presentado por
Competición
  • LaLiga Santander
  • Ligue 1
  • Serie A
LaLiga Santander
Ligue 1
Serie A

El fracasado de Guardiola

Cuando Guardiola ganó 14 títulos y consiguió un sextete con el Barça hay quien dijo que todo se lo debía a Messi. Cuando alzó siete copas con el Bayern, entre ellas las tres Bundesligas que disputó, se le echó en cara sus continuos tropiezos en Europa. Y ahora que ha cosechado su primer gran éxito con el Manchester City y ya tiene la Premier en el bolsillo, está por descontado que hablaremos más del lazo en la solapa que del proyecto que ha levantado dando nuevamente el poder a los centrocampistas. A Guardiola, con 22 títulos en sus vitrinas en sólo diez años, le valoran mucho más fuera de lo que lo hacemos en España. Cada uno tendrá sus motivos. Los habrá que apunten al estilo, los que recuerden sus ideales políticos y los que salpiquen de la omnipresente guerra Madrid-Barça. Deportivamente, que es lo que aquí nos ocupa y preocupa, ni la pila de millones que le han dejado invertir en su plantilla debería ser un dato que quite méritos a la valía de este entrenador. Ahí están el United o el PSG como ejemplos de que no sólo se domina el mundo con la pasta.

Guardiola está dejando claramente su huella en el fútbol. Y estoy seguro que también lo haría si no entrenara a un grande y trabajara en algún campo de La Mancha. Es un ejercicio inútil intentar borrarla o no saber aprovecharla. Pregunten a muchos de nuestros técnicos en paro adónde acuden para ver y analizar entrenamientos y partidos en este periodo de barbecho y lo entenderán. En el Barça, entre otras cosas, Guardiola se sacó de la manga a Busquets y a Pedro en una época complicada y, además, cambió el puesto de Messi en el campo, que es algo tan complicado como decirle a Sabina que modifique el tono de su voz. En el Bayern hizo de Lahm un extraordinario mediocentro. Y en esta nueva era en el City ha resucitado a De Bruyne ubicándole como pivote, cuando en el Chelsea fracasó, y hasta ha sido capaz de poner a Danilo de lateral izquierdo en una final cuando en el Madrid dudábamos que estuviera preparado para esto. El City está de enhorabuena y ahora incluso es uno de los favoritos en la Champions. Si la gana será culpa de Messi o de Cristiano por su bajo rendimiento. Pero si le eliminan y no llega ni a Kiev hablaremos de fracaso. Ya quisiera yo un bache así para mí.

 

0 Comentarios

Normas Mostrar