LEVANTE 5-BARCELONA 4

Mina juega 90' con Barcelona que se queda sin récord

Con hat trick de Boateng y un gran partido del Levante el Barcelona se quedó sin récord. Aún así estuvo a punto de levantar un 5-1. El defensor colombiano no tuvo un buen partido.

0
Yerry Mina no tuvo un buen partido ante el Levante en la fecha 37 de la Liga Santander
Jose Miguel Fernandez de Velasco ©GTRESONLINE

La aspiración de la Liga perfecta del Barça se acabó ante Levante en un partido tan loco como colosal en el que el equipo culé pasó de rozar la humillación a quedarse a las puertas de una remontada. Barcelona estuvo abajo con un marcador de 5-1 y acabó cayendo por 5-4 en una noche en el que Boateng reinó para los locales, mientras que el Barça, con Yerry Mina los 90 minutos, se encomendó a un Coutinho que tiró del carro asumiendo los galones de gran jugador.

Sin Messi en ataque y con la pareja Mina-Vermaelen en el eje de la defensa, el equipo de Valverde fue inseguro. El Levante, que lleva dos meses muy buenos, no desaprovechó la ocasión y dominó el encuentro desde el comienzo gracias a la inteligencia de Campaña, la clase de Morales y la fuerza de Boateng.

El delantero ghanés anotó el primer gol a los 9 minutos de partido después que Morales retratara a Mina. El colombiano no pudo hacer nada ante la velocidad de su rival y fue superado. En medio del desconcierto de los visitantes, Bardhi desaprovechó la ocasión de marcar el segundo al rematar al poste tras otro error en la defensa del equipo de Valverde. 

El partido cambió a los 27 minutos, cuando Vermaelen se lesionó. En el tiempo que tardó Piqué en entrar para sustituirlo, el Levante marcó el segundo, de nuevo Boateng, que volvió a dejar mal parado a Mina. Entró Piqué y el Barcelona recobró el alma. El central catalán lideró a un equipo al que le faltaba corazón y que veía como se le escapaba el récord de partidos invicto.

Una recuperación de Pique permitió a Coutinho marcar el primero del Barcelona y el partido entró en un ida y vuelta donde hubo acciones vertiginosas para disfrute del público y desesperación de ambos técnicos.

Con 2-1 llegó el descanso y con un Barça que parecía haber solventado la desconexión inicial. Nada más lejos de la realidad. En la reanudación, el Levante pasó por encima en cinco minutos. A los 30 segundos de la segunda parte, Bardhi aprovechó una pelota perdida por Jordi Alba que Mina, de nuevo, no supo corregir, para marcar un golazo desde fuera del área.

Luego, un contragolpe del Levante culminado por Boateng fue el cuarto de los locales. Con la defensa bien situada y los delanteros esperando su oportunidad, el partido estaba justo donde quería, Bardhi marcó el quinto a los 56 en otra jugada de contragolpe para enseñar en las escuelas.

El Barça estaba irreconocible y ya no luchaba por un récord sino por evitar una humillación. Coutinho marcó el segundo decretando un estado de locura en el que los barcelonistas ya se lo jugaban a cara o cruz. O remontada heroica o una paliza memorable.

Denis y Alcácer entraron para tratar de cambiar las cosas y el Barça remó para curar su orgullo. Coutinho marcó el tercero y Suárez el cuarto de penalti cuando faltaban 20 minutos para el final. El Levante aguantó la embestida e incluso pudo marcar algún gol en unos minutos finales de infarto, en los que el colombiano Jefferson Lerma ya estaba en el campo de juego y en los que el Barça acabó perdiendo su primer partido tras 43 encuentros.