8 partidos con el Taladro, siete por la Liga de Argentina y uno por la Copa de la Superliga. Su continuidad, sumada al buen nivel, hicieron que integrara la preconvocatoria de Carlos Queiroz para el inicio de las Eliminatorias al Mundial de Qatar 2022, que fueron aplazadas por el Covid-19. 

Arboleda habló con AS Colombia sobre cómo vive la cuarentena en Argentina, la importancia de Julio César Falcioni en su nivel actual, el volver a estar en la Selección Colombia y su sueño de ir a Europa.

¿Cómo ha sido el trabajo en casa tras la suspensión de la Copa de la Superliga Argentina?

"Un poco aburrido, pero hay que verle el lado bueno a todo. Esto sirve para estar un poco más en casa con la familia. El cuerpo técnico nos manda actividades por el grupo de WhatsApp y tratamos de hacerlo de la mejor manera. Cada semana también hacemos videollamada con todo el equipo. Obviamente esto no es lo mismo que estar en una cancha y estar en casa lo lleva a uno a estar más relajado".

¿Cómo son los trabajos específicos de un arquero en casa?

"El entrenador de arqueros nos manda las actividades. Trato de hacerlo todo de la mejor manera, pero a veces es imposible por el tema de que vivo en un apartamento, al lado está la pared del vecino y si pega el balón, puede que ahí tenga un cuadro colgado y se rompa. Trato de buscar la forma de hacer todos los trabajos pero se me dificulta un poco".

¿A qué se debía el buen nivel que tenía antes de la suspensión?

"Todo se debe a la confianza. Un jugador se basa en la confianza que le da el cuerpo técnico y ellos me la están dando. He sentido el respaldo a la hora de jugar y me ha llevado a encontrarme nuevamente con un buen nivel, eso vale mucho".

Usted habla de la confianza del cuerpo técnico... ¿cómo ha sido el trabajo con Julio César Falcioni?

"Falcioni influye mucho en mi nivel. Él conoce el puesto y sabe que muchas veces el arquero es crucificado. Él entiende y comprende que uno no se quiere equivocar nunca. Sabe llevar muy bien a los jugadores y eso hace que uno siempre tenga la confianza de que si uno comete un error, tiene la oportunidad de reivindicarse al siguiente partido. Así todo es más fácil".

Ahora solo hablamos por videollamada pero en la cancha siempre está pendiente de uno. Cuando estamos entrenando los arqueros, se mete un rato para preguntarnos y hablar con nosotros. A pesar de que somos 30 jugadores, siempre va y saca un tiempo para ir a ver nuestro entrenamiento. Antes de los partidos, siempre se me acerca y me dice 'fíjate que este jugador le pega así' o 'intenta hacer esto'. Uno trata de seguir sus consejos".

¿Falcioni le exige más a los arqueros por su paso en el arco? 

"Él es el técnico y tiene que estar pendiente de todos los jugadores. Los arqueros muchas veces entrenamos muy alejados de todo el grupo, tenemos una cancha atrás del arco y entrenamos ahí, mientras ellos están en otras actividades, pero él siempre está pendiente y nos pone a trabajar más a nosotros. A veces nosotros entrenamos a las 8:30 a.m. y el grupo llega a las 9:30 a.m. o cuando se termina todo a las 11:30 a.m., nosotros nos quedamos hasta las 12:00 m. o 12:30 p.m., por algo él lo hace".

¿Por qué se dificultó la relación con Hernán Crespo?

"A veces hay mal entendidos y con Crespo creo que nos faltó dialogar. Tuve muy poca relación con él y eso también fue lo que dificultó todo. Yo siempre he sido el mismo. Con el cuerpo técnico de ahora hablamos más y se me hace más fácil todo. Ellos me dan su respaldo, con el otro cuerpo técnico no lo sentía así. Todo se basa en la confianza, muchas veces yo me quedaba callado, en cambio ahora hago preguntas".

Usted integraba la preconvocatoria de Colombia para las Eliminatorias, ¿por qué cree que Queiroz volvió a fijarse?

"Él fue muy claro cuando realizó una convocatoria de arqueros y dijo que llamaría a los jugadores que estaban jugando. Uno sabe que la rotación en el puesto de arquero es mucho más complicada. Sabía que tenía que volver a jugar y a encontrarme con mi nivel. Yo siempre he trabajado en silencio y así volví a integrar la lista. Queiroz siempre está viendo al que está jugando y que lo tenga a uno en cuenta es una motivación".

¿Creía que podía estar entre los 23 convocados?

"Uno siempre debe tener fe, eso es lo más importante de todo. No sé si iba a estar en la lista final, pero ya integrar la preconvocatoria es muy lindo. Uno siempre quiere estar, pero eso no depende de mí sino del cuerpo técnico".

¿Que tan lejos siente que está de ser el arquero titular de la Selección?

"Hay que respetar el proceso, en este momento está David Ospina que es un arquero que respeto mucho, él es un referente y hay que respetar ese proceso. A Ospina siempre le ha ido muy bien con la Selección. Yo tengo que estar preparado para cuando me toque. Decir que me toca, sería una falta de respeto para David Ospina, ahora yo tengo que trabajar más duro y estar preparado para el momento en que me toque la oportunidad".

¿Cómo ha sido la relación con Ospina, Montero y Vargas?

"Con David es con el que más he compartido en convocatorias y es un tipazo, él siempre trata de acogerlo a uno muy bien y eso habla de la humildad que tiene. Con Montero estuve una sola vez en Japón, me pareció muy buena persona. Ambos están donde están por como son, más allá de ser buenos arqueros. Con Camilo compartí habitación y me di cuenta de la calidad de persona que es".

Y con Chaux y Quintana...

"Con Chaux y Quintana la relación fue muy corta, los conocí ocho días en Bogotá cuando fue el microciclo de arqueros. Me parecieron muy buenas personas y están también cerca de la Selección porque lo merecen y por todo lo que han venido haciendo. Ambos cambiaron de equipo, la Selección abre muchas puertas y ellos se lo merecen".

¿Cuando se reanude el fútbol cuáles son sus metas?

"Yo me puse la meta de ayudar a Banfield a salir del descenso porque estábamos un poco complicados. Mi meta es dejar al equipo lo más alto que se pudiera, pero mi idea es seguir creciendo. Quisiera ser el segundo arquero colombiano en Europa por detrás de David Ospina. A mi me motiva mucho eso y además tengo la edad. Yo trato de corregir las cosas que uno mismo sabe que le faltan. Tengo un entrenador que sabe mucho de eso y siempre le pregunto '¿qué me hace falta?', para mí es muy bueno que me enseñen todavía".

"Mi sueño es jugar en Europa. Estoy en una de las mejores ligas, el fútbol argentino es muy importante para el mundo porque en cada mercado de pases mandan jugadores a Europa. Ahora hay que estar bien, primero en la cabeza y luego en los otros aspectos".

***

Todos contra el coronavirus

Siguiendo estas recomendaciones prevenimos la propagación del Coronavirus (COVID-19) en nuestro país: 1. Lávate las manos con frecuencia, 2. No saludes a la gente con besos o apretones de mano, 3. Si toses, cúbrete la boca con el codo flexionado o con un pañuelo desechable, 4. Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca, 5. Si tienes fiebre o dificultad para respirar, busca atención médica, pero llama primero a la línea 123, 6. Sigue las indicaciones de las autoridades locales y nacionales.

Y recuerda, ¡quédate en casa!