presentado por
Competición
  • LaLiga Santander
  • Bundesliga
  • Liga Portuguesa
  • Ligue 1
  • Hoy en As

La historia de Déiber Caicedo contada por sus formadores

DEPORTIVO CALI

La historia de Déiber Caicedo contada por sus formadores

Déiber Caicedo marcó su primer gol como profesional y se lo dedicó a su hermana.

Oficial Deportivo Cali

Entrenadores de la filial del Deportivo Cali en Andrés Sanín, hablaron de los orígenes de Déiber Caicedo, el creativo que está en boca de todos. "En una semana hizo 32 goles", recordaron.

-Usted es 'papa Pru', le preguntó al coordinador de la escuela satélite más fecunda del Deportivo Cali, la de Andrés Sanín. Luego de la afirmación del hombre afable y de voz ronca, el niño le lanzó una frase impropia de alguien de su edad: "yo quiero entrenar con usted, quiero ser profesional y jugar en el Cali, para ayudar a mi mamá, a mi papá y a mis hermanitos". Don Prudencio Viveros, quien lo acogió en su equipo, asegura a AS, "jamás un niño me había dicho unas palabras de esas”.

Déiber Caicedo (25 de marzo de 2000) tenía solo 12 años, y ya, prematuramente, había demostrado que era un virtuoso con el balón. Durante un torneo en Ipiales, y entre cientos de jugadores, lo seleccionaron a él y a otro compañero para ir a una pasantía al Milán de Italia. Y tras su regreso a Barbacoas, Déiber tomó un nuevo vuelo, hacia la prosperidad, hacia el futuro soñado.

Y llegó la magia a la filial del Deportivo Cali. “Yo estaba entrenando la categoría 99, pero él es 2000, sin embargo, me dijo, ‘póngame que yo en Barbacoas juego con los grandes’. Entonces, armé un espacio para hacer fútbol reducido, y les dio una mano de ‘melo’ a los más grandes. También recuerdo, una vez que jugamos con Boca Juniors, en Sanín, le tiraron un centro, él la controló con el pecho, la lanzó hacia arriba y la metió de chalaca. Ese día metí un madrazo (risas). Me dio muchas alegrías, es que es fantástico”, recuerda Prudencio Viveros.

‘Memo’ Viveros, hijo de don Prudencio, también tiene emocionantes recuerdos de Déiber Caicedo. “El Cali hizo el Torneo Nacional Intercampus, y yo dirigí la categoría 2000. Déiber, en una semana que duró el Torneo, hizo 32 goles. Quedé campeón gracias él. En la final frente al Intercampus Buenaventura, ganamos 7-1 y él hizo 5. Es una máquina de hacer goles y de dar ‘melo'", rememoró.

Y antes de que el joven jugador fuera promovido a la cantera del Deportivo Cali, los profesores de la satélite de Andrés Sanín, hicieron otra generosa labor: “le pedimos al profesor Hernando Arias que le ayudaran a conseguir un trabajo al padre del chico. También hay que reconocerle al señor Arístizábal, dueño de las tiendas ‘Miro Deportes’. Él le ayudó mucho a Déiber”, reconoció ‘Memo’ Viveros.

Don Johan Caicedo (padre de Déiber) también jugó algunos partidos del FPC, pero sin la fortuna ni la destreza de su maravilloso hijo. “Él (Johan) viajaba a Barbacoas. Allá mantenía metido en unos socavones, buscando oro. Le tocaba muy duro. Entonces, dejaba a Déiber encargado de una tía, quien lo llevaba a los entrenamientos”, rememoró don Prudencio. Al tiempo, su hijo, destacó que en la cantera de los ‘azucareros’, le ayudaron al padre del chico a ubicarse en un empleo, y al jugador, le empezaron a dar un subsidio económico, y luego lo vincularon a la casa hogar, porque “ellos han vivido en unas condiciones muy humildes, pero lo bueno es que ha mantenido su humildad. Desde un comienzo, sabía que venía a Cali, a triunfar. Desde los primeros partidos decía, ‘dénmela que yo resuelvo’”.

Al fallecido entrenador de las divisiones menores del Deportivo Cali, Américo Orbes, se le debe la promoción del jugador a las categorías cercanas a la profesional. Déiber hizo todos los procesos con los ‘azucareros’, hasta que el pasado 3 de febrero, al minuto 58 del juego entre Cali y Envigado, el técnico Gerardo Pelusso lo envió al campo de juego. Y este miércoles 14, en su tercer partido profesional, luego de pedirle a su compañero John Mosquera, que lo dejara cobrar el tiro libre frente al Chicó, celebró su primer gol en la primera categoría del balompié nacional. Su llanto, al elevar una camiseta con la imagen de su fallecida hermana (María José) conmovió a todos los seguidores del fútbol colombiano.

“Este día nunca lo voy a olvidar. La dedicatoria especial fue para mi hermana. A ella le debo esto, es la que me manda sus buenas energías desde allá, como lo hizo en vida (…) Quería cobrar el tiro libre, presentía que iba a ser gol, los compañeros me dieron la confianza y gracias a Dios se pudo anotar”, comentó Déiber Caicedo al término del partido frente a los ‘ajedrezados’.

Ni su edad, ni sus 1,66 de estatura, ni las precariedades de su infancia, lo han limitado. La calidad y puntería del jugador, no genera sorpresas a quienes han seguido su proceso. Campeón con Selección Valle Preinfantil. Con la Selección Colombia, hizo parte de los procesos con la Sub-15 y la Sub-17, categoría con la que disputó el pasado Mundial en la India. Mientras que con la Sub-15, se coronó campeón y fue el mejor jugador del Torneo Tahuchi. También se erigió como el jugador más valioso del Torneo Cuatro Naciones que tuvo sede en México.

Déiber, tiene la mirada en lo alto, como se lo expresó a don Prudencio Viveros, cuando tocó las puertas de la filial del Deportivo Cali en el barrio Andrés Sanín de Cali: “yo quiero entrenar con usted, quiero ser profesional y jugar en el Cali, para ayudar a mi mamá, a mi papá y a mis hermanitos’”.

0 Comentarios

Normas Mostrar