El ADN de los técnicos que buscan el título del FPC

Fútbol

El ADN de los técnicos que buscan el título del FPC

El ADN de los técnicos que buscan el título del FPC

Colprensa.

Comesaña, Pérez, Lillo, Russo, Bodhert, Suárez, Gamero y Da Silva clasificaron a los cuartos de final. ¿Cómo juegan y cómo piensan?

Los cuartos de final empiezan este fin de semana. Este es un análisis que los técnicos que buscarán el título de este semestre.

Julio Comesaña – Junior

El uruguayo se acomoda al plantel que tiene para así expresar el juego. Como en aquel Junior al que sacó campeón en 1993 con ese mediocampo de fútbol (Carlos Valderrama, Víctor Pacheco, Oswaldo Mackenzie y Héctor Méndez) con esta versión 2017 prioriza la intención ofensiva.

Prefiere jugar con cuatro en el fondo y laterales profundos que se turnan, como Gutiérrez por la izquierda y Murillo por la derecha. La primera línea de recuperación con Pico y Cantillo o Sánchez al que se animó a poner por fuera, le permite desplegar ataque con Díaz, Jarlan, Teo, Chara y en ocasiones Ovelar. Ese estilo sin un delantero referencia de área complica defensas y permite que uno de ellos aparezca libre para definir mano a mano.

Cuando estuvo en Patriotas en 2014 fue más conservador. Una nómina más de overol de lo exigió.

Gregorio Pérez – Santa Fe

El pragmatismo por encima de todo. Si hay que sumar hay que sumar. Su estilo propone el ataque sin la necesidad de la posesión de la pelota. Su fortaleza es el trabajo táctico que le permite al equipo ir al frente y reamarse en defensa rápido para evitar que el rival lo contragolpee y además complicarlo cuando elabore juego. Tiene la defensa menos vencida.

Alterna defensa con tres o con cuatro, en el medio se blinda con un cinco puro que favorece la salida de Baldomero. Arriba va con extremos rápidos. Santa Fe es físico y directo.

Juan Manuel Lillo - Nacional

Adapta los planteles a su estilo de juego de posesión. El juego colectivo sustenta su idea y procura que siempre haya cadena de pases generadas desde el arquero o uno de sus centrales. Defiende con tres a los que pide avanzar hasta la mitad de la cancha para obligar a que el rival se ocupe de su marca y comenzar así superioridad numérica.

Pone dos extremos bien abiertos que respaldan por esos costados a los volantes interiores que van al frente con triangulaciones. Además se suman como respaldo a los atacantes por el centro del área.

Muere con su idea, pese a que los resultados no siempre avalan su fútbol ambicioso.

Miguel Russo - Millonarios

Profesa la cultura del esfuerzo que heredó de su formación en Estudiantes de La Plata. Su Millonarios del primer semestre tenía poca pausa, pasaba el balón con pelotazos y era fuerte en velocidad.

En este torneo bajó un cambio con el juego de David Silva. El volante trajo la pelota desde más atrás y la entregó bien para Harold Santiago Mosquera o Maxi Núñez que lanzan centros para Ayron Del Valle.

Russo acertó con Matías De Los Santos cuando lo sacó de línea de cuatro defensiva y lo puso como volante central. Tiene talla, buen pase y agresividad para recuperar.

Hubert Bodhert – Jaguares

El cartagenero es valiente. Por segunda vez consecutiva clasificó a Jaguares a los cuartos de final con el descenso hablándole al oído y sin renunciar al juego de buen de buen pie de sus futbolistas habilidosos y veloces como Pablo Rojas y Ricardo Steer.

Apoyado por la disciplina táctica se convirtió en una de las revelaciones del torneo. “Tenemos clara una idea de juego”, reiteró el entrenador.

Luis Fernando Suárez - La Equidad

La pelota por encima de todo. Esa es la base del técnico dos veces mundialista que clasificó a los bogotanos a los cuartos de final después de tres años.

Defiende con cuatro y una de sus fortalezas es el mediocampo hizo efectivo con cinco volantes que generan fútbol por adentro y por afuera. En las últimas semanas quiere avanzar con más profundidad en las bandas para capitalizar mejor lo que elabora en la mitad.

También tiene mucho trabajo de pelota quieta, un punto que alabó Lillo. "Equidad es el equipo que más rentabilidad a la pelota quieta ha hecho en el torneo. Han marcado hasta cinco jugadores diferentes”

Alberto Gamero – Deportes Tolima

Una pausa obligada por su salida de Junior en marzo lo llevó de viaje a Europa para refrescar sus conceptos. De vuelta tomó a Junior en los últimos 11 partidos y lo clasificó a los cuartos con una propuesta audaz.

Erradicó el pelotazo para sus delanteros y se la jugó con la presión alta. Tolima tiene más posesión, uno de las virtudes de su mejor jugador Santiago Montoya.

En palabras de Gamero, su equipo “tiene muchas variantes: 4-2-3-1 de arranque, el 4-3-3 con el ingreso de Carrascal y Montoya por izquierda y el 5-4-1 con la inclusión de Quiñones en el fondo”.

Jorge Da Silva - América

La situación en que se hizo cargo del América condiciona su análisis. Terminó invicto con victorias de local y empates afuera para salvar su cupo en la primera división, un logro que además lo clasificó a los cuartos de final.

Priorizó el orden ofensivo sin remordimiento. Lo reconoció cuando lo cuestionaron. Elkin Blanco, volante de marca y Diego Herner defensor central, fueron los puntos altos de su campaña de nueve partidos.

América fue impreciso para entregar la pelota y abusó de los pelotazos. Sin angustia en los cuartos de final, se espera que tenga un fútbol más generoso en ataque. Lo puede lograr con Carlos Lizarazo y Darío Botinelli.

0 Comentarios

Normas Mostrar