PARÍS NIZA

Higuita en los abanicos, la fuerza del pequeño guerrero

El ciclista colombiano demostró otra cualidad más ante el mundo. Es cuarto en la clasificación de la competencia y el líder de los jóvenes.

Sergio Higuita fue quinto en la segunda etapa de la París Niza, es cuarto en la clasificación general de la competencia y es el líder de los jóvenes
ALAIN JOCARD AFP

El camino que lleva de París a Niza ha sido la esperanza en el mundo del deporte que se torna cada vez más incierto con el incremento de casos de coronavirus. Los organizadores decidieron seguir con el curso de la competencia y en las dos etapas disputadas hasta ahora, los ciclistas lo han hecho como si fuera la última que van a correr. Entre ellos, Sergio Higuita.

Han sido dos fracciones ideales para los amantes del ciclismo, abanicos, ataques, estrategia, cortes. Dos clásicas consecutivas. El viento ha sido el gran protagonista y con él las caídas y las pérdidas como las que sufrieron Julian Alaphilippe y Nairo Quintana en la segunda etapa que hizo que antes de la tercera se ubiquen a 1:32 y 1:50, respectivamente, del líder Maximilian Schachmann.

La buena noticia para Colombia sigue siendo Sergio Higuita. El ciclista del Education First ha lucido su camiseta tricolor de campeón nacional dejándolo todo en la carretera. En la primera etapa quedó cortado en uno de los abanicos que fraccionó el grupo, sin embargo, solo perdió 15 segundos y fue octavo.

En la segunda, supo sortear como un experto el corte de la etapa, se ubicó con el primer grupo y manejó el abanico sin temores ante rivales que lo superaban en talla y que tienen diferentes características que el colombiano como clasicómanos y embaladores. Higuita llegó quinto tras Giacomo Nizzolo, Pascal Ackermann, Jasper Stuyven y Nils Politt y superó a Mads Wurtz, todos con el mismo tiempo.

Higuita demostró que no solo sabe manejar el tiempo y el espacio en el pelotón, que sabe comenzar un ataque en el momento adecuado, que puede ir solo en una fuga, que va muy bien en los descensos, también que sabe manejar un abanico y salir de él sin contratiemposEn la cuarta fracción llegará la contrarreloj que es la especialidad en la que aún tiene que mejorar.

En la tercera etapa entre Chalette Sur Loing y La Chatre tendrá la oportunidad de mostrarse de nuevo en un recorrido que también estará marcado por el viento y que seguramente se definirá en un embalaje.