Un talento de sangre caliente

En la primera jornada, ante el Celta, Hermoso marcó el gol del Espanyol: con calma y calidad, controló y remató un balón suelto en el área. Ante el Valencia, hizo dos sombreros para finalizar una jugada y para sacar el balón limpio en otra. El central zurdo es un talento, tiene una gran capacidad para jugar con los compañeros alejados, realiza unos buenos cambios de orientación y no le tiembla el pulso para arriesgar. Se adaptaría con facilidad al estilo de Lopetegui y de este Real Madrid más académico.

A esas virtudes, se le añade su fortaleza en los duelos y su capacidad para corregir a compañeros, aunque también tiene aspectos a mejorar, como resaltan los técnicos. El curso pasado, Quique Sánchez Flores lo sacó del equipo por ser demasiado impetuoso: lo expulsaron en Vitoria y ante el Leganés se marcó dos goles en propia puerta. Es un líder, un nervio en el campo, y esa sangre caliente en ocasiones le ha jugado malas pasadas. Ahora Rubi le ha dado confianza. Y este año, en el Espanyol, se espera que sea uno de sus jugadores bandera.

0 Comentarios

Normas Mostrar