REAL MADRID

Heynckes y Kovac le entregan un mejor James a Zidane

El paso del volante colombiano por Alemania le sirvió para aprender a ser aplicado en marca y con eso convencer al técnico de Real Madrid.

James Rodríguez en partido de Real Madrid por la Liga de España
SUSANA VERA REUTERS

No era fácil imaginar que James se volvería a poner la camiseta de Real Madrid y mucho menos que lo hiciera con regularidad bajo el mando de Zidane. Se sabía que su relación no había sido la mejor hace unos años por temas futbolísticos, pero hoy el panorama es otro: el colombiano es titular y recibe elogios por parte del técnico.

El volante regresó a España con otra motivación. Solo él creía en que podía ganarse un lugar y hasta ahora ha sabido aprovechar las oportunidades. Todo esto gracias a sus dos años cedido en Alemania, donde tuvo que aprender y adaptar cosas nuevas a su estilo de juego, especialmente en la fase defensiva y el sacrificio.

Heynckes, el gran cambio

Cuando James llegó a Bayern Múnich el técnico era Carlo Ancelotti, pero con el italiano estuvo unos pocos meses. El verdadero cambio fue con Jupp Heynckes. Desde su arribo el alemán lo exigió y vio que su potencial aún tenía más para dar. Su características ofensivas ya están afinadas, hay poco por hacer ahí. Así que el punto clave era convertirlo en un jugador capaz de dar el salto al fútbol moderno.

El colombiano dejó de ser un '10' o media punta para dar unos pasos atrás y convertirse en un '8', capaz de entrar una línea del medio campo que ayudara en marca, retrocediera y luego tuviera un panorama mayor cuando tomara el balón. Lo actualizó y lo volvió un James 2.0. 

Con estas mejoras, el volante se adaptó muy bien al fútbol actual y tuvo una gran temporada con números importantes, porque aunque se adaptó a la fase defensiva no dejó su lado mayor virtud y realizó 12 asistencias. Pero a eso le añadió un total de 52 entradas, cuando en la campaña anterior con el Madrid apenas había realizado 33, es decir, un aumento del 157% en ese aspecto.

Kovac, poco pero útil

Su segundo año en Bayern no fue el mejor, la lesiones y la relación con el entrenador no le permitieron ser estable. Pero aunque con Kovac el ambiente era complicado, porque el técnico le pedía más sacrificio, el croata le dejó un punto clave en su fútbol.

El equipo bávaro tenía una idea de juego mucho más directa, de poca posesión y dominio de los partidos, para ser rápidos y contundentes. Esto le permitió a James entrar en ese ritmo y ser más participativo. Algo que se notó en el aumento en el promedio de pases, que con Kovac fue de 44.8 por juego, mientras que en la última temporada con Zidane fue de 36.3 y que se refleja en la actual, en la que tiene una media de 40 (en solo cinco partidos).

James versión Real Madrid 2019

Ante Sevilla (en la fecha 5), James mostró lo que aprendió en la Bundesliga. Sin ser un jugador de marca, dejó claro que puede convencer a Zidane con su sacrifico y su ya conocido trabajo en ataque, con pases filtrados y creación de opciones.

Mapa de calor ante Sevilla

Su promedio de entradas hasta la fecha es de 1.8 el más alto de toda su carrera. Ante el equipo Andaluz realizó 3 entradas, dos recuperaciones de balón, una intercepción y un despeje. Y en ataque siguió siendo clave con 37 pases (el sexto en el Madrid) y un 70% de efectividad.

Y finalmente, en el mapa de claro que se paró sobre el sector derecho, pero retrocedió varias veces a su propio campo, incluso estando cerca de su propia área.