presentado por
Competición
  • Tour Francia
  • Champions League
  • Copa Libertadores
  • Copa Sudamericana
  • International Champions Cup
  • Colombia B - II
Champions League
Viktoria Plzen Viktoria Plzen VIK

-

Olympiacos Olympiacos OLY

-

Saburtalo Saburtalo SAB

-

D. Zagreb D. Zagreb DZA

-

TNS TNS TNS

-

Copenhague Copenhague CPN

-

PSV PSV PSV

-

Basilea Basilea BSL

-

Sutjeska Sutjeska SUT

-

APOEL APOEL APO

-

Copa Libertadores
Copa Sudamericana
International Champions Cup
Colombia B - II
Deportivo Pereira Deportivo Pereira DEP

-

Fortaleza Fortaleza FOR

-

Al Madrid le queda la Champions, Leganés lo elimina de la Copa

REAL MADRID-LEGANÉS

Al Madrid le queda la Champions, Leganés lo elimina de la Copa

Al Madrid le queda la Champions, Leganés lo elimina de la Copa

JAVIER SORIANO

AFP

El Madrid no se tomó en serio a un extraordinario Leganés y también se queda sin Copa. Suspenso general y bronca al equipo. Los de Garitano hicieron historia con la victoria 1-2.

Resulta que el Leganés, que no es lo que parece, vino a pasar y no a pasear, gesto que alguien (un alguien colectivo) pasó por el alto en el Madrid. De habérselo tomado en serio, de haber concluido que la Copa puede ser el único consuelo de un mal curso, Ramos no hubiese sido titular, Cristiano o Bale no hubiesen pasado un mal rato en el palco o el equipo no hubiese exagerado su dejación de funciones. Pero el Madrid se creyó clasificado en Butarque y acabó despidiéndole de la Copa un rival con mayúsculas en una noche de sonrojo.  

Es incapaz el Madrid de acabar con su volatilidad, ni recupera para la  causa (ya sólo le queda una, la Champions) a la mitad de la plantilla menos noble ni el Leganés ofrece la docilidad del Deportivo. No hubo asomo del banquete del domingo, sino la aburrida reunión de un grupo desanimado e inapetente que pretendió quitarse de en medio un partido con el mínimo gasto y que fracasó atronadoramente.

Al otro lado del campo y del mundo se ofreció un Leganés de una pieza, nada cobardón, alejado de las barricadas, presionándole al Madrid hasta el ático. Desde el entrenador, con su alineación atrevida, hasta Beauvue y Amrabat, pareja diabólica en el Bernabéu. No existió otro equipo en la primera mitad. El Madrid desoyó la primera advertencia, un disparó de Beauvue al palo en lanzamiento de falta, y se metió luego en un enredo inexplicable que salpicó a todas las líneas. Asensio, su primer emprendedor, desapareció al primer soplido. Lleva demasiado tiempo sin cantar bingo. Poco más duró Isco, que un día abanderó este equipo y hoy se confunde con el abatimiento general.

Algo mejor le fue a Benzema, una adicción de Zidane. Habrá que ver si su gol, con el Madrid achicando agua, marca el principio del deshielo con la grada. De él parece molestar ya todo. Incluso cuando está libre de culpa: le abroncarón por no llegar a un cabezazo casi imposible.
Lo demás, lo que ilusionó en verano, es ahora cartón piedra: Achraf quema kilómetros sin provecho delante ni detrás. Metió en un lío a Nacho y entre los dos le regalaron el 0-1 a Eraso.

Le hizo pasar un mal rato Amrabat. Llorente es peso mosca en el equipo. Casi nada pasa por él y tampoco deslumbra en el quite. El vigor de Theo parece haber prescrito. Kovacic es la mitad que en agosto. Casilla inquieta. Sólo Lucas Vázquez está fuera de toda sospecha. El equipo había llegado hasta aquí por la vía de servicio de sus suplentes sudando la gota gorda, pero el Leganés es de otra pasta. Un equipo bien hecho, presionante, sin complejos, muy armado frente a las dificultades. Las mejores oportunidades antes del descanso fueron suyas, antes y después del gol.

Cuando el Bernabéu cargaba la escopeta, a vuelta del descanso, empató Benzema, tras pase de Lucas, pero antes de que pudiera pestañear, Gabriel, en cabezazo a la salida de un córner, elevó el tono del drama. A esta también llegó tarde Theo.

En aquel estruendo Zidane fue disparando todo lo que le quedaba: Carvajal, Modric, luego Mayoral, lo más parecido al gol que guardaba en la despensa. Y sacó de pista a Isco, al que el público, quizá de modo infundado, veía como solución y quería dentro. Hubo silbidos. Ese último empujón voluntarioso sólo sirvió para darle el papel de superhéroe a Champagne y para ponerse aún más en evidencia. Ahora sí que sólo tiene una bala.

0 Comentarios

Normas Mostrar