MUNDIAL SUB 20

Colombia 1x1: 'Cucho' y Sinisterra, protagonistas de la goleada

1x1 de la Selección Colombia Sub 20 que goleó a Tahití.

FIFA

La Selección goleó 6-0 a una debil Tahití, que tuvo en el arquero a su gran figura. Triplete del 'Cucho' y doblete de Sinisterra, los más destacados.

El equipo dirigido por Arturo Reyes culminó la fase de grupos con una goleada 6-0 sobre Tahití, para avanzar como segundo del grupo A por detrás de Senegal. Juan Camilo Hernández fue la gran figura con un triplete

Kevin Mier: El portero colombiano no tuvo que intervenir pues Tahití nunca pudo atacar. Sin complicaciones.

Anderson Arroyo: Su salida al ataque es un gran desahogo para el equipo de Reyes. El número 4 siempre se muestra como opción de pase y su velocidad es importante para ganar la banda derecha. Aún le falta decidir mejor cuando llega a línea de fondo.

Andrés Felipe Reyes: El defensor se mostró seguro en las pocas incursiones ofensivas del rival. No se complicó con la pelota y su mejor arma fue la simplicidad. Lo sustituyeron sobre el minuto 55 para cuidarlo, pues tenía una amarilla y podía acumular.

Carlos Cuesta: Al igual que su compañero de zaga, no tuvo tanto trabajo. El líder del equipo de Reyes juega como un veterano, siempre tratando de jugar por el piso y evitando el pelotazo. Además, muy concentrado parar apoyar a sus compañeros en los cierres.

Brayan Vera: El lateral izquierdo fue uno de los pocos puntos flojos de la Selección. A pesar de que se mostró en ataque e intentaba pasar permanentemente, casi siempre decidió mal y terminó mal las jugadas. Le falta corregir bastante en ese aspecto. Fue sustituido para el inicio del segundo tiempo.

Andrés Balanta: El volante del Deportivo Cali fue uno de los más destacados. Impasable a la hora de marcar en la mitad del campo y siempre pendiente para ser el primer pase en la salida. También, se soltó un poco más en ataque ante la debilidad del rival.

Andrés Perea: El futbolista de Atlético Nacional no tuvo problemas en la zona de volantes. Apoyo constante en la tarea de recuperación y una buena ficha para la salida hacia el ataque. Su capacidad física le permite estar presente para cubrir una gran porción del campo.

Jaime Alvarado: El mediocampista interior siempre intentó filtrar balones para los delanteros. A pesar de que no tuvo una precisión alta, sus intenciones para perforar con la pelota fueron importantes y sus compañeros se nutrieron constantemente de lo que salió de sus pies.

Iván Angulo: Tuvo un partido aceptable pero no fue el mismo que se vio en el primer partido ante Polonia. Su gambeta, desequilibrio y velocidad siempre serán una gran herramienta para romper bloques defensivos, pero en este encuentro estuvo un poco más cauto y se le vio menos peligroso. Le anularon una jugada de gol por fuera de lugar.

Luis Sinisterra: Desequilibrio puro en la zona ofensiva. Fue un arma muy importante para hacer daño por el sector izquierdo y un dolor de cabeza para los defensores de Tahití, que no lograron descifrar nunca su velocidad y cambio de ritmo. Marcó los dos primeros goles del partido para la tranquilidad. Fue sustituido al minuto 66 para darle descanso.

Juan Camilo Hernández: La gran figura de la Selección logró desahogar el grito de gol y de que manera. A pesar de que estuvo ansioso falló varias opciones, anotó un gran triplete para llenarse de confianza. También fue socio de todos y se movió por toda la zona ofensiva para desacomodar a los defensores. El más destacado del encuentro.

Sustituciones 

Jean Carlos Colorado: Ingresó por Vera para el comienzo de la segunda etapa. Se ubicó como lateral derecho, en una posición que no es la habitual de él pues normalmente se desempeña como volante. No fue muy exigido y cumplió en la tarea.

Juan Sebastián Palma: Entró por Reyes para hacer pareja con Cuesta. Acertado por arriba para despejar y sin problemas con el balón al piso. Demostró estar preparado en caso de que llegen a a faltar alguno de los dos centrales titulares.

Deiber Caicedo: El juvenil del Cali tuvo la labor de reemplazar a Sinisterra. Contó con momentos para demostrar su gran velocidad y su facilidad para el duelo individual, aunque lució un poco ansioso en el último cuarto de cancha. Cerró la goleada con un remate en el que el arquero tuvo complicidad.