VIOLENCIA EN EL FÚTBOL

China ficha para la Sub-15 a un técnico que mató a un niño

La Selección está ahora en Barcelona haciendo una estadía. En 2009, Lin Lin mató a un niño de 14 años de un golpe al no esforzarse en el entrenamiento.

0
Imagen de la selección de fútbol de China sub-15.
JiangXian

La Federación China de Fútbol ha tomado una decisión que ha generado controversia en su país, según apunta el portal especializado en fútbol chino Wildeastfootball.net. La selección Sub-15 se encuentra de estadía en Barcelona estos días, y en su cuerpo técnico está Lin Lin, un entrenador que pasó tres años en la cárcel por homicidio de un menor. Actualmente, Lin Lin trabaja en la escuela Chongqing Furen y ha sido nombrado uno de los asistentes del entrenador para esta concentración.

El caso ocurrió en julio de 2009. Lin Lin era entrenador en la escuela de Chongqing Yangjiaping y en una de las sesiones acusó a uno de sus jugadores, Mu Shihao, de no esforzarse lo suficiente, según explica el mismo medio. El entrenador le golpeó y el menor de 14 años falleció poco después a causa de las heridas. El 8 de septiembre de 2010 Lin fue condenado a tres años de cárcel por homicidio, una sentencia que pudo tener un atenuante: pagó 100,000 euros a la familia del menor fallecido.

En China se preguntan como Lin Lin pudo volver a entrenar después de aquel episodio, y por qué entró primero en la escuela, de tradición católica, y luego en la Federación. El mismo medio apunta un precedente aunque de distinta índole, en el que también los profesionales del fútbol con antecedentes penales regresen. Shen Si y Qi Hong, que fueron condenados por arreglo de partidos mientras jugaban para el equipo ganador del campeonato del Shanghai Shenhua 2003, fueron directamente a entrenarse después de ser liberados.

Pero el caso de Lin Lin ha despertado sensibilidades, más aún desde el pasado noviembre, cuando se produjese en el Jardín de Infantes de Beijing un escándalo con abusos violentos a menores. En España, por ejemplo, este caso sería imposible. Todos los entrenadores de menores deben presentar un documento conforme no tienen delitos penales en este ámbito, una norma que ya entró en vigor recientemente y que, en la mayoría de federaciones, ya se aplica.