Estás leyendo

Un ilicitano hecho para la historia

Un ilicitano hecho para la historia

Saúl va camino de convertirse en un referente del Atleti. Alejado de la obsesión que otros tienen por los focos, más bien al contrario, crece con pasos de gigante en Primera, Europa y La Roja. Ya es uno más para Lopetegui, pero sin problema para bajar a la Sub-21. Y coger la maleta a Polonia.

Su destello procede de su talento, raza y compromiso. Hace año y medio dijo: “Si el Atleti me da un contrato de por vida, lo firmo ya”. No eran palabras vacías. Poco antes había renovado hasta 2020. Después añadió otro año. Ahora hasta 2026: será rojiblanco hasta los 31. Es el mejor futbolista nacido en Elche de siempre. Nadie llegó tan lejos, con permiso de Marcial, Asensi, Vavá o Bonet, a los que la ciudad importó para hacer suyos.

Con muy buena cabeza, lejos de la locura de un joven a quien la fama, el dinero y las malas amistades podrían desviar. Su sueño es jugar, jugar y seguir jugando. Sólo echa de menos esa paz para cenar con la familia sin llamar la atención de la mesa de al lado, aunque lo asume con esa sonrisa natural que le caracteriza y que reconoce que algo bueno, muy bueno, estará haciendo. Y en el Atleti, claro.

0 Comentarios

Normas Mostrar