MUNDIAL SUB 20

Claves que deja la clasificación de Colombia Sub 20 a octavos

Las claves de Colombia para lograr la clasificación a octavos de final del Mundial Sub 20 de Polonia

Jacek Szydlowski

EFE

Colombia logró su clasificación a octavos de final después de golear a Tahití. El próximo domingo enfrentará a Uruguay o Nueva Zelanda.

Fueron 270 minutos para que la Selección dirigida por Arturo Reyes mostrara algo diferente a lo que había realizado en el Sudamericano que le dio la clasificación al Mundial. Con una sola derrota, ante Senegal, el equipo avanzó con 6 puntos, 8 goles a favor y recibió 2 en la primera fase. El orden táctico de Colombia fue una de las claves para pasar a la siguiente fase después de una goleada a Tahití.

Orden táctico

El 4-3-3 que plantea el DT en la formación inicial de Colombia varía según la posesión o no de la pelota. Para la fase ofensiva el esquema funciona muy bien, Sinisterra y Angulo explotan los costados en el último cuarto de cancha y el ‘Cucho’ sale de la referencia de los centrales para abrirle espacio a quienes pueden llegar desde atrás o los costados.

Cuando Colombia no tiene la pelota pasa a jugar con un 4-1-4-1, allí Angulo y Sinisterra bajan para completar la línea de cuatro con Perea y Alvarado, para dejar como único de marca a Balanta. El equipo es bastante ordenado para pararse en el campo, los jugadores dejan pocos espacios para el rival y también les sirve para ayudar en marca con doblajes. Hay mucha solidaridad colectiva.

Soluciones a la falta de gol

Sinisterra-’Cucho’-Angulo, el tridente de ataque que eligió Reyes y que poco a poco va dando resultado. Los extremos tienen velocidad y gol, Sinisterra suma 2 anotaciones y Angulo 1. El jugador de Palmeiras añade a su velocidad, gambeta por el sector derecho y mucha concentración para estar atento a ser el primer defensor del equipo cuando la pelota es del rival. Así logró marcar su gol ante Polonia.

Sinisterra es el más versátil del ataque, aparte de tirarse a la banda puede jugar dentro del área, propone sociedades con los jugadores que van por dentro y también con Vera, quien es el lateral de su zona.

El ‘Cucho’ sabe que su triplete ante Tahití no muestra la realidad de su presente y por eso en octavos será fundamental que refleje la confianza que le da marcar. Hernández manifestó tras el partido ante Tahití que debe mejorar en la definición porque erró jugadas que un delantero no puede fallar.

Mediocampo sólido

Andrés Balanta, Jaime Alvarado y Andrés Perea, son el equilibrio de la Selección en la mitad de la cancha. Mucho oficio y sacrificio muestran los tres para mantener las líneas compactas y evitar que haya espacio entre ellas. Balanta se encarga de respaldar a los centrales y ser el último de la línea para llegar a los costados o donde el rival intente hacer superioridad numérica.

En tanto, Perea y Alvarado son los que intensifican la presión en ataque del equipo, aunque en cuanto a construcción de juego no tienen tantas virtudes para ser creativos, tienen la rapidez mental para entregar la pelota cuando están en campo rival y así tenga efecto su presión.

Poca exigencia en defensa

Apenas Senegal exigió la defensa de Colombia en estos tres partidos, la velocidad de los africanos puso en evidencia algunas falencias del equipo en zona defensiva, pues a pesar de mantener el orden y la estructura, hubo fallas individuales que perjudicaron al colectivo.

La dupla Cuesta-Reyes sufrió con Senegal por los balones de costado, además por el sector izquierdo, Brayan Vera va constantemente al ataque pero en defensa le cuesta para respaldar a los centrales evitando los centros desde su costado o apareciendo por el otro lado para evitar la llegada de los rivales.